Los Niños Perdidos: Los niños y niñas “ON/OFF”

La característica principal de los niños “interruptor” o niños “ON/OFF” es que parecen tener fundido lo que sería su termostato emocional o relacional, Viven la relación con los otros de forma intensa pero en un sentido u otro.

Pueden reclamar tu atención intensamente, expresar contundentemente su adhesión y preferencia por tu. No son capaces de percibir defecto alguno de la persona que han elegido… hasta que un día… les decepcionas, les contrarias y en un instante no quieren saber nada de ti.

En definitiva se apasionan por una persona con gran rapidez. La misma con la que pueden dejar de interesarles.

Son niños que no gradúan en la variable de intimidad (que junto con compromiso y pasión constituye el triangulo del amor en la teoría de R. Sternberg – al que la que le debo una entrada específica en el blog). Así apenas conocerte pueden establecer una gran confianza e intimidad pero cuando la respuesta no es la que ellos esperan pasan de la intimidad a la negación de la misma (no tengo nada que ver contigo). No son capaces de reajustar el nivel de intimidad y confianza, y seguir manteniendo la relación pero ajustada a la reciprocidad de la misma.

O pueden ser muy sociables, incluso seductores, niños o niñas extrovertidas que llaman la atención por su desparpajo y simpatía pero que de repente explotan y entran en estado de guerra contra todos y contra todos. Y en ese momento se pueden llevar por delante cualquier relación… Entonces no parece importarle el efecto que su descontrol produzca en los demás y en ellos mismos.

La literatura especializada nos dirá que son niños que tienen probablemente vínculos ambivalentes, pero en mi centro preferimos llamarles “ON/OFF” (ENCENDIDO / APAGADO) porque parecen tener solamente dos estados: por ti o contra ti; por los demás o contra los demás… Gracias a Dios no son muy frecuentes. Pero cuando conoces uno es probable que no se te olvide. Sobre todo si te has tenido que sentar sobre sus riñones para contenerle y que se calme.

Pero lo importante es lo que nos enseñan sobre el buen y el mal trato de padres a hijos. Los padres de estos niños, el padre o la madre, sí se han ocupado de ellos, probablemente en una relación muy estrecha, y muchas veces única, pero con una gran inestabilidad por su parte. Pueden haber sido expresivos en el afecto pero en muchas ocasiones han perdido el control descargando su rabia o ira contra su hijo o hijo.

En muchos casos el resultado podría ser un niño o niña inhibido o bloqueado porque siempre está hipervigilante para detectar si su padre o madre está cariñoso o agresivo. Sin embargo en los niños ON/OFF hay un componente de deseo de control de las relaciones. Quizá se mezcla lo anterior con un poco de los niños “mamá / papá”. Su padre y su madre se han situado a su nivel, a un nivel de iguales, y los niños han aprendido a entrar en estado de guerra. Son niños, por decirlo de alguna manera, desaforados. “Estás conmigo o estás contra mí, pero en ambos casos yo soy el centro”.

Como señala Cyrulnik este patrón no tienen que ser inmodificable pero requiere una paciencia sin límites y ser capaces de salirse de sus guerras y sus lazos, lo cual puede ser agotador.

(Ubicación en el Blog-rrador: 4.a.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s