Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 marzo 2012

Cuando yo digo “estoy leyendo” en realidad quiero decir que:

Uno. Tengo varios libros en danza a la vez. Soy de los que elige lectura en función de su estado de ánimo. No creo que sea una virtud. Pero es lo que hay.

Dos. Leo en circunstancias “propicias” como andando por las aceras, en una sala de espera, en…

Pero el libro que llevo ahora en la mochila es “La resiliencia en entornos socioeducativos” cuyos compiladores son Anna Forés y Jordi Grané (Editorial Narcea) y que está calentito, calentito, pues acaba de llegar a las librerías.

Aunque no lo he terminado (el libro puede leerse empezando por cualquiera de sus capítulos) sí que creo que cubre un hueco en la bibliografía española sobre resiliencia. Un hueco clarísimo entre el libro de los mismos autores en la editorial Plataforma (“La resiliencia.Crecer desde la adversidad”) y el “Manual de resiliencia aplicada” de Gema Puig y José Luis Rubio (Editorial Gedisa) que también colaboran en esta novedad editorial.

Portada libro

Si el primero  es un libro magnífico para quien no haya oído hablar de la resiliencia y quiera introducirse de una forma agradable y suave en este fenómeno, y con una manera de entenderlo equilibrada y abierta a todos sus factores, el segundo, de la gente de ADDIMA es como su nombre indica todo un “Manual”. Un texto para quien quiera tener una visión completa no sólo del fenómeno de la resiliencia sino de la misma como inspiradora de una nueva manera de ver la realidad. Y por tanto un texto de la resiliencia como paradigma teórico o como modelo para la acción.

Pero el nuevo libro de Forés y Grané va mucho más allá de la divulgación pero centrándose en aspectos concretos de la resiliencia que un manual no puede desarrollar en extensión-

Por ello les felicito y les doy las gracias.

De momento he podido disfrutar de un capítulo muy valiente de Marta Burguet y la propia Anna Forés sobre la creación de sentido. Digo valiente porque a mí, en estos tiempos de tecnificación de lo socioeducativo y lo psicosocial, ponerse a hablar de descubrir, crear, tener y dar sentido, me parece, cuanto menos eso… valiente. Y les agradezco su referencia a Viktor Frankl que es una figura de la historia de la psiquiatría y la psicología a la que la resiliencia (que vivió en primera persona) le está, creo, rehabilitando en el lugar que se merece en la misma.

Espero poder tener un rato en un autobús para poder leer los capítulos sobre el perdón (aunque sea porque hace poco me atreví a publicar un post sobre el mismo) y sobre el sentido del humor, como ayer lo tuve (en el médico) para deleitarme con el capítulo de ADDIMA (Gema Puig y José Luis Rubio) llamado “Al filo de lo imposible”. En él se nos señalan clarísimamente cuales son los parámetros para que una institución o equipo trabaje desde el modelo de la resiliencia.

Soy ya un poco madurito (nací en el 60) y probablemente no conoceré en lo que queda de vida profesional un centro de menores (por ejemplo) que se adscriba claramente e inequívocamente a este modelo (por favor si alguien lo conoce le agradecería un comentario).

Pero si algo deseo conseguir en este tiempo es aportar mi granito de arena para que cada vez más gente conozca y se entusiasme con esta “nueva mirada”.

Estoy de acuerdo con ellos que hay diversa causas que hacen que sea muy difícil que una institución apueste decididamente por un cambio de modelo. Lo vivo todos los días en el centro donde trabajo y del cual estoy orgulloso, pero donde intentar cambiar la más mínima dinámica cotidiana es una risa.

Como a la gente de ADDIMA (creo) me encanta el enfoque de la terapia estratégica y compro todo lo que publica Giorgio Nardone y colaboradores (la editorial Paidos anuncia un nuevo libro “Pienso, luego sufro”). Pero eso no me permite implantar siempre estrategias paradójicas para ayudar a los menores de mi centro. Porque somos más de 20 profesionales, cada uno hijo de su padre, de su madre, y de su modelo teórico.

