Dar a unos para recibir de otros

Cuando se acercan las fiestas navideñas en los Centros de Acogida de Menores se comienzan a recibir ofrecimientos de donación de juguetes (a pesar de que los niños de hoy prefieren aparatos de música, móviles, zapatillas deportivas, etc.)

También en las residencias de ancianos se reciben visitas de grupos de personas que se ofrecen a distraer y acompañar durante un rato a los y las abuelitas que allí viven.

En las puertas de muchos supermercados se montan mesas pidiéndole a la gente que compre algún producto de primera necesidad (arroz, aceite, leche, galletas…) para distribuirlo luego entre familias necesitadas. Y la gente responde sin dificultad. Parece que las Navidades despiertan la sensibilidad y la solidaridad de las personas.

Pero ¿se trata de una cuestión altruista? Altruismo significa “diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio”.

Quizá estos gestos solidarios no sean “a costa del bien propio”. Es muy probable que estos gestos busquen el bien ajeno pero para procurar el bien propio. ¿Cuál?

Restablecer el equilibrio entre el dar y el recibir.

Sirva de metáfora el ejemplo de la donación de juguetes. Es indudable que sirve para beneficiar a un niño que no los tiene, pero también para dejar espacio para los que se recibirán de Papa Noel o de los Reyes Magos. No rebajo un ápice el reconocimiento de quien se acuerda de los que no tienen aunque sea sólo en estas fechas. Pero una cosa no quita la otra.

Creo que todos necesitamos dar par poder tolerar todo lo que recibimos gratis de la vida. Necesitamos ayudar a los que no tienen trabajo para poder digerir la fortuna de tenerlo. Muchas familias se brindan a acoger a niños por un sentimiento de sentirse afortunados con su propia familia.

Porque cuando alrededor todo son tragedias al que le sonríe la vida puede sentirse culpable. No sólo se pregunta ¿por qué a mí? el que sufre la desgracia sino también el que sufre la fortuna. Como señala Boris Cyrulnik en su libro sobre la vergüenza se puede estar avergonzado hasta de ser rico. Se puede sentir vergüenza hasta de haberse salvado de los campos de concentración nazis.

Igual que en nuestras casas salen objetos y ropa que ya no usamos y preferimos muchas veces donarlo a tirarlo; en nuestro “corazón” parece ser que necesitamos donarnos para sentirnos dignos de ser queridos.

Si yo fuera adoptado preferiría escuchar la historia de que mis padres adoptivos estaban muy tristes y yo les iluminé la vida a que me dijeran que yo estaba muy triste y ellos vinieron a rescatarme. Preferiría ser rescatador que rescatado. Por cierto, ese es el relató con el que creció Steve Jobs. Sus padres le hicieron ver que mucho más que un niño abandonado era un niño especial. Un niño especial para ellos.

En su libro “Las relaciones duraderas: amorosas, de amistad y profesionales” el psiquiatra francés Ferard Apfeldorfer (Ed. Paidos) analiza maravillosamente el equilibrio que debe existir entre el dar y el recibir y lo que suele ocurrir si éste se pierde.

Si tenemos un carnicero de barrio extremadamente amable, cuando compremos la carne en una gran superficie quizá nos sentiremos culpables. O nos sentiremos incómodos si otros pagan siempre las consumiciones. Y si alguien se ofrece siempre en nuestro trabajo a hacer las tareas o los turnos perores es muy probable que todos acabemos aprovechándonos de él o de ella.¡Porque no soportaremos no llegar a su nivel de entrega o generosidad! Al demasiado bueno acabamos cogiéndole manía o dudando de su bondad o sus intenciones.

Por ello dar una oportunidad a las personas en dificultad de ayudar a otros, puede ser conveniente para que sean capaces de digerir la ayuda que ellos mismos reciben.

Quizá los chavales de un Centro de Acogida se beneficien de preparar unos villancicos y una pequeña representación para los abuelitos de la residencia de si barrio.Y los ancianos de una residencia de vender lotería para ayudar a mujeres víctimas de violencia de género. Y las mujeres de un piso tutelado de llevar juguetes a un Centro de Acogida de menores…

(Ubicación de la entrada en el blog-rrador: 9. c.)

6 Comments

  1. “Equilibrio que debe existir entre el dar y el recibir”. Buscaré el libro. Tu reflexión me ha recordado una vieja división que utiizaba en mi muy adolescencia en un vano intento de entenderme y entender a los demás: unos eran los que les resulta fácil dar y muy dificil aceptar algo de los demás. En el otro grupo los que recibían con tada naturalidad ayuda, invitaciones… pero no parecían saber que era dar.

    He descubierto hace poco tu blog y es un placer leerte .

  2. ¡Que buena tu clasificación de las personas respecto al equilibrio entre dar y recibir! Y cierta. Porque verdaderamente hay personas “desequilibradas” en ese sentido. Gracias por tu aportación.
    El libro no te será fácil conseguirlo. Yo le dejé y nunca más se supo. Olvidé el nombre y el autor. Pero sabía que me había gustado mucho. Hace poco de casualidad rescaté la referencia y lo tuve que pedir. Al parecer el distribuidor en mi zona lo tenía pero creo que en la página web de Paidos ya ni aparece.
    Di más bien que te interesa lo que escribo porque placer de leerme es imposible. Mi redacción es pésima. Y lo sé. Espero que, poco a poco, mejore.
    Un saludo.

  3. Totalmente de acuerdo. Darse al otro permite a su vez dar sentido a la existencia.
    Aporto una frase : “Los vencedores no son aquéllos que están siempre aferrados a sus bienes; ni los que se pasan la vida rezando con las cuentas secas del deber; son aquéllos que aman porque viven, y vencen de veras porque de veras se dan; los que aceptan el dolor con toda su alma y con toda su alma separan el dolor; los que crean porque conocen el secreto de la única alegría, que es el secreto del desprendimiento.
    (Rabindranath Tagore)

    FELIZ NAVIDAD!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s