Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 enero 2015

Una reflexión necesaria para los educadores que trabajan con menores y familias.

Educador de menores

what

Últimamente he escuchado a educadores/as hablar del wathsapp como una herramienta muy útil para contactar con las familias, para avisar a los menores, para informar al equipo, etc, pero pronto vemos que es mucho más que eso. Se trata más bien de un nuevo espacio de relación, de muchísima entidad y en el que además pueden operar nuevos modos de relacionarse.

Hace unas semanas tuvimos que “expulsar” del centro temporalmente a Lorena, una adolescente que demasiadas veces estaba faltando el respeto a compañeros y educadores/as. El objetivo educativo buscaba que en la distancia se diese cuenta de lo poco que estaba valorando el recurso que se le había ofrecido. A los días, cuando regresó y hablé con ella, me di cuenta que la distancia física que pretendíamos había sido real (no se había visto con nadie del centro), pero no así la relación virtual. Lorena desde su necesidad…

Ver la entrada original 832 palabras más

Read Full Post »

Mi obsesión patológica por encontrar libros interesantes, que no tengo tiempo de leer, me lleva a preguntar a amigos o amigas que sé que comparten esta neurosis ¿qué has leído últimamente o qué estás leyendo?

Así que cómo seguro que no soy el único que tiene este problema voy a compartir los libros que están en mi mesilla de noche. Mesilla de noche, claro está, virtual pues algunos están en mi smartphone o tablet, otros en cualquier rincón de mi casa y otros ni siquiera los he podido comprar todavía.

Esto último es lo que pasa con el ya anunciado pero no distribuido todavía, al menos en Valencia, de los chicos de ADDIMA  (José Luis Rubio y Gema Puig) en la editorial GEDISA

Un libro que hay que leer, sí o sí, si te interesa esto de la resiliencia. En la web de la editorial se puede leer el índice y ya sólo por los títulos de los capítulos habría que felicitarles.

A 469

COMO SENTIMOS. SOBRE LO QUE LA NEUROCIENCIA PUEDE Y NO PUEDE DECIRNOS ACERCA DE NUESTRAS EMOCIONES

de Giovanni Frazzeto en Ed. Anagrama

Mi smartphone de gran pantalla dice que llevo leido un 7%. Y de momento estoy disfrutando. Muy fácil de leer.

TERAPIA CENTRADA EN LA COMPASIÓN. Características distintivas

Para re-explorar la naturaleza humana

TERAPIA CENTRADA EN LA COMPASIÓN. Características distintivas.

Paul Gilbert.

Descleé De Brouwer

dar y recibir-adam grant-9788498753448DAR Y RECIBIR

Adam Grant

Ediciones Gestión 2000

Todo lo que trate el equilibrio entre dar y recibir me interesa. Y este libro tiene citas elogiosas de 7 autores que me gustan

PEQUEÑAS APUESTAS

de Peter Sims también

en Edición GESTIÓN 2000

Un libro citado en DECÍDETE de los hermanos HEATH

Como no hay mayor RELACIÓN DE AYUDA más intensa que la RELACIÓN DE PAREJA , dos libros de dos expertos (dicen)

Libro ebook ¿Qué hace que el amor perdure?, John Gottman, Nan Silver

Y algún día habrá que comprar un Siegel más

Disciplina sin lágrimas.

Read Full Post »

Aunque este es un humilde blog con un modesto número de visitas (y últimamente menos pues no lo alimento como Dios manda alimentar un blog) las estadísticas dicen que algunas personas despistada de México pasan a veces por él.

Así que les dejó el link (www.seminarioconoser.com) de un interesantísimo Seminario que se va a celebrar en México D.F. el próximo mes de febrero.

Me envía la información Milly Cohen quien podéis conocer de este blog pues en él hay posts, comentarios y vídeos suyos.

Read Full Post »

En la vida cotidiana muchas veces nos la complicamos abordando problemas sencillos como si fueran complejos. Pero en la Administración somos especialistas en justo lo contrario: en abordar problemas complejos con estrategias sencillas.

Probablemente no es por falta de lucidez sino por falta de recursos lo que nos lleva a aplicar para todos los casos las únicas herramientas que tenemos. Aquello de que si sólo tengo un martillo acabaré clavando tornillos.

Aparentemente en protección de menores hay casos más claros que otros como por ejemplo aquellos en que presunta o evidentemente hay un maltrato físico.

En el centro donde trabajo tenemos experiencia en recibir a menores que han sido golpeados o golpeadas por su padre, madre o ambos sin que necesariamente haya otros indicadores de desprotección.

Un problema aparentemente sencillo para el que la mayoría de la gente no dudará en defender una medida de protección rápida, contundente y de separación respecto de la persona agresora. Como es algo intolerable no se puede tolerar, valga la redundancia, se corta por lo sano y solucionado el problema.

Desde este punto de vista tenemos en España dos herramientas legales que nos facilitan dicha solución. En el ámbito civil, la tutela automática adoptada por la entidad pública competente en la materia (en la actualidad las comunidades autónomas) y en el ámbito penal la orden judicial de alejamiento o comunicación.

