Post-ecillo. Resiliencia: el informe de la minoría. Alterando datos.

Los post-ecillos suelen ser el resultado de un impulso. Peo este lo es de una frustración.  Llevo la idea de este post desde hace semanas pero cada vez que intento desarrollarlo acabo enredándome y lo desvirtúo o acabo en otro sitio. Voy a intentar que la brevedad me sirva para domarlo. El Encantador de perros me ha enseñado que un toque suave, pero firme y oportuno es lo más eficaz para reconducir la actitud de mi perro.

El eje principal del relato corto de Philip K. Dick “The minority report“, y de la película del mismo nombre, es la existencia de tres humanos con poderes de precognición que son empleados para predecir crímenes inminentes y detener y castigar a los autores antes de que los cometan.

Resultado de imagen de minority report

El criterio para dar por válida una precognición es que al menos la tengan dos de los tres precog. Un procesador conectado a sus cerebros avisa de un crimen cuando éste ha sido visualizado por dos de ellos y por lo tanto siempre se desprecia el informe de la minoría, sea positivo o negativo.

Todo lo contrario de lo que hicieron Werner y Smith en su famoso estudio y artículo que supuso el salto del concepto resiliencia a las ciencias sociales. En lugar de descartar el informe de la minoría (el tercio de niños vulnerables que sin ayuda sistemática llegaron a ser adultos sanos y socialmente adaptados) tuvieron el acierto de hacer caso al informe de la minoría. Una genialidad que nunca podremos acabar de agradecer.

Pero de ahí a pensar que la resiliencia es el informe de la mayoría va un trecho. Y me temo que, sin maldad por parte de unos y por insensatez u oportunismo de otros, se está difundiendo la resiliencia como si fuera un fenómeno normal. Creo que es fundamental parar esta, a mi entender, locura.

Aunque desvele parte del final del relato o de la película debo añadir que la trama se basa en que una persona con poder de acceso al sistema de los precog, teniendo intención de cometer un asesinato, borra la precognición de uno de los dos que la han tenido de forma que su crimen pasa a ser el informe de la minoría y, por tanto, a descartarse.

Me temo que gracias a la puesta de moda de la resiliencia, y la ola de positivismo descontrolado en la que estamos, hemos rebajado el dato de los dos tercios de las personas que, sin ayuda, no vuelven a levantar cabeza tras una desgracia.

Cómo ahora se vende que uno puede resistir y rehacerse si le sale de las narices, ya no hay víctimas ni personas desafortunadas (sólo idiotas). Y si no hay víctimas no hay verdugos. Hemos borrado así parte de la precognición de las secuelas del maltrato; de los dramas que una sociedad injusta provoca; de los cambios estructurales y relacionales que necesitaríamos…

Prácticamente termino afirmando y defendiendo que la resiliencia, mi admirada resiliencia, es el informe de la minoría y no de la mayoría.

Me fastidia mucho tener que decir lo anterior porque creo que también hay quienes usan el informe de la mayoría para su propio beneficio y que existe un mercado de la desgracia (podría ejemplificarlo pero me desviaría). Pero ni una cosa ni la otra.

El informe de la minoría no es simplemente asombroso, desconcertante, esperanzador. Es muy útil. Muchísimo. Y probablemente los avances sociales siempre han empezado por el informe de una minoría.

Tampoco es difícil encontrar ejemplos en los que se evidencia que una mala gestión de la mayoría de la dignidad de una minoría puede llevar a que se inviertan las tornas.

A modo simplemente de ejemplo (me desviaría si lo analizo): muchos aseguran que el sentimiento independentista en España, en principio minoritario, ha crecido en función de la respuesta desafortunada del gobierno elegido por la mayoría. Y otros piensan, y es compatible con lo anterior, que los lideres del independentismo están tensando el conflicto para conseguir dejar de ser minoría.

Concluyo: ignorar el informe de la resiliencia es un error de bulto. Pero alterar el informe de la mayoría puede ser perverso y contraproducente.

Queda analizar mejor la utilidad del informe de la minoría (pero me desviaría) de la resiliencia.

Creo que lo he logrado. Voy a publicarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s