Cruzando el umbral digital (I) ¿Nuevas pantallas o nuevas puertas?

The Technological Post; Mayo 2015

“La empresa Emotional Networking ha anunciado la inminente puesta a la venta de un dispositivo asociado al ordenador personal con el fin de que éste detecte el estado emocional del usuario o usuaria y, en su caso, bloquee, sin el consentimiento de éste o ésta, algunas funciones del sistema, especialmente las relacionadas con el acceso a Internet.

De esta manera si la persona, conectada al dispositivo mediante electrodos adheridos a uno de sus dedos o muñeca, presenta valores fisiológicos indicativos de una alteración emocional muy significativa, cuando intente enviar un correo electrónico, publicar un comentario en Facebook, Google Plus, etc o cualquier tipo de envío de datos u orden de compra, el sistema bloqueará el mismo y, opcionalmente, apagará el ordenador. En todo caso lo único que podrá hacer la persona conectada al dispositivo es esperar a que sus variables fisiológicas bajen a valores normales y permanezcan en los mismos en un tiempo mínimo de 10 minutos. Sólo entonces el puntero del ratón o la tecla Intro podrán realizar la acción de envío de datos”

El dispositivo, que consta simplemente del cable USB-Sensores de Biofeedback y del software necesario, una vez instalado modifica el sistema operativo del ordenador de forma que no pueda ser eliminado a excepción de conocimientos avanzados de informática. A partir de la instalación el ordenador sólo se encenderá si detecta variables fisiológicas como el pulso o la conductividad de la piel.

Gary Eagleman, Vicepresidente de Emotional Networking, reconoció en la presentación del dispositivo, que se comercializará como “Internet Key”, que la idea para su desarrollo fue casual. Hace unos meses recibieron el encargo de una Asociación de Sexología de desarrollar un dispositivo para que los adictos a la pornografía pudieran usar internet en una fase avanzada de su proceso de rehabilitación. El dispositivo debía bloquear el acceso a internet cuando detectara la excitación del paciente.

Sin embargo cuando el sistema ya estaba en fase avanzada de prueba su principal desarrollador, Steve Gate, tuvo una discusión con el responsable del proyecto y, en un calentón, publicó un comentario en Facebook en el que arremetía contra él haciendo una mención desafortunada a su raza. En los días siguientes recibió miles de comentarios y emails recriminándole su comentario, insultándole o amenazándole. La empresa, que podía haber solucionado el conflicto interno sin mayor dificultad, se vio, sin embargo, obligada a prescindir de sus servicios por una cuestión de imagen. Paradójicamente el creador de un software para no excitarse fue víctima de su propia excitación aunque fuera de otra naturaleza.

A raíz de esta experiencia Emotional Networking decidió desarrollar el nuevo proyecto en una filosofía más amplia. Proteger a las personas de la influencia de lo que ocurre en Internet no se limita a protegerle de lo que puede ver en la red sino también de lo que puede hacer o expresar en ella.

Eagleman ha anunciado que en los próximos meses estará lista la versión para Android. Finalizó la presentación bromeando que siempre se podrá conectar el electrodo a nuestro gato o perro pero recordó que los animales también se alteran  y que además habrá que depilarles”

La noticia que acabas de leer no es verdadera. No puedo afirmar que no exista algún dispositivo semejante o parecido pero yo lo desconozco. Pero lo que sí puedo afirmar es que me la he inventado.

Con este pequeño artificio narrativo sólo pretendo introducir una idea: el acceso a Internet y las nuevas tecnologías de comunicación no son ya una simple y potente herramienta de acceso a la información, la cual, como toda información, puede ser más o menos beneficiosa para el receptor de la misma. Las redes sociales, WhatsApp, los SMS, el correo electrónico… lo han convertido también en un modo de información sobre mí al mundo entero. Para lo bueno pero también para lo malo.

