Microcasos (8)

Fenix 2.0

Aquella noche varios animales del bosque vieron como un pájaro, huyendo de un lince, caía en la hoguera de unos campistas. Cuando todos lo dieron por muerto lo vieron resurgir en llamas. El buho exclamó:

-¡Es el ave Fenix! ¡El ave Fenix!

Pero mientras se restregaba por la arena para apagar el fuego el ave exclamó:

-¡Qué Fenix, ni qué Fenix!¡Soy una perdiz!

Pero al verse totalmente desplumado añadió:

-¡Bueno! En realidad soy la primera perdiz no voladora del mundo ¿Alguien me puede ayudar a excavar una madriguera antes de que vuelva el cabrón del gato?

 Resultado de imagen de ave fenix
Soberbia

La desaparición de los dinosaurios provocó una gran conmoción en la Asamblea General de los Seres Vivos. Así que algunos de sus miembros propusieron, para levantar la moral de los asociados, convocar el Primer Premio Resiliencia. Se pidió al Gabinete de la Creación que nombrara un jurado neutral.

Algunas especies estaban convencidas de ganar y especialmente, y dentro de los moluscos, las ostras. También dentro de las plantas había muy buenas candidaturas.

Sin embargo el jurado dio un veredicto sorprendente: el premio quedaba desierto. Su argumentación fue la siguiente:

“Sabéis que estamos preparando un nuevo ser, el humano, que dispondrá de muchas capacidades nuevas que le permitirán ver en vosotros metáforas maravillosas de la resiliencia.

Pero mientras tanto la perla de la ostra es sólo un pedrusco suave, una forma de adaptarse a  una invasión. Todos los concursantes sois increibles ejemplos de adaptación, pero no de resiliencia. Lo del cactus en el desierto es adaptación. La resiliencia la tendría si fuera capaz de sobreponerse a un mes de imprevistas lluvias torrenciales.

El concurso queda sin premio porque habéis olvidado que la resiliencia no es una cualidad particular de una especie. Es una característica de la vida. Por eso cuando se quema un bosque y queda calcinado, poco a poco, si se dan unas mínimas condiciones la vida volverá a desarrollarse. No será exactamente el mismo bosque pero surgirá otro bosque. La resiliencia es algo que ocurre o no. El resultado posible de un prodigioso duelo entre la vida y la muerte”.

 Resultado de imagen de reforestación natural

Resiliencia celestial

El angelillo se acercó a Dios y le preguntó si le podía dar un ejemplo de resiliencia. Dios le dijo que se diera un paseo por un hospital y que intentara adivinarlo el mismo. Cuando regresó el angelillo dijo:

– La  doctora Álvarez… su familia era muy humilde pero con tesón consiguió estudiar medicina y ha llegado a dirigir el hospital

-No – contestó Dios – eso es superación

-Vale… Pues el Señor Martínez… le detectaron un cáncer de…

-No – le interrumpió Dios – eso es curación

-¡Ya!… Pues la celadora de la planta de contagiosos… nunca se ha puesto enferma

-¡Eso es invulnerabilidad! – le dijo Dios con tono burlón

-El joven triste de la diálisis-

-Podría ser… pero no, de momento es sólo resignación

-No sé… ¡El guardia de seguridad! ¡Es enorme!

-Fortaleza – sonrió Dios

-¡Me rindo!

-¿Te acuerdas de la fisioterapeuta? Fue una de las mejores judokas del mundo. Cuando estaba a punto de poder ganar el campeonato mundial sufrió una gravísima lesión que le impidió participar. Hoy se siente feliz de ayudar a otras personas a volver a caminar.

-¡Pero a veces le he visto llorar cuando recuerda sus tiempos de gloria!- protestó el angel

-¿Y? – contestó Dios

Al angelillo le fastidiaba esa rara costumbre divina de contestar preguntando ¿y?

Pero ésta vez le sirvió para entender.

 

 

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s