¿Post truncado o post inconcluso?

La semana pasada publique una entrada o “post” llamado “¿Adopciones truncadas o adopciones inconclusas?” Al día siguiente lo leí y… ¡se me cayó alma a los pies!. Me pareció que no había conseguido expresar lo que quería.

Con ello he aprendido dos cosas:

1.- No debería publicar una entrada (tipo reflexión) el mismo día que la redacto. Debería dejarla reposar en “borrador” al menos una noche. No creo que siempre lo haga pero sería lo sensato.

2.- Esto de los blogs es digno de estudio para los psicólogos y otros especímenes curiosos de la naturaleza humana. Sospecho que los blogs producen una especie de fantasía egocéntrica por la cual los autores o administradores llegamos a pensar que existen cientos, miles o millones de personas pendientes de que tú publiques un nuevo post. Y de ahí las prisas por redactar y publicar, redactar y publicar…. Habrá que vigilar cuidadosamente los efectos de los blogs en la salud mental de sus creadores.

En todo caso, además de darme cuenta de lo anterior, pensé que la citada entrada era una entrada truncada. Luego pensé que quizá estaba inconclusa. Voy a intentar terminarla bien.

Primera tesis.- La paternidad (en sentido genérico para “padre” y “madre”) es una realidad compleja que tiene varias dimensiones o significados posibles, Las ordeno de “macro a micro”:

  • Legal: Lo que la ley (código civil) dice sobre quién es el padre de quien.
  • Social: Lo que socialmente se reconoce sobre quién es el padre de quien.
  • Interpersonal o Emocional: Lo que padres e hijos dicen sobre quién es el padre y el hijo de quién.
  • Personal: Lo que yo entiendo por padre o madre. Lo que yo entiendo por hijo o hija. (Algunos padres pueden pensar que un hijo es un amigo, otras que es una propiedad, otras que es… Algunos hijos pueden pensar que un padre, una madre, es un esclavo/a, otros que es una entidad financiera….)
  • Biológica: Lo que las células o los genes dicen sobre quién es el padre de quien.

Segunda tesis.- Una adopción “exitosa” sería aquella en que, sin existir paternidad biológica, se da el resto de “paternidades” o significados (legal, social, emocional de todos los implicados, y personal de todos los implicados) y confluyen de forma armoniosa.

(Algo así como: “- No naciste de mi pero un juez y la ley dicen que soy tu madre. Todo el mundo lo sabe y lo respeta. Yo quiero que sea así. Tú quieres que sea así. Y por eso yo vivo en función de ti y así tú me haces feliz a mí. – Sí, mamá… yo también te quiero pero déjame jugar”)

Un acogimiento “exitoso” sería aquel donde se da una paternidad social y emocional sin que se de ni la biológica ni la legal ni haya significados personales incongruentes con lo anterior.

(Ejemplo de que algo falla: un acogedor reciente ve salir al niño acogido, con un juguete en la mano,  del Punto de Encuentro. El niño sonriendo le dice: ¡Me lo ha dado mi padre! El acogedor airado se lo coge y se lo tira a la papelera y dice: ¡Sólo hay un padre!¡El que te cuida!. En este caso (por desgracia real), el niño no tenía ninguna confusión. El acogedor, sí.)

Tercera tesis.- Los tiempos administrativos y legales normalmente no responden a los ritmos de  los procesos relacionales y afectivos.

Cuarta tesis.- Detrás de muchas dificultades relacionales y de convivencia existen atribuciones de significados desajustados respecto a la medida de protección o disarmónicos entre las partes. Trabajar estas dificultades solo desde lo conductual no siempre soluciona el problema..

Corolario.- Señalar que el problema de los niños adoptados o acogidos que tienen que ser protegidos de nuevo por la administración se soluciona endureciendo la valoración de las familias adoptantes o acogedoras y aumentando la formación, es injusto por incompleto y parcial.

Para corregir lo anterior debería ampliarse el foco de revisión a otros puntos del sistema. Por ejemplo y no de forma exhaustiva:

  • A la formación y valoración de los técnicos que forman y valoran (más formación “mala” no beneficia, perjudica) y los recursos dedicados para ello. Los técnicos constantemente atribuyen significados a lo que observan y pueden hacer atribuciones erróneas, desajustadas o poco constructivas.
  • A los criterios técnicos para las propuesta técnicas de acogimiento y adopción (¿cuándo?¿cómo?….)
  • A las figuras legales definidas por las normas nacionales e internacionales. Que son las que son pero podrían ser otras o de otra manera.
  • A formas de trabajo que responde a modelos teóricos erróneos.
  • Etc.

Síntesis: Apuntar hacia la no idoneidad o carencias formativas de los padres adoptivos para explicar las adopciones “truncadas” es tan simplista como justificar las tutelas automáticas de menores en que existen “malos padres”.

No negando que haya “malos padres” hay que apuntar también a carencias de programas de prevención, carencias en recursos de apoyo a menores en situación de riesgo, intervenciones sociales con efectos paradójicos o iatrogénicos, programas y recursos que se aplican sin que nadie haya evaluado su eficacia… Hay “malos padres” al igual que hay “malos técnicos” (incluido yo), “malos gestores”, “malos políticos”. . .

No negando que se puedan “colar” familias adoptantes o acogedoras no idóneas o aptas, y no negando que haya familias adoptantes o acogedoras poco formadas, habría que revisar la valoración y formación de todos los implicados en el sistema ¿no?

Ejemplo: Esta semana se resolverá el acogimiento permanente de un/a menor del centro donde trabajo. La semana que viene otros dos… Si dentro de un año alguno de los niños vuelve a nuestro centro pensaremos quizá que los acogedores no eran aptos o les faltaba formación, pero puedo asegurar que mis compañeros/as y yo también pensaremos en algún momento:  “¿En qué la cagamos? ¿nos precipitamos?…”.

(Este post ha sido publicado después de haber pasado una noche como borrador y de hecho ha sido retificado)

3 Comments

  1. Bon dia Javier:

    Genial tu entrada… al final es trabajo en equipo, colaboración, equipos multidisciplinares… que acompañen y trabajen con los niños acogidos y/o adoptados y con las familias que adoptan o que acogen. Seria algo así, como acompañar el proceso, antes, durante y después. Es tan fácil!
    Saludos.
    Marina

  2. tambien creo que la clave es acompañar, pero un acompañamiento efectivo y real, no de pegadilla como a veces nos ocurre. “ir al lado” significa mucho mas que estar presente por si….. como bien dice javier no es fiscalizar ni seguir… aunque nos cueste tanto entenderlo como profesionales y familias (a veces la posicion te marca)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s