Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 octubre 2013

Criando tigres

No suelo rebloguear (no por nada… sino por ir acelerado, por no saber exactamente cómo…) pero al leer este post no he podido dejarlo pasar

una madre de Marte

Primer día de clase.

Me paro en la esquina a hablar con A., madre de un niño del colegio de mis hijos, adoptado en nacional a los pocos meses de nacer.

Hablamos de cómo nos ha ido el verano, de cómo nos ha ido con nuestros hijos.

Al despedirme le comento que algunas cosas que pasan en casa, sólo puedo hablarlas con personas como ella: que tienen en su casa situaciones parejas.

Me resulta muy difícil comunicarme con el resto del mundo, porque, incluso aunque sean sensibles, les falta el contexto.

Es como si ellos criaran vacas, y yo, nosotras, tigres.

Por esto, los consejos bienintencionados que te da la familia, las otras madres, los vecinos, incluso a veces los desconocidos… no funcionan: estamos criando una bestia distinta.

No en todos los casos: leí en una ocasión, en uno de los mejores libros sobre adopción que he leído, “Consejos de…

Ver la entrada original 171 palabras más

Read Full Post »

Suponiendo que trabajes o te relaciones con niños, niñas y adolescentes en situación de riesgo o desamparo y que vivas en España (preferentemente pero no exclusivamente)…

Imagina que tienes ante ti un auditorio lleno de Inspectores de educación, Directores de colegios o Profesores. No pueden huir. Te pasan un micrófono y tienes entre 30 y 60 segundos para decirles lo que quieras.

Pensando en el interés de los menores con los que trabajas, a los que atiendes  o a los que acoges, has adoptado o cualquier otra cosa que te una a ellos ¿Qué les dirías?

Yo no lo tengo que imaginar. El destino me concede 20 minutos para esto en unas Jornadas educativas el próximo día 31 de octubre en Cheste (Valencia)

Te cedo un trocito de mi tiempo. Si contestas a mi pregunta en un comentario lo tendré en cuenta.

En mi intervención que titularé como este post no podré leer los comentario que me lleguen (quizá alguno) pero me comprometo a antes o después redactar la intervención y añadirlos como un anexo.

Gracias y un saludo.

Read Full Post »

Hace unos meses, recuerdo, estaba sentado en un taburete de la barra del Gran Café Zaragoza de la calle de Alfonso I de la capital maña, haciendo tiempo para encontrarme con la gente de ADDIMA que me invitó a sus Jornadas.

Ojeaba y hojeaba el libro “Resiliencia y Humor” (Ed. Gedisa) y, en un capítulo de Jacques Lecomte y Stefan Vanistendael, leo la siguiente y contundente frase “El vínculo y el sentido son así los dos pilares mayores de la resiliencia”.  Intento casar esta frase con el llamado por mí taburete de Cyrulnik: disponibilidad de recursos externos; adquisición de recursos internos y sentido. De momento no consigo integrarlos pero lo dejo ahí. 

Hoy en día ya suelo guiarme por esta fórmula (resiliencia = vínculos + sentido) y me siento cómodo con ella (sin renunciar al “taburete” en otras ocasiones)

Todo ello viene a propósito de que hay golpes de la vida que son un puñetazo en la cara en el sentido. Todos tendemos a pensar que la vida se desenvuelve según ciertas reglas y un día te das cuenta de que te pasa algo “que no tocaba”. Cuando menos te lo esperas estás tumbado o tumbada en la lona.

Pero muchas veces la desgracia trae consigo el reforzamiento de los vínculos o la aparición de nuevas relaciones que te ayudarán a reponerte. Cual entrenador o manager, haciéndote aire desde la esquina o animándote, mucha gente se vuelca contigo.

Sin embargo hay enfermedades que atacan no sólo al sentido (¿Por qué a mí? ¿Por qué esto?) sino también a los vínculos, cual bombardero con el objetivo de destruir los puentes que te unen a los otros.

Es lo que pasa con las que podríamos “enfermedades sospechosas” como la fatiga crónica o la fibromialgia.

A la gente le costará aceptar que haya una enfermedad para la que la medicina no tenga pruebas objetivas y antes de renunciar a su fe en la ciencia lanzará una duda sobre ti: ¿no estará exagerando? ¿no será todo psicológico? ….

Porque hemos aceptado la existencia de enfermedades psicosomáticas, es decir, aquellas que surgen en lo psíquico y  se manifiestan en lo físico. Hoy todo el mundo sabe que el estrés se puede plasmar en una úlcera gástrica. Pero nos cuesta mucho aceptar lo somatopsíquico, si es que ello existe. Si nuestra pareja u otra persona con la que convivimos está muy borde probablemente no la justifiquemos cuando nos diga que tiene un dolor de cabeza horrible. Quizá pensemos “Sí… sí… tu justifícate pero me estás jo… con tu mala leche”). Pero ya sabemos como somos ¿no? Para nosotros tenemos siempre circunstancias atenuantes sin embargo los otros es que son así o asá.

