Cantar para no oír el dolor

Si entras en los vídeos de la edición británica de este año del programa “Factor X” para ver las actuaciones de Jahmene Douglas podrás apreciar rápidamente dos cosas.

La primera que le gusta vestir de chaqueta. Quizá para compensar una infancia de estrecheces económicas o quizá para compensar tener que llevar toda la semana el uniforme de su trabajo en un supermercado.captura2012-12-10-23h20m47s51

captura2012-12-10-23h47m47s122

La segunda es que en los videos se descubre a dos Jahmene  muy distintos. En los reportajes sobre los previos a las actuaciones se ve a un chico de 21 años muy tímido, nervioso, que se desenvuelve con dificultad en las relaciones interpersonales. Su expresión corporal es muy inhibida, le cuesta mirar a los ojos de su interlocutor… No parece el alma de ninguna fiesta y, sobre todo, antes de actuar se le ve resoplar por la ansiedad y su cuerpo transmite tensión.

The X Factor 2012 Bootcamp: Jahmene

Sin embargo cuando de su boca sale la primera nota aparece otro Jahmene. Parece absorto en la canción. Vemos a un cantante seguro.

captura2012-12-10-23h44m07s224

Totalmente involucrado en lo que hace. No lo sabemos pero da la impresión de que está en lo que ahora llaman los psicólogos “estado de flujo”. Debido a su estilo, el soul y el godspell, son frecuentes las filigranas vocales, aplicadas con gran gusto a las versiones de temas famosos en las que demuestra un claro virtuosismo. Y lo que resulta más curioso. Nada más dejar de cantar… nada de complacencia en los aplausos o en el público. Automáticamente reaparece el Jahmene tímido. Abajo la mirada. Sonrisa apenas esbozada.

En definitiva parece que haya actuado para él sólo y que, durante la canción, el mundo no existiera.

Y es que el mismo ha reconocido:  «La música es mi santuario. Era el único lugar al que podía escapar durante esos tiempos difíciles y en donde me sentía seguro. Muchos deciden rebelarse ante una situación así; yo preferí cantar. Creo que es elegir un amor mayor».

Pero ¿de qué se tenía que refugiar?

De su padre.

La recién llegada fama ha destapado la tremenda historia de violencia doméstica que Jahmene vivió en su infancia hasta el extremo de que se le encogía el estómago cada vez que su padre llegaba a casa.

En una entrevista concedida al diario The Sun ha contado como su padre, Eustace, amenazaba continuamente a su madre Mandy, a sus hermanos y a él hasta el punto de que cada día pensaba: “Hoy voy a morir”.

Aunque Jahmene y sus hermanos hacían  todo como él quería cualquier pretexto le servía para pegarles. Con un cinturón o con cualquier otro objeto.

La violencia llegó hasta el extremo de que su padre, cuando descubrió que su mujer había aceptado un trabajo fuera de casa, la encerró por tres días en una habitación y la torturó de distintas maneras. Mientras tanto los niños solo podían que escuchar los gritos de su madre detrás de la puerta.

Cuando finalmente la hermana pequeña contó algo en el colegio, la policía intervino y Eustace fue detenido y condenado a nueve años de prisión. Desde la cárcel y por carta siguió amenazando a su mujer y a sus hijos.

Mandy decidió mudarse una vez tras otra para asegurarse no ser localizada por su marido cuando saliera de la cárcel. Esto  ocurrió 5 años más tarde y al poco tiempo un hermano de Jahmene se suicidó. Al parecer se sentía como en una prisión de la cual nunca podría escapar. Un hermano con el que Jahmene se sentía especialmente unido y que siempre le decía que podría llegar a ser cantante.

Más tarde Eustace Douglas admitió haber violado a otra mujer y fue condenado a otros seis años.

Ahora a Jahmene se le abre un camino de esperanza pero reconoce que el sonido de su madre gritando le acompañará toda su vida.

Empowered: X Factor singer Jahmene Douglas and his mother Mandy Thomas at the Empowering Women Awards at Claridge's Hotel in London

Quizá por ello, pienso yo, Jahmene canta para el mismo. Mientras canta solo se oye a si mismo. Nada de gritos. Mientras canta a su alrededor solo hay belleza. La belleza de la música y de su voz. La violencia, la crueldad, el dolor, la injusticia y el desamor no pueden con su santuario (el sitio santo) construido con notas musicales.

Y por eso cuando deja de cantar los muros caen de repente y la vulnerabilidad de Jahmene vuelve a aparecer.

No sé si este chico ganará o ha ganado el concurso. Por lo que yo sé ha llegado a la final con otro chaval de su misma edad.

Pero si que sé que el verdadero triunfo de su vida será romper el círculo del maltrato. Y el parece tenerlo claro puesto que ha declarado:

«Sé que suena cursi, pero me encantaría casarme y tener hijos. Y sé que no me será fácil por todo lo que he pasado

————————————————–

Puedes ver alguna de sus actuaciones pinchando AQUÍ o AQUÍ o AQUÍ o AQUÍ o AQUÍ o AQUÍ o AQUÍ o AQUÍ o AQUÍ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s