Los niños perdidos. Las cosas que les pasaron. “Drive trought” injustos.

(El “Drive trought” – conducir a través – es una penalización que se utiliza en las carreras de Fórmula 1 por la que el coche sancionado tiene que, durante las dos vueltas siguientes, entrar obligatoriamente en boxes respetando las limitaciones de velocidad para los mismos. De esa manera puede perder entre 20 y 30 segundos dependiendo del circuito. En otra penalización, el “stop and go” tiene que hacer lo mismo pero además detenerse durante 10 segundos sin que además los mecánicos puedan aprovechar para ninguna reparación o cambio de neumáticos)

¿Alguna vez…

… has sentido que competías con alguien en inferioridad de condiciones y no por tu culpa?

… te has tenido que relacionar con un grupo de personas con un nivel socioeconómico o cultural muy por encima del tuyo y te has sentido como “fuera de sitio”?

… has tenido que relacionarte obligatoriamente con gente que ve la vida de forma muy diferente a ti y has preferido simplemente no expresar tus puntos de vista?

… has tenido ansiedad por no considerarte preparado para hacer algo?

Juana y Beatriz

Las dos tienen 10 años. Van a la misma clase.

Los padres de Beatriz son de clase media y no han pasado por dificultades especiales. Han criado a Beatriz y su hermano con cariño y estos se han sentido siempre seguros y protegidos. Beatriz ha ido al mismo colegio desde que tenía 3 años. Es inteligente y extrovertida.

Juana también lo es. Lista y sociable. Pero Juana ha cambiado 6 ó 7 veces de colegio en su vida. Juana está viviendo desde los 7 años con una familia de acogida.

Un día, con permiso de sus familias, Beatriz acude a casa de Juana a hacer un trabajo. Beatriz se sienta en el ordenador y con 1o años maneja el programa PowerPoint casi, casi como un adulto. Además sabe buscar y descargar fotos de internet. Y para colmo su cabeza planifica perfectamente lo que tienen que hacer. Juana se limita a ver como Beatriz lo hace casi todo.

La acogedora de Juana contempla la escena y se da cuenta del abismo de competencias que separa a las dos niñas.

———-

Otro día Juana está haciendo deberes mientras su acogedor trabaja en el ordenador. Este escucha a la niña decir: “Me han dicho dos notas” El acogedor traga saliva pues a Juana no le va demasiado bien en el cole. He sacado un 5 en Lengua y un 6 en inglés. El acogedor se siente aliviado pero no entiende el tono apagado y triste que ha empleado la niña para darle la noticia. Cuando se lo hace saber a ésta, Juana contesta:

Ya pero es que… la madre de Beatriz se enfada si no saca como mínimo un 7.

———-

Dos semanas después Juana no va durante dos días al colegio por enfermedad por lo que no puede hacer un control de Sociales. A su regreso el profesor de la asignatura le dice que al día siguiente le hará el control. Juana le pregunta a Beatriz qué preguntó en el examen la semana pasada.

Esa tarde la acogedora le ayuda  a preparar el control y, dado lo que le cuesta, ésta última decide concentrarse en las preguntas del examen anterior.

Al día siguiente el profesor le pone el mismo control  y Juana saca un siete y medio cuando en la evaluación fue la única de la clase que suspendió.

Cuando el profesor le dice la nota le pregunta:

– ¿Quién te ha dicho las preguntas, Juana? (No parece importarle que con ello la niña descubra que no confía en sus posibilidades)

Juana le contesta que ha sido Beatriz y el profesor al menos le alaba su sinceridad. Para el siguiente control le dice 20 preguntas que podrían salir.

Los acogedores se preguntan todavía qué pretendía entonces el profesor poniéndole el mismo examen. ¿Comprobar su honestidad o su aprendizaje? También se preguntan porqué lo de indicarle posibles preguntas se le ha ocurrido cuando quedan pocas semanas para acabar el curso.

Para pensar

Los niños que han vivido mucho tiempo, cuanto menos en la negligencia paterna, pueden ser inteligentes pero han sido penalizados con muchos “drive trought” o “stop and go” en su vida.

Como por ejemplo:

– Qué sus padres no han sabido ayudarles ni siquiera en los deberes de primero de primaria.

– Qué nunca se han preocupado por sus controles.

– Que la mayoría de las veces sus padres no han acudido a las reuniones con los profesores.

– Muchas veces no han tenido los libros hasta meses después de empezar el curso.

– Muchos días no han ido al colegio porque su madre o padre no se ha podido levantar después de una borrachera.

– Cuando sus padre han vivido contantemente en el día a día lo de estudiar hoy para aprobar dentro de 15 días es algo que les resulta muy extraño.

– Etc

Por fuera un Marussia, un Sauber o un Williams son coches tan chulos como un Red Bull o un Ferrari o un Lotus Renault pero ya sabemos que no compiten en igualdad de condiciones.

Pero un Ferrari tampoco tiene que hacer nada contra un Red Bull si al primero se le sanciona injustamente con dos “Drive Trought” y un “Stop and Go”

Por eso el acogedor de Juana hizo bien, a mi juicio, en explicarle que no podía compararse con su amiga Beatriz porque era una carrera muy desigual.

Me gustaría ver a Beatriz apañándose en las situaciones por las que tuvo que pasar Juana. Pero esas no se evalúan en el cole.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s