BLOG DE NOTAS: Me ha encontrado un libro

Hay libros que los esperas.

Hay libros que los necesitas.

Hay libros que te interesan.

Y hay libros que, más que encontrarlos, te encuentran a ti.

Estás paseando por los expositores de una librería y lees su título y quien lo ha escrito. Y aunque no encuentras ninguna palabra ni nombre significativo para ti (en mi caso: resiliencia, estratégica, narrativa, Cyrulnik, Nardone, Gladwell, etc) algo te mosquea (¿de qué va éste?) y decides sacarlo de la fila o la pila y ojearlo y hojearlo.

Y cuando lo haces te das cuenta de que no sólo es un libro que te apetece leer sino que es el libro que probablemente te hubiera gustado escribir.

Educar en el asombro

Es lo que me pasó la otra tarde con “Educar en el asombro. ¿Cómo educar en un mundo frenético e hiperexigente?” de Catherine L´Ecuyer publicado en Plataforma Editorial.

Supongo que al darle un vistazo el libro se posicionó, en mi mapa mental de libros interesantes, al ladito de uno de mis preferidos: el libro “Bajo presión” de Carl Honoré del que ya hice una pequeñísima mención en otro post. Pequeñísima e injusta mención pues es uno de mis libros de culto.

La relación entre sus autores no es geográfico-biográfica (Honoré es escocés transplantado a Canadá y L´Ecuyer canadiense transplantada a España) sino de mirada. Su forma de ver lo que estamos haciendo con esa cosa llamada infancia es muy similar.

Pero además la palabra “asombro” tiene para mí muchas connotaciones positivas.

Quizá porque me considero un tipo curioso. Pasivo, pero curioso. Contemplativo, por decirlo de alguna manera. Siempre he dicho que no me atraen los misterios del Universo cuando los de la Naturaleza Humana no hay quien los abarque.

Quizá también porque hace unos meses me quedé con la copla del librito de Rachel Carson (considerada la inspiradora del movimiento ecologista) titulado “El sentido del asombro” (Ediciones Encuentro)  en el que la autora (son palabras de una reseña en LLir) nos alienta a descubrir la grandeza de la naturaleza y, simultáneamente, a acompañar y a proteger a los niños en su capacidad para vivir asombrándose ante todo (la negrita sí es mía)

Quizá porque el asombro está muy conectado con la Belleza, la Verdad y la Bondad y siempre he pensado que los tutores de resiliencia inoculan belleza en el panorama sombrío de la víctima. O porque transmiten una buena noticia asombrosa “no todo es una mierda” (con perdón) “no todo está perdido”.

Quizá porque esto del asombro me recuerda el blog Intimidades de la post-adopción de Rosa Fernandez cuando cuenta maravillosas historias de sus hijos en las que ellos se asombran y sobre todo por el asombro con que ella los mira y nos lo cuenta.

Sea por lo que sea, el libro de Catherine me ha encontrado a mi. Yo soy uno de sus lectores predefinidos. No lo elegí yo a él. Me eligió el a mí.

Pero lo rechacé de momento (estábamos y estamos a final de mes). Pero siguió llamándome. Y esa noche lo hubiera comprado en edición digital si no hubiera sido porque he prometido no volver a comprar libros electrónicos con DRM de Adobe (Me apuesto que vas a tener problemas). Entro en Amazom porque estando igual de protegidos nunca hay problemas con la compra (tomen nota señores editores). Pero no está. Y me sigue llamando y dos días después vuelvo a la librería a comprarlo (Yo soy “asín”)

Y gracias al libro que me gritó desde la estantería de la librería he conocido el estupendo blog de su autora con un nombre también sorprendente: Apego & Asombro. ¡No puede ser! me decía a mi mismo… ¡pero si el apego es otro de mis temas de interés por excelencia! Y aunque al principio la mezcla de las dos palabras me sonó a “pegote” pronto me di cuenta de que tiene más miga de lo que parece.

¿A qué se dedican los niños con apego seguro cuando se encuentran al amparo de una de sus bases de seguridad? ¡A explorar! Y explorando a sorprenderse y asombrarse.

Creo que ha quedado claro que este libro y esta autora no los recomiendo sólo con el cerebro racional sino con mis dos hemisferios bien integraditos.

No vas a encontrar en él ni en ella muchos conocimientos científicos sino mucho sentido común. Pero del inoportuno, o mejor dicho del verdaderamente oportuno… como cuando nadie dice nada pero de repente alguien se atreve a gritar : ¿nos hemos vuelto locos o qué? y todos respiran con alivio porque alguien a dicho lo que muchos pensaban.

5 Comments

  1. Un niño con apego seguro es un niño que se atreve a ser curioso y asombrarse, que se va a separar de su figura materna sabiendo que si vuelve la mirada la encontrará tranquila y en el mismo lugar donde la dejó sentada, así que se atreverá a explorar cada vez un poco más lejos. Un niño respetado y bien tratado va a construirse a sí mismo como una persona que se ama y se respeta, que se valora y que se atreve a explorar sus propias capacidades.
    Una fortaleza del carácter por excelencia, la curiosidad. Indispensable poder pasmarse en la contemplación, de asombrarse con cada detalle y entusiasmarse con los descubrimientos para seguir teniendo hambre de conocimientos y experiencias de aprendizaje.
    ¿Los conocimientos científicos? A mí me aburren mucho. Me gustan más los libros que hablan desde el sentido común y no se obsesionan con los datos y los estudios. Estos últimos, al final, no hacen más que dar vueltas sobre lo mismo, sin atreverse a mezclar conceptos aparentemente dispares.
    Curiosearé el blog que comentas. Estoy hambrienta de enfoques nuevos en estos campos.

  2. Has conseguido cautivarme, voy a leerlo. Te contare. En este caso no me elige el a mi, sino yo a el. Quizá cuando lo termine invierta los términos.

    Un abrazo y gracias!

    José Luis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s