Pero puedo hacer cosas que están bajo mi control (convertir una “encopresis” en una “caca traicionera” siguiendo a White y Epston, o una pequeña intervención paradójica, o una utilización del sentido del humor para desdramatizar….) En la esperanza de que ese estilo o forma de actuar vaya adquiriendo adeptos o consentimiento entre el resto de los profesionales.

Podemos esperar a que una institución proponga un modelo basado en la resiliencia (influencia descendiente) pero mientras tanto podemos intentar la influencia horizontal (de compañero a compañero) y la influencia ascendente (mis jefes me dejan hacer porque me he ganado su confianza con mi buena práctica profesional)

Y para ello necesito experiencias concretas.

Así que, siendo consciente que ADDIMA tiene razón, cuando mantiene que técnicas o estrategias aisladas basadas en la resiliencia,  sin un cambio global de modelo, acabarán probablemente en nada, en el grupo “resilienciavalencia@gmail.com” vamos a iniciar en breve una serie de entradas para recopilar actuaciones, estrategias o técnicas con cierto potencial para facilitar procesos de resiliencia.

Le pensé llamar “Colocando tutores” (en el centro) pero luego el grupo pensó que no era el mejor nombre. Y quizá sea un proyecto sin sentido precisamente por el argumento de Gema y José Luis. Pero QUEREMOS PENSAR que si en un centro se utilizan estrategias inspiradas en la resiliencia… la difusión y la adhesión al paradigma de la resiliencia entre su equipo será más probable.

La vida dirá.

Read Full Post »

Esta entrada es el fruto de una mala digestión. Hay cosas en la vida, y no me refiero a los alimentos, que no se digieren bien.

Al igual que las malas digestiones producen gases que inexorablemente deberán salir por algún lado, hay otras cosas que pasan que producen humores que deben salir por… ¿un blog? (al fin y al cabo también es un sitio a través del cual uno se expresa)

En todo caso creo haber conseguido que sea un eructo discreto. Esos que consigues hacer con la boca cerrada (poniendo la mano en los labios por seguridad) y que sólo se nota por un segundo que dejas de hablar y se aprecia como un pequeño sobresalto interior.

Para ello he procurado pasar mis humores volcánicos a través de mi neurona. En uno de esos raros momentos que no está ocupada en asuntos inconfesables (… lo reconozco… me da vergüenza… pero muchas veces la empleo en decidir si Unai Emery debe seguir siendo el entrenador del Valencia C.F.)

Y mi neurona buscó una solución: convertir el humor maligno en humor benigno. En humor de reírse, el humor de darle la vuelta a la tortilla. Y entonces mi neurona me proyectó otra vez un trozo de una entrevista a Boris Cyrulnik que se puede ver en Vimeo y a la que ya me he referido en alguna ocasión.

Hacia el final de la entrevista Cyrulnik habla de la educación de los niños en la sociedad actual. Expresa su preocupación porque muchos niños están siendo criados por el televisor y el frigorífico. En un momento dado la entrevistadora le pregunta si es optimista y Boris, sonriendo, contesta algo así  como:

“Sí, soy optimista porque pienso que vamos directos al desastre”

Y al recordar esta frase encontré un punto de resiliencia para la adversidad de trabajar en un sistema de protección de menores que a veces, ni entiendo, ni soporto (además sabiendo que soy parte del mismo y que caigo continuamente en las mismas cosas que critico)

Un punto de resiliencia porque la frase de Cyrulnik no es irónica (aunque lo parece) ¡Es literal!. Tras el desastre habrá que empezar otro camino (¡Eso es justamente la resiliencia!).

En la entrevista comenta como la cultura cambia cada 10 Km y cada 10 años (¡que interesante!). Y es cuando una cultura se colapsa cuando surge algo nuevo. Por eso a veces el optimismo no consiste en pensar que algo malo no ocurrirá sino en, que si ocurre, algo nuevo surgirá.

Por eso voy a ser inteligentemente optimista y voy a pensar que algún día (aunque sea más allá  de los 10 años) la toma de decisiones sobre la vida de los menores en situaciones de riesgo y desamparo no se harán por un grupo de personas, cada uno con su visión parcial, que se sientan en una mesa (si es que se sientan) a ver quien impone la suya sobre la de los demás.

