Diseñando pasados, recordando futuros

No. No me he olvidado de ponerle título al post.

Este post se llama como el blog. Y evidentemente no es el primero ni va a ser el último.

Es simplemente que quiero que sea así porque es un post muy especial y quiero que esté “a la altura de las circunstancias”.

Y la circunstancia es que una de las personas que frecuentemente comenta en este blog acaba de publicar un libro.

Reyes ADORNA

Se trata de Reyes Adorna, quien se estrenó en este blog compartiendo unos maravillosos ejercicios de escritura terapéutica.

Pero como sus intereses intelectuales, además de la escritura curativa o terapéutica, van muy parejos a los míos y de este blog (logoterapia, terapia estratégica, trampas mentales…) ha seguido regalándonos joyitas de comentarios que son pequeñas piezas de precisión expresiva (que envidio sin contemplaciones) y de agudeza intelectual.

Una vez me atreví a sugerirle que retomara un blog que en su día administraba o que creara uno nuevo pero la vida, de momento, la tiene ocupada en otras batallas.

Pero a cambio tenemos la suerte de que la editorial DDB acaba de publicar su libro “PRACTICANDO LA ESCRITURA TERÁPEÚTICA. 79 EJERCICIOS” .

PRACTICANDO LA ESCRITURA TERAPÉUTICA. 79 ejercicios

Pinchando aquí puedes acceder a la página correspondiente en la web de la editorial y descargar las primeras páginas del libro.

Hace muchos meses Reyes me confió que se había dado cuenta de que había un hueco en el mundo editorial en español sobre el uso, llamémosle no literario, de la escritura personal. Creo que ha acertado de pleno.

Porque aunque el libro se denomine “Practicando la escritura terapéutica” el libro de Reyes no se limita al uso de la escritura por la psicología o por la psicoterapia, sino que aborda también el uso en la tarea educativa, en su sentido más profundo, o también el uso para el propio desarrollo o crecimiento personal e, incluso, como recurso para afrontar la enfermedad (y por extensión para la resiliencia)

Hay otros libros que abordan el uso curativo de la escritura, como el reseñado en este blog de Manu Rodríguez; el de Duccio Demetrio sobre la autobiografía como curación de uno mismo; o uno más reciente de Adela Kohan. Pero ninguno, que yo conozca tiene el enfoque del libro de Reyes que se caracteriza por lo ambicioso, a la hora de proponer la escritura como herramienta para la vida, y por la generosidad, a la hora de ofrecernos ejercicios.

Y si quiero que este post se llame como el blog no es solo por admiración y cariño virtual hacia Reyes, sino porque puedo afirmar que la escritura es el instrumento perfecto para diseñar pasados y recordar futuros.

La escritura nos permite posicionarnos sin condicionantes en una perspectiva temporal determinada. Como en el caso, que nos ofreció Carmen Pellicer hace dos posts, del director de orquesta que tras ponerles el primer día de clase a sus alumnos una Matricula de Honor les pedía que escribieran lo que ellos habían hecho para merecerla (escribir en pasado algo futuro).

También  podemos escribir para situarnos en una perspectiva personal distinta. Como cuando Bosco Gutiérrez en su secuestro decide escribir una carta como si fuera él el que estuviera fuera y un hermano o hermana suya estuviera secuestrada y así descubre que su misión en la familia es la de aguantar el secuestro lo mejor posible.

Incluso escribir permite elegir el tono de nuestra historia. Como cuando Miguel Gallardo, dibujante de comics dice en relación a su libro “María y yo”:  "Tener un hijo autista no es nada fácil y hay momentos bien jodidos, pero quería que fuese un libro más de esperanza que de queja."

Y es que la escritura es la actividad mental que más fácilmente nos puede llevar a cambiar de perspectiva y, en mi opinión el cambio de perspectiva es esencial en la adquisición de sentido. No podemos rehacernos de la tragedia mirándola desde el mismo sitio donde nos ha lanzado a la lona. Necesitamos verla desde otro sitio (relacional o temporal). De otra forma.

Sé que no es fácil acompañar a otras personas a la escritura, especialmente a niños o a personas con deficiente lectoescritura. Sé que no es una actividad sencilla y que requiere un esfuerzo que no la hace atractiva a la mayoría de la gente.

Pero conocemos ejemplos suficientes para saber que es cuestión de ponerse. Como el del profesor Toshiro Kanamori en el documental Pensando en los demás que obliga a sus alumnos a escribir Cartas a sus compañeros para generar vínculos.

O como la profesora Erin Gruwell que regaló a sus alumnos un diario a cada uno a partir de donde surgieron los Diarios de la Calle o los Escritores de la Libertad y la Fundación con este mismo nombre

ErinGruwellByPhilKonstantin.jpg

Por eso estoy seguro que el libro de Reyes es una joya para aquellos que trabajamos en la relación de ayuda en cualquiera de sus formas.

Y por eso me atrevo a decirte, si tu también te dedicas a ello, de forma profesional o no, que este libro no debería faltar en tu estantería.

Y no cobro comisión.

4 Comments

  1. Mil gracias, Javier, por todas esas palabras tan bonitas que me escribes. Te lo he dicho en más de una ocasión, que tú me diste el empujón que me hacía falta para escribir este libro. Llevaba quince años trabajando en este tema, y fue conocerte, leer enterito este blog, lleno de sabiduría y generosidad, contagiarme de tu voluntad, y decir: Ya es hora de ordenar y entregar toda esta experiencia. Así que si este libro está en el mercado es en parte gracias a ti. (Vas a tener que plantearte eso de cobrar comisión).

    Ahora, cuando le cuento a la gente de qué va la escritura terapéutica, la mayoría me confiesa que escribe, o que lo ha hecho en alguna etapa de su vida. Me alegro de que sea así, porque la escritura es una amiga que siempre está ahí, que comprende, perdona, escucha y que incluso, si le preguntamos desde lo más hondo, nos cuenta quiénes somos y nos conecta con la parte más sabia y amorosa de nosotros mismos. Y lo que es aún más interesante, como tú dices: nos da la maravillosa posibilidad de cambiar de posición, de situarnos dentro de la mirada de los demás.

    Gracias de nuevo por todo. ¡Y recibe también toda mi admiración y mi cariño virtual!

    Un abrazo muy fuerte.

    1. Vale, Reyes. Acepto “pulpo como animal de compañía”. Conozco alguna otra persona que se lanzó al mundo de los blogs (que no deja de ser escribir) tras comprobar que un capullo como yo podía mantener el suyo. Pero ya te he explicado en privado el porqué considero que estamos empatados.
      Gracias por tu comentario. Un beso.

  2. !Tiene muy buena pinta! Gracias por la recomendación. Se agradece también el descargable en pdf, aunque se echa en falta que haya al menos 1 ejercicio para ver que tipo de dinámica sigue la autora. Creo que es un libro que se puede pedir para navidades 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s