Ayudar a cambiar: pequeños cambios, efectos sorprendentes

No es un peliculón (aunque tiene buenas críticas) ni la película de mi vida. Es solo una comedia simpática y agradable de ver. Ni excesivamente dulzona ni excesivamente satírica.

Se llama “Tímidos Anónimos” (2010) y es una comedia francesa dirigida por Jean Pierre Améris.

Como su nombre indica trata de un hombre y una mujer, ambos extremadamente tímidos que se encuentran (otra vez el dichoso encuentro). Cada uno de ellos recurre a una estrategia para intentar superar su timidez. Ella en un grupo de autoayuda (la relación de ayuda a través del grupo) y él con un terapeuta (ayuda profesional)

Pero si la traigo a colación es porque por fin una película nos muestra un terapeuta que no se limita a oir al paciente o a darle consejos. A lo largo de la película el terapeuta le pondrá tres simples ejercicios: invitar a alguien a cenar; tocar a alguien y ofrecer algo a alguien.

No voy a destripar la película pero sí decir que cada uno de estos ejercicios pondrá al protagonista en un escenario diferente que le encamina hacia la superación de su miedo a la intimidad con la mujer amada.

He dudado de si incluir esta entrada en la serie “Ayudar a cambiar” (como finalmente he hecho) o en la serie “La vida no es lógica, gracias a Dios”. Porque la vida está constituida de numerosos encuentros (y desencuentros) y de efectos y reacciones inesperados a nuestras acciones (u omisiones).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s