Algún día nos sentaremos en una mesa para hablar de lo mejor para un niño o niña en la esperanza de que los otros me puedan aclarar lo que yo no entiendo de su caso y, que yo les sirva a ellos para conocer lo que ellos no pueden conocer desde su posición. Y, entre todos, construir (no descubrir) la mejor opción para el mismo.

Algún día iré a una comisión técnica no para ganar una batalla, o tener que dar la talla de mi sapiencia, ni para oír como el otro me machaca con su teoría o su “YO… lo que creo…”

E incluso, algún día, después del desastre, y sabiendo que la Administración es capaz de absorber cantidades ingentes de desastre, nos sentaremos para decidir… ¡todos los implicados en un caso de menores!. Y sin prisas. Y sin pausas.

Y en todo caso….

Perdón por el eructito. Creo que ya estoy mejor. Gracias.

Read Full Post »

Hasta el momento hay dos motivos por los cuales reseñamos películas en este blog.

El primero es que se trate de una película basada o inspirada en hechos reales que ejemplifiquen, de un modo u otro, el fenómeno de la resiliencia o algún aspecto relacionado con ella (como la reciente referencia a la película “Intocables”).

El segundo, como por ejemplo “Gran Torino”, es que se trate de una película totalmente de ficción (guión original) pero que recoge aspectos de la relación de ayuda, o la resiliencia interesantes y realistas (las de superhéroes no nos interesan a estos efectos).

El otro día vi una película de la segunda categoría que merece un “post” aunque no sea un estreno ni haya ganado un óscar (aunque si ha estado nominada para varios premios).

Se trata de “WIN WIN (Ganamos todos)” que se estrenó en España el año pasado.

Es complicado escribir sobre una película cuando no se sabe de cine y cuando no se quiere “destripar” la misma. Así que en primer lugar haré un ejercicio introspectivo sobre las sensaciones que la misma me iba provocando a medida que la iba viendo y, en segundo lugar, destacaré algunos aspectos de la relación de ayuda que me parece que quedan muy bien reflejados en la misma.

Comencé a verla sin ningún dato sobre la historia y solamente con las referencias de sus nominaciones; la calidad de su actor principal (Paul Giamatti) y, que estaba catalogada como comedia dramática.

Los primeros minutos transcurrían, en esa fase en que estás esperando que te presenten abruptamente la trama, entre situaciones cotidianas y diálogos muy naturales. Nada de asesinatos, robos, infidelidades… Así que me preguntaba de qué iba la peli pero precisamente por eso decidí seguir viéndola a pesar de que era tarde.

Y efectivamente (de efectivo) el nudo de la trama fue apareciendo suavemente como en una lenta fusión de dos fotogramas. Un pequeño dilema moral como muchos que se nos presentan en muchas ocasiones en la vida. Y que solemos resolver como podemos.

Y también, como en la vida misma, a partir de la elección del protagonista, el guión (la vida) toma otra dirección, otro rumbo para llevarnos a… ¡otro dilema!. A estas alturas yo ya estaba sorprendido de una historia tan normal, tan natural… Quizá este sea su mérito. Quizá es que esté tan harto de películas con tramas tremendas que ya sé como van a terminar (el protagonista lo resolverá épicamente) que no podía creer que estuviera viendo una historia como las de mi vida y sin embargo no tuviera ni idea de lo que iba a pasar.

Aún así me resistía a esta posibilidad y seguía esperando que se destapara la pedofilia de tal personaje, el adulterio del otro, el accidente inesperado… Y no. Los minutos pasaban y todo seguía transcurriendo como la vida misma. Todo seguía avanzando inexorablemente. No podía haber final feliz porque no había habido demasiado drama. Sólo pequeñas miserias.

Y de nuevo el director y guionista demuestra pericia volando por los aires el esquema clásico: ganan (WIN) los buenos, pierden (LOSS) malos. Porque en esta historia los supuestos malos tienen gestos buenos y los supuestos buenos tienen que pedir perdón por sus deslices.

