Blog de notas: el espacio interior y el gran secuestro

Hoy se estrena en España la película “Espacio interior” basada en la experiencia de secuestro del arquitecto Bosco Gutierrez  que ya analicé en un post anterior y que tantas veces he utilizado en cursos o charlas.

Espacio interior

Aunque conocía de su producción me he enterado de su estreno al leer una entrevista en la que el director y guionista explica como consiguieron que el propio Bosco aceptara una película sobre su experiencia cuando era reacio pues ya la ha contado numerosas veces (la puedes encontrar en Youtube, por ejemplo) o existe un libro reciente sobre ella.

“Fue todo un reto” – explica Kai Parlange  el director – “Yo había hecho unos vídeos de publicidad con él y un día me contó su historia. Esa historia me cambió. Era la historia de un hombre que renacía, que salía de una situación límite.”

Así que aunque se cambia la identidad (nombre) de los personajes la historia es fiel a la experiencia de Bosco Gutierrez que acabó colaborando y supervisando la historia.

Espero que la película sirva para difundir una historia que tiene que ver con la resiliencia. Pero antes de que Iñigo Martínez de Manjodana piense que he vuelto a la idolatría de los XXL de la resiliencia tengo que aclarar dos cosas.

1. La resiliencia de Bosco (en la película Laszlo) no estriba en resistir un secuestro. Eso es resistencia, fuerza o tener una familia rica. La verdadera resiliencia de este personaje (el ficticio y el real) estriba en haber entrado en un proceso de agonía psíquica, abandonándose a la muerte (por el sentimiento de culpa de haber dado información sobre su propia familia) y sin embargo renacer anímicamente gracias a un movimiento interno sorprendente que te adelanto pero no revelo en el siguiente fotograma.

2. Gracias a Dios es altamente improbable que tengamos que vivir una experiencia como la de Bosco-Laszlo. Pero, si la vida no nos sorprende acabándose de golpe, es seguro que vamos a vivir un “gran secuestro”. Porque cuando las facultades (se nota que ya tengo 53 añitos) se van yendo estamos abocados a la dependencia. Y poco a poco experimentaremos que ya no decidimos nosotros; que dependemos de nuestra pareja, o nuestros hijos o familiares o, espero que no, de profesionales. Y no debe ser nada fácil. Al menos para mí no. La vida, que es puñeteramente lista, ha dispuesto lo más difícil para el final.

Por eso te invito a que si ves esta película no la veas como un ejemplo de gran adversidad sino como una lección para lo que, si todo va bien, te puede esperar. Porque te aseguro que las estrategias que el usó te permitirían renacer cada día.

No importa que el fuera un hombre religioso. No te quedes en eso.

Bosco demostró tener un “yo flexible” y un espacio interior más grande que el zulo en el que fue encerrado.

2 Comments

  1. Esta nueva luz que le das al concepto de resiliencia y sobre todo a los procesos que la desencadena me encanta. Además separarlos de resistencia, superación, rehabilitación… (también fundamentales en el proceso vital) me ayuda a cada vez más a reencontrame con el padigma aplicado ya que a veces se nos va mucho la olla. La pongo en tareas pendientes. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s