Documentando: “Relaciones de resiliencia”

Este verano he visto en mi móvil o tablet varios documentales de los cuales tres han valido la pena. En este post voy a destripar uno de ellos. Al final te diré cuáles han sido los otros dos.

Se trata de un documental estrenado el año pasado y que se llama “The Bad Kids” (“Los malos chicos”). Yo lo vi, subtitulado, en la plataforma Netflix pero lo puedes encontrar e incluso descargar en Internet (puede que te cueste encontrar la copia subtitulada pero te aseguro que está. Yo ya la tengo en mi portátil)

Decide tú ahora si paras de leer ahora para verlo cuando puedas o si sigues adelante y ya lo verás o no.

El documental recoge escenas de la vida en un Instituto de EEUU (“Black Rock High School”) especializado en conseguir que alumnos y alumnas que han fracasado o abandonado los estudios sin graduarse o están en riesgo de ello (y por lo tanto sin poder acceder a estudios superiores) lo consigan.

vlcsnap-2017-08-26-21h20m22s318

El documental no explica su metodología sino que se limita a recoger distintas escenas de las interacciones humanas que se producen en este instituto situado en el desierto californiano de Mojave.

Lo que más me ha llamado la atención es que, a lo largo de sus 101 minutos, vemos muy diversos ejemplos de apoyo emocional y cómo el sentido último de todas las actuaciones del claustro de profesores y alumnos está perfectamente definido.

Empezaré por lo último. El objetivo único y para todos los alumnos y alumnas es obtener la graduación en secundaria que les permita el acceso a estudios superiores. Nada de rehabilitar delincuentes, o de intervenir con las familias o de…

Se parte de la idea de que el chaval o chavala que consigue graduarse aumenta exponencialmente sus posibilidades de integración social. Como se dice en una presentación dirigida a miembros de la comunidad local “los graduados de la Secundaria viven más, son menos propensos a ser padres prematuros, y más propensos a criar niños sanos y educados, a involucrarse en actividades cívicas como votar o hacer voluntariado”. A eso le llamo yo “coger el toro por los cuernos”.

El planteamiento no es: hagamos que los chavales o chavalas tengan más bienestar familiar y social para que puedan seguir estudiando sino ayudémosles a graduarse que así podrán acceder a mayor bienestar. Es más: el mensaje de la directora en muchas conversaciones con diferentes alumnos o alumnas podría resumirse, no literalmente, en “Tienes razón tu vida es una puta mierda, pero si te gradúas podrás salir adelante sin ese padre, madre, padrastro… que te está haciendo la vida imposible” 

Pero además, en ese pequeñísimo fragmento de la presentación se hace un interesantísimo diagnóstico del abandono escolar: “Los estudiantes se van – de los institutos – por varias razones. Pero la razón principal es que no tienen una relación personal con ningún adulto que se preocupe (por ellos)”. Y eso es justo lo que vamos a ver durante todo el documental: profesionales implicados e interesados en sus alumnos dejándose la piel por apoyarles emocionalmente y materialmente.

Ya sé que no se puede uno autoproclamar tutor de resiliencia de nadie. Pero al estar el objetivo tan claro la oferta es mucho más fácil: “Tú ven al instituto y nosotros te ayudamos a graduarte”. Algo así como “Mira el objetivo te parece inalcanzable pero si trepas por nosotros puedes llegar”.

Aparecen varios ejemplos de apoyo material: la directora ofreciendo leche por los pasillos a primera hora; yendo a recoger a un alumno a su casa; permitiéndole que acuda a clase con su bebé; u ofreciendo la posibilidad de comida en situaciones extremas, etc. No son grandes apoyos materiales pero sí parecen tener un valor importante de apoyo emocional (como me importas dejo lo que estoy haciendo y voy a recogerte con el coche a casa si hace falta)

vlcsnap-2017-08-26-21h03m44s683

Pero también el apoyo emocional se expresa directamente. La directora recibe y saluda a los alumnos y alumnas por la mañana; los profesores y profesoras abrazan y besan a los alumnos en momentos de alegría; y- como una alumna afirma- todos en el instituto saben que cuando te desmoronas vas a ser escuchado aunque sólo sea porque todos los alumnos y alumnas saben que todos tienen problemas parecidos. En un Instituto “al uso normal” tener una madre alcohólica puede ser una excepción difícil de llevar. En “Black Rock” nadie se va a escandalizar de ello.

vlcsnap-2017-08-28-20h44m37s995

Es cierto que todo esto puede ser el resultado de una directora carismática y nada más. Una directora que no dudara en compartir con una alumna su propia experiencia de sentirse rechazada por su padre si con ello consigue ayudarla.

vlcsnap-2017-08-28-20h49m28s692

Pero el documental da pistas de que hay un uso intencionado de estrategias colectivas. Señalaré las tres más evidentes.

  • La motivación para el graduado se refuerza con la celebración colectiva por cada alumno o alumna que lo consigue (cada uno lo hace en un tiempo distinto- algo también interesante de reflexionar) Y para ello basta algo tan sencillo como que el resto de los alumnos hacen el pasillo a la directora y al alumno o alumna que alcanza el objetivo. Sin descartar reconocimientos intermedios, como al alumno o alumna con mejor progresión temporal, etc.

vlcsnap-2017-08-26-21h15m53s432

  • La ausencia de castigos fundamentada en un argumento aplastante: en la vida laboral no te van a castigar cuando hagas algo mal. Directamente te tiran o te descuentan de la nómina. El instituto “Black Rock” no castiga, sólo expulsa sino hay más remedio. Eso sí. A la directora se le saltarán las lágrimas al hacerlo.
  • El programa para los profesores “Adopta un estudiante”. Que no te puedas implicar emocionalmente con todos los alumnos o alumnas suele llevar- la reflexión es mía- a que acabes no implicándote con ninguno o ninguna. Que tomes distancia. Es una manera normal de protegerte. Al fin y al cabo “Eres un o una profesional ¿no?”. Se intuye que el programa “Adopta un estudiante” es una forma de que cada profesor exprese su intención de implicarse especialmente con algún o algunos alumnos. Es una forma evidente de prevenir que un o una estudiante “no tenga ningún adulto en el instituto que se preocupe por él o por ella”.

Sólo me queda reconocer que este documental es una buena bala para disparar cuando alguien se empeña en que la resiliencia es una cualidad individual (lo que no quiere decir que no haya actitudes internas que la favorezcan). Si eres de los o las que cree que la resiliencia es un fenómeno que se da o no se da en función de que concurran ciertas condiciones este documental te puede interesar. Si piensas que el contexto y las relaciones interpersonales son esenciales para la resiliencia este documental te puede dar muchos ejemplos.

Y lo más divertido. No aparece en él ni una sola vez la palabra resiliencia.

Resultado de imagen de twinster

 

Lo prometido es deuda. También me ha gustado mucho el documental “Twinsters” sobre la  experiencia de una chica norteamericana adoptada en Corea que descubre que en Londres vive una chica nacida el mismo día en Corea y adoptada por un matrimonio francés y que son ¡idénticas!.

 

 

Y también Dis(Honesty) sobre los conocidos estudios del psicólogo social Dan Ariely.

Resultado de imagen de dishonesty ariely

Quizá den para otros posts.

5 Comments

  1. Gracias Javier. Mcuhas ideas sobre las que trabajar: importancia de acabar la secundaria, implicación del tutor, crear las condiciones de la resiliencia, el grupo como factor potenciardor del desarrollo de la resiliencia, ésta como un proceso y no un estado, aprendizaje en grupos de iguales, compartir experiencias….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s