¡Realmente sorprendente! (No sólo de “muy sorprendente” sino también de “real y sorprendente al mismo tiempo”)

En fin… estas fueron mis sensaciones al ver la película y que ahora pienso que a ¿a quien le pueden interesar? Pero lo escrito, escrito está y, en su caso, lo leído, leído está.

En todo caso la película recoge algunas cosas interesantes sobre ayuda y resiliencia:

1.-En la relación de ayuda podemos ganar todos aunque quizá las intenciones originales no sean las más nobles.

2.- Muchas veces la resiliencia se debe un encuentro personal imprevisto siempre y cuando entendamos por encuentro “el interés mutuo que surge entre dos personas después de haberse conocido por cualquier motivo”

3.- Sobresalir en un deporte (u otra actividad) puede ser un magnífico tutor de resiliencia.

El chaval protagonista dice algo así como: “En esto controlo yo” Porque en el resto de su vida nada depende de él.

Cuando acabé de ver la película busqué información sobre ella. ¡Oh! ¡Sorpresa! Escrita y dirigida por Thomas McCarthy. El mismo guionista y director de “The Visitor”. Una de las primeras películas reseñadas en este blog.

Read Full Post »

Paso por delante de la televisión y veo que se han detectado nuevos abusos de soldados extranjeros en oriente medio y que los altos mandos del ejercito norteamericano anuncian que van a endurecer los criterios de valoración de la salud mental de las personas que quieran ingresar en él.

Esta claro que dichos altos cargos ni han leído ni les interesa leer “El efecto Lucifer” (Editorial Paidos) del psicólogo Philip Zimbardo, ni su informe como perito de la defensa de un soldado implicado hace años en otros horrorosos hechos en una prisión militar americana en un país invadido.

Para quien no sepa de este libro pueden ver varios vídeos (dejo enlaces abajo)en internet en los que el propio Zimbardo explica en pocos minutos lo esencial de sus ideas, desarrolladas a partir de su famoso “Experimento de la prisión de Standford”: X personas jóvenes, todas ellas diagnosticadas por un equipo de psicólogos como con una buena salud mental y exentos de patologías, fueron divididos al azar en presos y carceleros y, en los sótanos de la Universidad de Stanford, se reprodujo el funcionamiento de una cárcel. De forma casi inmediata se empezaron a producir vejaciones y abusos de poder de los carceleros hacia los presos. A los 5 días el experimento tuvo que ser detenido. Y el propio Zimbardo sólo fue capaz de ver la barbaridad de lo que estaba ocurriendo cuando una chica que le gustaba (con la que luego se casó) se lo hizo ver.

A partir de esto las tesis de Zimbardo son claras:

  • Todos llevamos en nuestro interior una frontera que separa lo que creemos que podemos hacer y lo que no desde el punto de vista moral.
  • Sin embargo esta frontera no es fija sino dinámica y se desplaza en función del contexto en el que nos movemos.
  • Por ello para Zimbardo el bien y el mal son sistémicos.

Las instituciones militares tienden a reaccionar a los abusos con la tesis de las “manzanas podridas” (hipótesis disposicional) La institución es impecable pero hay algún miembro podrido. Hay que depurarlo.

La tesis de Zimbardo es muy diferente. El experimento permite generar una hipóteis situacional. No son las manzanas. Es el barril. Si metemos manzanas sanas en un barril (o caja) mal construido para almacenar manzanas las manzanas se pudrirán rápidamente. Pero hay es donde Zimbardo salta de lo situacional a lo sistémico. Las instituciones y las personas que lo componen (políticos, expertos, gestores…) son responsables de provocar situaciones que incitan a las personas al mal o, al menos, no las frenan.

Conclusión: la responsabilidad (sin negar cierta responsabilidad individual) no es tanto de los miembros podridos de la institución sino de los responsables de la institución que favorece la deriva al mal de sus miembros.¿Demonios o ángeles?

Por tanto, si Zimbardo tiene razón (¡como me recuerda lo de endurecer los criterios de admisión al ejercito lo de endurecer los criterios para la valoración de familias adoptivas o acogedoras1) igual que hay un efecto Lucifer debería existir un efecto Arcángel, por el cual instituciones bien diseñadas pudieran ayudar a las personas a ser mejores personas.