Por eso creo que los afectados de fibromialgia tienen dos tareas titánicas ante sí. Por un lado encontrar un significado adaptativo a su enfermedad, de momento incomprensible, y por otro poner de su parte en mantener los puentes relacionales en pie o incluso reconstruir los destruidos por la incomprensión de los demás.

Tiene narices pero los afectados de fibromialgia, las víctimas, no tienen más remedio que hacer una pirueta para ponerse en el lugar de las no víctimas. Para entender que el sufrimiento ajeno nos molesta, nos rompe los esquemas y nos recuerda nuestra propia vulnerabilidad. Que nuestro sufrimiento simplemente… molesta.

Dicen los que saben de esto que determinado tipo de ejercicio físico ayuda a las personas que sufren la fibromialgia. He leído que el Pilates es uno de los ejercicios que se suele recomendar.

Así que cuando me enfrenté (en un maravilloso encuentro) con la gente de AFIVIC (Asociación de Fibromialgia de Villena y Comarca )  me permití proponerles hacer “Pilates Mental” para conseguir una mayor elasticidad del YO que les ayude a encontrar sentido y a preservar vínculos.

En su día colgué la charla redactada en el blog por lo que no voy a extenderme ahora pero cada vez tengo más claro que el sentido surge casi siempre de un cambio de perspectiva. Lo que es un infortunio se mira desde otro lado donde ya no se ve tan mal. Y como se trata de un cambio de posición del yo cuanto más ejercitado tengamos el cambiar de posición mental más probable que aparezca el sentido. Cuanto más rígida sea una persona más difícil será la resiliencia.

Pero no pretendo convencer a nadie de todo esto.

Así que te recomiendo un libro de alguien que conoce a los afectados de fibromialgia desde la primera línea de combate. Se trata de Bruno Moioli, psicólogo y psicoterapeuta que desde hace años desarrolla programas de afrontamiento psicológico en colectivos de fibromialgia y dolor crónico.

FIBROMIALGIA, EL RETO SE SUPERA. Evidencias, experiencias y medios para el afrontamiento

En la página 201 de su libro “Fibromialgia: el reto se supera. Evidencias, experiencias y medios para el afrontamiento” (en la colección Serendipity de la Editorial Descleé De Brouwer) podemos leer:

“Ya has experimentado como la fibromialgia dificulta, precisamente, la relación que puedas tener con los otros, familia, pareja, compañeros de trabajo (…) Tanto que en ocasiones te parecerá que, o los demás se han vuelto locos, o tú estás perdiendo la cabeza, pues entenderse resulta de lo más complicado. Que te entiendan se convierte en una verdadera proeza, y las más de las veces eres consciente de que no lo hacen, si bien hacen como que si, tal vez para que no insistas más…”

Es curioso pero este certero párrafo (como el resto del libro) se titula “Asertividad: el puente entre la fibromialgia y tu bienestar”. Parece ser que está enfermedad necesita como la canción de Simon y Garfunkel un “puente sobre aguas turbulentas”.

Y por cierto, si la metáfora de la metamorfosis de la crisálida, es en general sugerente de la resiliencia, en el caso de la portada del libro me parece acertadísima.

Read Full Post »

Mañana tengo el reto de dirigir un curso del Instituto Valenciano de Administración Pública llamado “Intervención con menores en riesgo. Más allá del control” en el que pretendo ver como hay modelos o enfoque epistemológicos o teóricos (la psicología positiva, la terapia breve centrada en soluciones o el mismísimo fenómeno de la resiliencia) que pueden ayudarnos a los interventores sociales y a las familias con las que trabajamos.

Mi convencimiento viene de conocer gente como “los chicos y chicas” del Centro de Preservación Familiar Salburua en Vitoria que sé que para trabajar se ponen gafas tintadas de colores muy parecidos a los de estos enfoques, y por ello les admiro.

Pero también de navegar por internet y ver que cosas que se hacen en otros lares, especialmente los que hablan inglés (yo no lo hablo pero lo puedo entender escrito). Y por eso desde hace años le sigo la pista a una cosa llamada “Family Conferences” o “Fanmily Group Conferences” y al programa o modelos “Signs de Safety” de Turnell y Edwards para la intervención con familias con menores en riesgo o peligro.

Este último nos lo citó hace unos años en unas jornadas el terapeuta Mark Babeyach y yo conseguí hacerme con un ejemplar en inglés de un libro donde expone su metodología. También pude consultar su web.

Lo sorprendente es que unos cinco o seis años después, preparando este curso, descubro que ambas metodologías, originales de Oceanía, se han extendido por casi todos los países anglosajones, nórdicos, países bajos, Japón…

Y sin embargo en internet no encuentro ni una sola referencia en castellano sobre ninguna de estos métodos. Me entran ganas de gritar como en el chiste ¿Hay alguien más allí?