Sin embargo voy a compartir algunos casos actuales o pasados que me hacen pensar que quizá estemos usando martillos para clavar tornillos o destornilladores para clavar clavos.

(Los nombres, edades y sexos no corresponden necesariamente con la realidad)

JORGE. 12 años.

Manifestó en su día ante la policía que su madre le pegaba habitualmente y que, como llegaba tarde, era probable que lo hiciera otra vez por lo que no quería volver a casa. La madre compareció ante la justicia pero no se le impuso ninguna medida provisional. Jorge quedó  en el centro puesto que en un principio mantuvo que no quería volver.

La madre, que expresó los problemas continuos de comportamiento de su hijo, no quiso hacerse cargo de él de nuevo, ni llamarlo o visitarlo.Tras unos días tuvo que ser tutelado pues por lo anterior no tenía con quien vivir a pesar de que él empezó a echar de menos estar en su casa.
En la actualidad , dos meses después, su madre sólo le ha visitado una vez y sólo ha hablado con él si este le ha llamado. Le sigue reprochando la denuncia y su comportamiento.

Jorge se está haciendo a la idea de tener que vivir en un centro hasta los 18 años.

AGUSTIN. 11 años.

Los padres llaman a la policía porque el niño pierde los nervios, una vez más, cuando le frustran un deseo. La policía, como en otras ocasiones anteriores pues no es la primera vez que ocurre, se va cuando la tensión desaparece y los padres deciden acudir a urgencias para que reciba tratamiento farmacológico y en la exploración del menor se aprecia un mordisco en el brazo y señales en el cuello. Los padres reconocen haber forcejeado con él y el menor reconoce haber perdido el control, haber destrozado el teléfono de la casa y haberle lanzado objetos a sus padres.

La jueza aprecia una situación de desamparo y a.los pocos días, en juicio rápido y habiendo oído al menor, que sigue reconociendo su conducta desproporcionada, sentencia con una pequeña indemnización al menor, unos días de servicios en beneficio a la comunidad pero mantiene una orden de alejamiento y comunicación  con su hijo por 6 meses.

El menor quiere volver y los padres desean recuperar a su hijo a pesar de sentirse desbordados por su comportamiento que además solo ocurre con ellos y no en otros ámbitos convivenciales.

Agustín está ya tutelado por la administración pero no se puede iniciar una intervención familiar hasta que no se consiga que el juzgado encargado de la ejecución de la sentencia autorice la comunicación y contactos puntuales entre padres e hijo. Es posible que pasen semanas antes de ello si es que se consigue.

ROSA MARIA. 12 años.

Las señales de los golpes de su padre son evidentes. Aunque ella expresa una realidad familiar satisfactoria con su madre, su hermana y ningún otro problema con su padre excepto cuando éste recurre al cinturón para castigarle.

Dice que su madre recrimina a su padre cuando hace esto y ella reconoce ser muy caprichosa y conseguir de sus padres casi todo lo que quiere. El juzgado impone al padre una orden de alejamiento. Se trabaja en la hipótesis de un cese de tutela con garantías de seguridad suficiente para la menor. Ha tenido que pasar las fiestas navideñas en casa de unos familiares y ha tenido que cambiar de colegio al seguir en el centro.

Estos casos y otros parecidos me llevan a pensar que estamos muy lejos en este país de otros sistemas y programas que existen en el mundo para garantizar la seguridad física de un menor sin tener que separarlo de la familia con la que él o ella quieren estar a pesar de ser golpeados en alguna ocasión.

Deberíamos ser capaces de colocar un escudo para parar los golpes sin que por ello el chaval o chavala tenga que perder también lo mucho o poco de bueno que si puedan recibir en su entorno familiar.

Pero sinceramente no vislumbro la forma en que las interferencias entre la protección de menores y la justicia dejen de despegar a los niños que son pegados provocando en algunos casos (no siempre) más daño que los.propios golpes. La demanda de muchos de estos niños y niñas es “ayudadme a que mi padre o mi madre no me pegue” Que no es lo mismo que “no quiero vivir con mi padre o mi madre”. Como diría Alejandro Sanz: No es lo mismo.

Puede parecer un post escrito con el cerebro pero lo he escrito con las tripas. Me gustaría reunir a un buen montón de jueces y decirles que castiguen el delito pero sin golpear más a la víctima. En el salón de al lado a un montón de políticos para decirles:”por favor pongan el dinero en los temas verdaderamente importantes” Y en uno más allá, a un montón de interventores sociales como yo para decirles: “¡Comámonos un poco más la cabeza y mojémonos un poquito más”

Y no lo digo porque yo esté en la verdad ni lo haga bien. Todo lo contrario. Porque sé que no es un tema sencillo y porque tengo dudas de si lo he hecho como debía es por lo que comparto este dolor.

Gracias a Dios después de redactar el primer borrador he podido disfrutar de la conferencia que Iñigo Martínez de Manjodana dio en unas jornadas en Canarias recientemente y que es para mí un paradigma de lo que debe ser el planteamiento para trabajar la resiliencia familiar desde o para la resiliencia. Con su permiso os dejo el vídeo.

 

 

 

 

Read Full Post »