Pero este es un blog sobre resiliencia no sobre bondad y maldad,… pero ¿no podemos aplicar a ella la misma lógica? ¿No deberíamos pensar que puede existir un efecto Ave Fénix?. Si lo admitimos, al menos como hipótesis, deberemos admitir que hay instituciones que favorecen la resiliencia frente a otras que no lo hacen.

En las primeras se respeta el dolor de la víctima y se recogen y se cuidan sus cenizas, en la esperanza que algo o alguien (¿quizá la belleza de la que hablaba el otro día?) reavive a la víctima para que, cual Ave Fénix, vuelva a levantar el vuelo.

Pero en otras instituciones no se cree que esto pueda ocurrir. O por lo menos no se espera que ocurra. Hay que pasar a la acción. Hay que hacer cosas, muchas cosas. Nada de guardar cenizas. Nada de mirarlas y mirarlas. Mejor lancémoslas por la ventana, escondámosla debajo de la alfombra. Ya esta bien de quejarse. Quizá te lo buscaste. Debes ser fuerte… ¡Tienes que ser resiliente! ¿Por qué? Porque si no tu dolor me molesta, ¡caramba!.

Algunos pensamos que la resiliencia es sistémica. Que los individuos tienen responsabilidades y potencialidades. Pero que en determinadas condiciones todos somos capaces de las mayores barbaridades y las mayores proezas. Y en determinadas condiciones todos podemos hundimos por una tontería y todos podemos rehacernos de nuestra miseria.

Por eso algunos proponemos que estudiemos las condiciones para la resiliencia y no las características de los resilientes, en el caso que los hubieran.

No puedo acabar el post sin dejar los enlaces a las conferencias de Zimbardo. Es uno de mis héroes intelectuales. No solo por sus ideas claras y afiladas, sino también por salirse del estereotipo de psicólogo serio y estirado (en el primero de los videos empieza bailando) y sobre todo por reconocer que el efecto Lucifer también cayó sobre él y que sólo lo libró la mirada de la mujer amada.

http://www.youtube.com/watch?v=P3rLJXqRS88

(este ya lleva los subtítulos en castellano)

http://www.ted.com/talks/philip_zimbardo_on_the_psychology_of_evil.html

(en este hay que elegir los subtítulos en castellano en una pestaña debajo de la pantalla)

Read Full Post »

Se ha constituido en Valencia (España) un grupo de trabajo para compartir el interés sobre la resiliencia y la relación de ayuda en general. Los objetivos del mismo son:

– Avanzar y profundizar en el conocimiento teórico del fenómeno.

– Difundir dicho conocimiento.

– Encontrar formas de aplicación de dichos conocimientos a la mejora de las      distintas formas de relación de ayuda en general y de la intervención social o clínica en particular.

– Descubrir y observar casos de resliencia humana.

Dicho grupo está en la actualidad perfilando su forma de funcionar y sus primeras líneas de trabajo de las cuáles irá informando en este blog.

Aún así se puede contactar con el mismo en resilienciavalencia@gmail.com

Read Full Post »

Tengo ganas de leer el nuevo libro de Jeff Jarvis en el que analiza como Internet está obligándonos a redefinir lo que es privado y lo que es público.

Pero mientras tanto me tiraré a la piscina y confesaré algo por lo que muchos me clasificarán de “tipo raro”:aunque siempre me ha gustado leer, llevo muchos años en los cuales apenas leo ficción.

Y no es que no me parezca un placer leer una buena novela con una historia que te atrapa y bien escrita. Es simplemente que en la vida real también hay maravillosas historias que han sido contadas por sus protagonistas o por otros. Quizá no es la historia mejor trenzada pero es una historia real. Así que me encanta leer cosas que les ha pasado a la gente y otros libros donde se analizan las cosas que les pasa a la gente.

Y como a los productores de cine les encantan estas historias reales muchas veces es el cine quien nos descubre una historia estimulante que no conocíamos, porque quizá el libro o documental inicial no había sido traducido al español.

