Microcasos (7)

El arte de desconcertar

El discípulo le preguntó al maestro:

-¿Qué puedo decirle a alguien para ayudarle a ver las cosas de otra manera?

– ¿De qué manera? ¿Cómo las ves tú?- preguntó el maestro.

-¡No!… no… De la manera que le ayude a estar mejor.

-Quieres darle un nuevo punto de vista ¿pero no sabes cual?- volvió a preguntar el maestro.

El discípulo se sintió desconcertado:

-Sí… bueno… claro… visto así… quizá no sea posible.

-Déjame que te pregunte de nuevo- añadió el maestro- ¿ves esto igual que al principio?

-No, ya no.

-¿Te he dicho algo yo algo para que cambiaras tu punto de vista?

-No, maestro- y añadió con cara de entender- Usted sólo me ha hecho preguntas.

Resultado de imagen de preguntas

Preguntas que ayudan

– ¡Tengo que dejar de comer tanto! No sé si podré.

– Tanto… ¿qué?

– Tengo que dejar de comer tanto… pan. ¡Venga! ¡Hoy no lo compro!

Resultado de imagen de preguntas

Preguntas que relativizan

– ¡Estoy fatal!

– ¿Comparado con quién?

– Estoy…

Resultado de imagen de preguntas

Preguntas “bisturí”

-¡Este niño esta fatal! ¡No se le puede aguantar! Habría que ver si es necesaria la medicación

-¿Para quién?

Resultado de imagen de preguntas

La gran pregunta

-¡Dios mío!¡Este post es una mierda!

-¿Y?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s