Blog de notas: Un libro muy recomendable (para todo)

Tengo tantas ganas de recomendar un libro (yo soy así de freakie) que llevo días dándole vueltas a como encajarlo en la temática o el contexto del blog, porque de primeras nada tiene que ver con la relación de ayuda ni con la resiliencia.

Se me ocurre que la mejor forma de hacerlo es conectarlo con un tema que conozco bien: la protección de menores en España. Pero son tantos y tantos los ejemplos  de este campo, y en concreto de la dificultad de la toma de decisiones, que podría escribir no un post sino un libro entero. Y entonces la pereza se apodera de mí (soy un freakie vago)

Así que lo haré rápido y contundente: cuando el curso que viene vuelva a tener dos alumnos o alumnas de prácticas de psicología en el centro en el que trabajo les pediré que se lean este libro.

Como es posible que la protección de menores no sea un tema de tu interés te preguntaré si te interesaría saber:

¿Por qué en las tertulias y en los debates políticos nunca jamás han llegado a un acuerdo quienes partían de posiciones distintas?

¿Por qué es muy improbable que tu cambies de ideología o de creencias laicas o religiosas de manera rápida?

¿Por qué sin embargo es posible que si tienes una edad ya no pienses como hace 20 ó 30 años?

¿Por qué nos han “vendido cabras” y sin embargo no nos han mentido? ¿O por qué has comprado algo y a los pocos días te das cuenta de que te has equivocado y quizás sigas empeñado en defender tu compra?

¿Por qué todo el mundo quiere controlar la Educación y el contenido de los libros de texto?

¿Por qué has conseguido ayudar a alguien contándole una medio verdad?

¿Por qué un grupo pequeño puede imponerse a uno mucho más grande – como afirma Malcolm Gladwell en su libro “David y Goliat. Desvalidos, inadaptados y el arte de luchar contra gigantes”?

Etc, etc, etc…

Pues con la magnífica portada del libro que te recomiendo ya te podrías hacer una idea

Resultado de imagen de hector macdonald verdad

Como tendemos a simplificar para manejarnos en la incertidumbre de la complejidad de la vida solemos clasificar las informaciones y las afirmaciones en dos categorías: Verdad o Mentira. Pero la idea de que la primera está muchas veces (no siempre) compuesta -como el dado de la portada- por “verdades contrapuestas” nos abre un escenario totalmente distinto. Eso sí. Ese dado lo podemos usar para fines admirables o para fines deleznables.

Para acabar esta recomendación usaré un jueguecito del propio autor. Tras leer este párrafo intenta averiguar a qué periodo histórico se refiere:

Se desarrollaron importantes tecnologías, en especial en los ámbitos del transporte, la cubertería y la higiene personal. Floreció la democracia y aumentó en gran medida el número de personas que se incorporaron a sindicatos y que obtuvieron el derecho a voto. Creció la igualdad social. Mejoró la dieta de muchos pobres, lo que los hizo más fuertes y los puso más en forma. La mortalidad infantil disminuyó y la esperanza de vida aumentó. Se redujo el alcoholismo. Aumentó el número de puestos de trabajo disponibles, en especial para las mujeres, lo que abrió el camino de una igualdad de género superior.

Todas y cada una de las afirmaciones del párrafo son ciertas referidas a la Primera Guerra Mundial. No hay ni una sola mentira. Y sin embargo no sería muy ético considerarla como un hecho afortunado para la Humanidad.

En fin, que tengo el reto de escribir un post llamado “Verdades contrapuestas en protección de menores” pero como puede ser que no lo consiga o que me cueste semanas o meses vaya por delante la recomendación del libro.

Un libro del que podemos afirmar al mismo tiempo dos verdades contrapuestas:

“Es un libro que no cuenta nada que no sea obvio o que no hayas podido leer antes”

“Es un libro impresionante, que causa asombro o admiración”

Su editorial elegiría la segunda para promocionarlo. Y un enemigo del autor elegiría la primera. Y los dos dirían la verdad.

Hector Macdonald

 

 

5 Comments

  1. Felicitaciones, tus posts, tus ideas, sugerencias y referencias me parecen.muy.intresantes, innovadoras y en.muchas ocasiones desafiantes.

    Me voy a permitir hacerte una sugerencia, esperando no herir, ensenarte, ni menos pretender tener la razon. Y esto lo hago con.cautela y solo, pues lo que mencionare me resulta importante.

    Tu.ocupas el concepto AYUDAR. Para mi utilizar AYUDAR tiene sabor a mirar en menos a alguien, cualquiera que este o esta sea.

    Por esta razon he reemplazado.AYUDAR por APOYAR que me es algo mas suave.

    Mil disculpas. Hace ya tiempo pensaba escribirte y.me parecia pretencioso de mi.parte hacerlo.

    Como.soy, una entre tantas seguidoras fieles y despues de esta relacion.virtual me he llegado a ser bastante cercana. Para ser una seguidora fiel.siento.que debo.ser transparente y esto es lo que me ha llegado a senalarte lo que siento y pienso.respecto del.AYUDAR.

    Te o los seguire leyendo.de forma que : Hasta siempre ..

    1. Hola María Angélica. Tu sugerencia no sólo no me hiere sino que me honra viniendo de quien viene. Además tomo nota de ella para tenerla en cuenta. Te reconozco que para mí la palabra ayudar no tiene esa connotación que tu apuntas, pero si como tú me indicas para tí o para muchas otras personas puede tenerla la tendré en cuenta. De hecho el blog se subtitula “la relación de ayuda desde el fenómeno de la resiliencia” porque en España los textos académicos sobre esta temática la denominan así y yo me he subido al carro. También ocurre que al ser licenciado en Psicológia estoy más acostumbrado a frases, por ejemplo, como “ayudar a superar una fobia o una depresión” que “apoyar para superar una fobia o una depresión”. Sin embargo cuando me meto en las condiciones para la resiliencia nunca empleo “ayuda emocional” sino “apoyo emocional”. En fin, tomo noto de tu observación y la tendré en cuenta aunque no puedo descartar que los campos semánticos fuertemente arraigados en mi neurona sigan estando ahí por un tiempo. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s