BLOG DE NOTAS: Video sugerente

Siempre le he tenido cierta manía al concepto de autoestima. No sé muy bien porqué (podría bromear pero me voy a contener).

Supongo que porque siempre he pensado que ésta dependía de la “heteroestima” y que, por tanto, los programas para aumentar la autoestima (tipo “en realidad eres mejor de lo que te crees”) no tenían demasiado sentido.

Pero gracias a Maryorie Dartangnan, que junto con Jorge Barudy está impartiendo un curso en Valencia he conocido hoy mismo este video que transmite una metáfora sobre la autoestima muy sugerente (¡benditas metáforas! ¡Si no fuera por ellas estaría perdido!)

Así que creo que por aquello de “dar gratis aquello que has recibido gratis” es de justicia que lo cuelgue en el blog.

No creo que necesite más comentarios. Míos. Tuyos, todos los que quieras.

4 Comments

  1. Me ha gustado mucho la metáfora de la fichas de poker y no puedo estar más de acuerdo con que la labor del profesor y de los padres y de toda la sociedad entera debería ser la de regalarle a los niños todas las fichas de poker que podamos. Lo que quizás haría más hincapié es que no solo es cuestión de decirle al niño aquellas cosas que hace muy bien, sino de que se sienta ante todo querido tal y como es, por encima de sus virtudes y defectos, sentir que comprendemos sus emociones, que lo aceptamos, que lo perdonaremos siempre, que haga lo que haga, diga lo que diga y pase lo que pase, se sentirá amado, respetado, y comprendido. Si el niño solo se valora a sí mismo por sus éxitos o por lo que hace bien, siempre buscará esas condiciones para quererse y las buscará en los demás. Yo creo que el amor por uno mismo debe ser sin condiciones, -tal y como nos querría una madre ideal-, aunque no seamos muy guapos ni muy listos, aunque metamos la pata, porque somos maravillosos siendo como somos, personas ante todo, con capacidad de amar y de disfrutar de la vida junto a nuestras circunstancias. El diálogo que establezcamos con nosotros mismos debe estar basado en ese respeto y en ese amor incondicional, por eso creo que las mejores fichas de poker que podemos darles a nuestros niños y adolescentes son unos diálogos sanos, amorosos y respetuosos, para que ellos construyan en base a ellos una buena relación futura consigo mismos.

    Un abrazo

    1. Tu comentario Reyes me recuerda dos cosas. Por un lado el titulo de un libro de Cyrulnik: “El amor que nos cura” y por otra parte cuando el mejicano Jorge Font dice que “nos reconfiguramos en la mirada de los demás”. Evidentemente no todo queda en darles fichas o no quitárselas a nuestros hijos porque el amor es algo más que la estima. Pero en todo caso creo que es una manera de operativizar un concepto, el de autoestima, que puede quedar en algo demasiado abstracto. La verdad es que esta metáfora también me recordó cuando Tim Guenard dice que hay personas que al contactar con nosotros nos arrugan (queriendo o no) pero que también hay personas que nos planchan las arrugas que otros nos han causado. Creo que la resilienca tiene que ver mucho con el que alguién (o algo) nos devuelva la confianza o la esperanza que hemos perdido por el golpe de la vida (o de otros). O que algo o alguien nos vuelva a poner la belleza que la desgracia nos ha ocultado.
      Un beso muy fuerte Reyes y gracias por dedicarle parte de tu tiempo a este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s