Microcasos (5)

 

El microcaso más corto que he escrito pero que hubiera preferido no escribir nunca porque quizá no me lo he inventado

Cuando tenía cuatro años sus padres le pegaban si no robaba. A los nueve sus padres adoptivos le pegaban por hacerlo.

 
 
En clase

Cuando la tecnología, las autoridades y los padres lo permitieron, el primer día del curso se transferían a los cerebros de los alumnos y alumnas todos los contenidos de todas las asignaturas, de forma que el segundo día de clase ya los tenían en sus mentes. Muchas y muchos profesores no supieron qué hacer el resto del curso.

Pero pronto resurgieron los maestros y maestras.

 

Maldita creatividad

Se le veía serio y concentrado. Su cabeza era una orgía de ideas interesantes y sugerentes.

De repente sus ojos se abrieron como platos y exclamó: ¡Eureka! ¡Ya no las tengo!

Y siguió recogiendo la ropa y doblándola con cara relajada y sonriente.

 

El segundo golpe

En una clase de una universidad, mientras la clase trabajaba en grupos, un alumno se acercó a la profesora:

No he entendido bien lo de la resiliencia, me lo podría explicar…

Ésta se quedó pensativa por un momento y de repente se levantó, cogió sus cosas y dirigiéndose al alumno gritó:

¡Eres un estúpido! ¿Cómo puedes no entenderlo? ¡Es imposible que apruebe la carrera un zoquete como tú! ¡Ni se os ocurra juntaros para un trabajo con este macaco!

Toda la clase levantó la cabeza y quedó atónita viendo como la profesora, con aire despechado, pasaba al lado de su compañero y salia de clase. Tras el desconcierto inicial el alumno salió tras ella y la alcanzó en el pasillo. Antes de que él dijera nada ella, con semblante sereno, le dijo:

-Si consigues sobreponerte a este golpe sabrás lo que es la resiliencia-

El alumno comprendió y sonriendo dijo:

-¡Ya le he hecho! ¡Si ha sido una broma para que yo, entonces no…!

La profesora le interrumpió:

-No me refiero al primer golpe. Me refiero al segundo golpe-

-¿Que segundo golpe?

-El que te espera cuando vuelvas a entrar en clase y cuando el incidente se comente por toda la facultad.

Y mientras se daba la vuelta añadió:

-Ven a verme a mi despacho en un mes y me cuentas.
 
 

La vida ante sus ojos

Aquella persona desarrolló increíblemente su capacidad de atención plena a sus emociones y pensamientos.

Murió atropellada al saltarse un semáforo.

Resultado de imagen de semaforo

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s