Además no es sólo un escaparate donde me doy a conocer (a veces intencionadamente y a veces sin intención) sino un espacio donde se producen verdaderas interacciones humanas con todas sus consecuencias. Y no me refiero a las ya habituales anécdotas como enviar un whatsapp a la persona equivocada, o decir que estoy en un lugar cuando mi móvil dice que estoy en otro; o ser invitado a dar un curso o charla por gente que no me conoce en persona; etc. Me refiero a cosas mucho más dramáticas como ser acosado, abusado, robado, despedido o insultado por algo que he dicho, he hecho, o se cuenta de mi en Internet. Justo esta mañana he escuchado que en Bangladesh un bloguero ha sido asesinado a machetazos de cuatro individuos por mantener una posición crítica frente al yihadismo.

Y si la premisa es válida (Internet, el ciberespacio, el mundo virtual o cómo queramos llamarlo es un escenario donde los humanos interactuamos los unos con los otros) ¿no deberíamos profundizar en cómo son las relaciones humanas en la comunicación digital? ¿siguen las mismas reglas y tienen los mismos efectos que las relaciones cara a cara o las relaciones presenciales?

Parece evidente que nadie se comporta exactamente igual en su ámbito doméstico que en el ámbito público. A todos nos han enseñado a adaptar nuestro comportamiento, en mayor o menor medida, al contexto o entorno en el que nos encontramos. Todos los padres y madres advertimos a nuestros hijos de ciertas cosas que pueden pasarles fuera de casa y como evitarlas o actuar ante ellas.

Pero ¿nos han enseñado lo mismo sobre el comportamiento humano en el terreno digital? A mi, al menos, no (excepto a poner buenas contraseñas y protegerme de piratas y hackers) Es, ahora a mis 54 añitos, cuando me voy dando cuenta de que las relaciones humanas en Internet también son humanas pero no exactamente iguales. Y que las consecuencias de mis acciones en la red no las puedo medir con los mismos parámetros que en casa, en la calle, en el trabajo… Cada vez que cruzo más allá del umbral digital pueden pasar cosas distintas a las situaciones equivalentes en la parta del más acá.

Y como intuyo que el tema tiene muchas ramas sirva este post para introducir una posible serie en la que de momento se me ocurre…:

– ¿Tiene sentido seguir hablando de real-virtual? ¿no puede llevarnos esto a confusión?

– ¿Que cambia en el mundo digital para que no podamos usar ciertas referencias sobre el comportamiento social habitual?

– ¿Qué consecuencias tiene todo esto para la educación de las nuevas generaciones? ¿Deberemos ir más allá del simple vigilar el tiempo en Internet y lo que ven nuestros hijos?

– ¿Cómo funcionan las emociones en la red? Y si en las interacciones humanas las palabras son “trozos de afecto que a veces llevan algo de información” (Boris Cyrulnik) ¿ocurre lo mismo en Internet?

– ¿Cómo afecta la red a nuestra reputación?

– ¿Ha quedado obsoleta la frase, también de Cyrulnik, de que “cultura es aquello que cambia cada 10 años y cada 10 kilómetros“?

– ¿Qué implicaciones tiene todo lo anterior para la relación de ayuda en la red?

Iremos pensando.

EPILOGO

Son las 21´30. La tele está puesta y acaban de dar la noticia de la detención de las dos personas que imprimieron y repartieron por los buzones de Casarrubueloslas (Madrid) conversaciones de WhatsApp de un grupo de profesores del colegio Tomé y Orgaz que provocó, entre otras cosas, la indignación de los padres y la destitución de la directora. Se les imputa un delito de revelación de secretos y les pueden imponer una pena de 1 a 4 años de cárcel.

No entraré a discutir si una conversación en un grupo de WhatsApps es un secreto o si la cosa tiene más o menos importancia. Lo que sé es que mucho de lo que se dijo en ese grupo quedará en Internet por los siglos de los siglos.

No diré “¡Así sea!” pero sí “¡Así es!

2 Comments

  1. Chapeau¡¡¡
    Excelente artículo y totalmente de acuerdo en que plantea líneas de investigación y debate, interesantísimas…Gracias por estimularnos a pensar¡¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s