Este es el caso para mi de la película “Intocables” escrita y dirigida por Olivier Nakache y  Eric Toledano a partir de la historia real de Philippe Pozzo di Borgo y el inmigrante, Abdel Sellou, al que contrata para atenderlo debido a su tetraplejia por un accidente de parapente.

También se puede lee el libro publicado anteriormente  por el protagonista, en España  en la editorial Anagrama , y se puede ver en youtube videos (en francés) con los personajes reales de la historia.

Espero poder leer el libro o poder ver traducido el documental que en 2004 se hizo sobre esta curiosa relación (“A la vie, à la mort”) pero de momento he visto en youtube (3 partes) Intouchables: La Veritate Historie. No sé francés pero más o menos te das cuenta de que en lo esencial la película es fiel a la historia.

Historia que hace pasar un buen rato y que nos revela algunas cosas interesantes sobre la relación de ayuda.

Por ejemplo, que cuando una relación de ayuda se basa en el intercambio de ayuda puede llegar a ser tan fructífera o más que una relación profesional. Por otra parte el sentido del humor puede ser una clave más potente de lo que se suele pensar para consolidar una relación de ayuda (o simplemente una relación).

Mi mujer tiene un grupo de amigos de la juventud con los que suele quedar frecuentemente y siempre me dice:”¡Me rio tanto con ellos!”. Recuerdo que en un post anterior señalé (la frase no es mía) que lo contrario del juego (lo lúdico) no es el trabajo, sino la depresión.

Pero al ver la película se puede pensar que es más fácil que se dé la resiliencia si se es multimillonario. Más fácil sí. Indudablemente. Pero no es suficiente.

La resiliencia siempre, insiste Cyrulnik, necesita de la disposición de recursos externos (el protagonista de esta historia tiene, debido a su riqueza, todos los recursos necesarios), adquisición de recursos internos y significado. Sin los segundos y sin lo tercero Philippe Pozzo di Borgo podría perfectamente haberse despeñado adrede por un acantilado en un descuido de sus cuidadores.

De hecho en un momento de la película o en su libro (ahora mismo no recuerdo) dice: “Lo peor no es estar aquí en una silla de ruedas. Lo peor es estar aquí sin Beatrice” Su mujer falleció, unos años después (creo) de su accidente.

Es indudable que Philippe Pozzo di Borgo lo tiene mucho más fácil que Olga Bejano que, además de tener una parálisis más grave que le impedía hablar, y era ciega, no tenía los medios económicos que el primero. De hecho Olga tuvo que luchar hasta su fallecimiento luchó para reclamar de la Administración que se cubriera la necesidad de tener un cuidador permanente a su lado las 24 del día.

Digamos que Philippe Pozzo di Borgo es un ejemplo de resiliencia de lujo. Para compararlo con otro caso de resiliencia sería como comparar dos viajes en coche:

  • ¿Quién tiene el mejor coche? (Pozzo Di Borgo el mejor del mercado)
  • ¿Quién conduce mejor? ¿Quién elige mejor las rutas? ¿Quién para en los lugares más bonitos y en los mejores restaurantes?…..
  • ¿Quién se dirige o viaja  un destino más hermoso?

El dinero facilita un mejor coche, mejores hoteles y restaurantes pero un viaje en un wolkswagen polo (por ejemplo) y con presupuesto limitado puede llegar a ser más divertido que el de un multimillonario.

Así que decir que una persona rica tiene más fácil ser resiliente es como decir que una persona rica necesariamente realizará un mejor viaje en coche. Es cierto lo tiene todo a su favor pero como sea un zoquete, un neurótico o un aburrido….

Read Full Post »

Os dejo el enlace al programa del I Congreso Nacional de Psicología Positiva – 2012 que se celebra la semana que viene en El Escorial. La primera conferencia plenaria es de Carmelo Vazquez Valverde y se llama “Psicología Positiva y Experiencias Adversas”.

Esperemos que algo del Congreso trascienda en forma d publicación o en Internet.

(1 minuto después) ¡Mis deseos se han cumplido! Acabo de descubrir que la Sociedad Española de Psicologia Positiva ha colgado el programa completo que… ¡incluye ABSTRACTS! Un lujo. Es este.

Read Full Post »

Older Posts »