Así que no me queda más remedio que ponerme a traducir con ayuda del Sr Google y ahora es el momento de compartir dicho material para poner mi granito de arena en que levantemos la cabeza y en vez de seguir murmurando sobre lo que no funciona busquemos otras manera de intervenir.

Si te interesa aquí lo tienes y por favor, si conoces algo de estas maneras de intervenir en menores, si te interesa o lo que quieras manda tu comentario.

Muchas gracias.

Un artículo de Andrew Turnell

Un documento oficial del modelo “Signs of Safety” donde se resume el mismo (parcialmente traducido)

Un breve documento sobre las “Family Group Conferences”

Read Full Post »

En un ataque de arrogancia sin parangón (paro un momento para buscar esta palabra en el diccionario) voy a recomendar un libro en inglés pues no sé  si se traducirá al castellano (espero y creo que que sí).

Si tuviera que elegir ser fan intelectual de alguien lo sería de Malcolm Gladwell. No creo que llegara a poner su foto en un marco y colgarla entre la de los cuatro componentes de los Beatles que adornan el comedor de mi casa, aunque sólo sería porque Malcolm parece un Billy Cristal al que le hubiera caído un rayo encima.

Pero sus libros anteriores ocupan un lugar destacado (metafórico) en mi biblioteca (metafórica también). Desde que leí “Fuera de éxito. Porque unas personas tienen éxito y otras no” (Editorial Taurus, 2009) quedé fascinado por la forma de mirar la realidad de este periodista, escritor y sociólogo nacido en Gran Bretaña, nacionalizado canadiense y afincado en EEUU.

Así que rápidamente leí también “Inteligencia intuitiva ¿Por qué sabemos la verdad en dos segundos?”(2005) y “La clave del éxito” (2007). Su última obra traducida es “Lo que el perro vio y otras aventuras” (2010) que es una recopilación de artículos. Todos estos libros traducidos y publicados en España por Taurus y todos ellos recomendables según mi gusto.

A Malcolm parece gustarle, como a mí, el lado paradójico de la vida y parece como un Indiana Jones de los fenómenos humanos al menos desconcertantes.

Acaba de publicarse en EEUU “David y Goliath: Underdogs, Misfits, and the Art of Battling Giants” (algo así como “David y Goliath: Marginados, inadaptados y el arte de batallar con gigantes”)

 

Existe una pequeña conferencia en TED de Gladwell donde explica su obsesión con la historia bíblica de David y Goliath (de momento no está subtitulada en español pero en un tiempo lo estará).image Mantiene en ella que siempre se ha presentado esta historia como el triunfo sorprendente del más débil sobre alguien mucho más fuerte. Sin embargo cuando se analiza detenidamente lo que aflora en esta historia es justo, y sorprendentemente, todo lo contrario.

Según él fue un combate desigual pero justo al contrario: David tenía todas las de ganar y Goliat era probablemente un inadaptado con gigantismo al que mandaron a enfrentarse a una de las armas más mortíferas de la época: una piedra lanzada a una velocidad tremenda con una onda.

A partir de esta idea central Gladwell, en su nuevo libro, va presentando a una serie de personas (unas más conocidas que otras) y analiza, entre otras cosas, como la veces as ventajas esconden desventajas y las desventajas, ventajas.

La misma reseña del libro dice (lo siento, la traducción es de Romeu – Google):

“En David y Goliat, Malcolm Gladwell cuestiona la forma en que pensamos acerca de los obstáculos y desventajas y ofrece una nueva interpretación de lo que significa ser discriminado, o hacer frente a una discapacidad, o perder un padre, o asistir a una escuela mediocre, o sufrir cualquier número de otros contratiempos aparentes.

Pensaba yo a raíz de esto que si el colegio en el que trabajaba cuando me casé, dando clases de EGB,  no se hubiera trasladado a otra localidad y yo no hubiera optado por no seguir e irme al paro,  hoy no tendría un puesto en la administración en un tema que me mata pero me encanta y seguiría dando clases de sociales, lengua… (algo dignísimo pero para lo que sé por experiencia que no sirvo).

O Israel no sería uno de los países más desarrollados económicamente del mundo si sus jóvenes no tuvieran que prestar 3 años de servicio en el ejército a ser un país en permanente estado de guerra. Esta idea no es mía sino que me la contó un amigo que está leyendo el libro “STAR-UP NATION: La historia del milagro económico de Israel” de Dan Señor y Saul Singer (editorial AUTOR-EDITOR, 2012)

Espero que el libro de Gladwell no sea una apología del “hacerse a si mismo a pesar de los pesares”. Al contrario estoy seguro, después de haber leído “Fueras de Serie” de que es todo lo contrario. Intuyo, casi apuesto mi honor, que Malcolm nos va a decir: ese señor o señora que aparentemente es un titán de la superación personal en realidad encontró en su desventaja algo que le sirvió de trampolín.

¿No va a interesarte un libro así si te interesa el fenómeno de la resiliencia o su contrario, se llame como se llame? (por cierto, si sabes inglés puedes comprarlo en epub para Kindle y leerlo ya)

Read Full Post »