Coleccionando momentos definitorios (3)… Tensión entre dos momentos y diseño de momentos desactivadores.

Me he registrado en la página TED Charlas y esto te permite dar un perfil para que la propia plataforma te recomiende charlas. Yo pensaba que eso sería avisarme de las nuevas que encajen con mis preferencias. Pero a los pocos días recibo un email en el que me recomienda una colgada en mayo de 2015. Se titula What I learned from 100 days of rejection” (“Lo que aprendí de 100 días de rechazo“) y es de un tal Jia Jiang, un jóven chino afincado en EEUU. El que sea de hace tres años tiene una indudable ventaja: ya tiene los subtitulos traducidos a más de 30 idiomas, entre ellos el castellano.

jiang

Cuando tengo ocasión la veo y me encuentro que Jiang cimienta su charla en la tensión constante en él entre dos momentos definitorios. Esos momentos que los hermanos Heath definen en su libro “The power of moments” y que intenté condensar en dos post anteriores (I y II) (por desgracia todavía no traducido y publicado en castellano).

En su libro se centran en los momentos definitorios (aquellos que influyen en el resto de la vida de la persona) positivos puesto que los negativos son en realidad lo que llamamos “momentos traumáticos” y no son el objeto de su libro.

Pues bien, Jia Jiang se refiere en esta charla a dos de estos momentos: uno negativo y otro positivo. Y, aunque no es la idea de esta colección de posts, quizá me interese esta vez más el negativo que el positivo. Los dos momentos le ocurrieron siendo un niño en China.

Cuando Jia tenía unos 14 años…  Bill Gates visitó mi ciudad, Beijing, China, para dar una conferencia, y entendí su mensaje. Me enamoré de ese tipo. Pensé, “Guau, ahora sé lo que quiero hacer”. Esa noche escribí una carta a mi familia diciéndoles: “Antes de cumplir los 25, construiré la empresa más grande del mundo, y esta empresa comprará Microsoft (…) Y no miento, realmente escribí la carta. Aquí la tengo.(Risas) No hace falta que la lean por completo. (Risas) Está mal escrita, pero de verdad que destaqué algunas palabras clave. [Basic – Windows – Microsoft]

Diapositiva1

Es un momento definitorio bastante común. Alguien ve a alguien haciendo algo y dice: ¡Ajá! ¡Yo también quiero hacer eso!. No tiene mucha enjundia. Excepto que a veces a las personas que trabajamos en lo social, y sobre todo a las instituciones en las que lo hacemos, se nos olvida que deberíamos ensanchar siempre el campo experiencial de las personas con las que trabajamos por muy absurdo que nos pueda parecer. Porque la clave para la motivación nunca está en el raciocinio sino en la experiencia.

Pero Jiang tenía un problema para llevar adelante su motivación. Otro momento definitorio, vivido cuando tenía 6 años, de sentido opuesto y que le dejó un fuerte miedo al rechazo.

Cuando tenía seis años, recibí regalos. Mi maestra de primer grado tuvo una idea brillante. Quería que recibiéramos regalos pero también que aprendiéramos a felicitarnos mutuamente. Por lo tanto, nos pidió a todos acercarnos delante de la clase para ver los regalos que nos compró y dejó en un rincón, y nos dijo que permaneciéramos allí de pie para felicitarnos unos a otros y al oír nuestro nombre que recogiéramos el regalo y nos fuéramos a sentar. Qué idea maravillosa, ¿verdad? ¿Qué podría salir mal? (Risas) Bueno, para empezar, éramos 40 alumnos y cada vez que escuché un nombre aplaudí y saludé con entusiasmo, hasta que quedaron 20, luego 10, 5 y 3. Y yo era uno de los últimos tres. Y nadie aplaudió. Bueno, para entonces, yo ya estaba llorando. Y la maestra se puso nerviosa. Dijo: “¿Puede alguno decir algo bonito sobre estas personas?” (Risas) “¿Nadie? Muy bien, tomen sus regalos y y siéntense. Así que si se comportan bien el año que viene, quizá les digan algo bonito”. (Risas) Como vuelvo a contarlo ahora, pueden darse cuenta de que recuerdo esto muy bien. (Risas) Pero no sé quién se sintió peor aquel día, si la maestra o yo. Debió haberse dado cuenta de que transformó una actividad colaborativa en una burla pública sufrida por tres niños de seis años que no les hizo ninguna gracia. Cuando vemos gente ridiculizada por la tele, es gracioso. Pero ese día no fue divertido en absoluto.

Así que, como el explica más detenidamente, se convirtió en un adulto impulsado por el deseo de ser un gran empresario (momento motivador de los 14 años) pero frenado constantemente por el niño de 6 años recordando el trauma del rechazo social.

Pero tan interesante o más que ver como la dinámica interna de una persona puede pivotar alrededor de dos momentos vitales concretos está la forma en que Jia Jiang consiguió superar la misma. Te lo explica con detalle en su charla y en su libro:

81mmXKWvDhL

Te adelanto que asumió la propuesta de durante 100 días conseguir un rechazo cada día (alguno de ellos son muy divertidos – al menos de leerlos). Además el adolescente de 14 años que había sido le ayudó y lo planteó como un Proyecto personal pero que registraría en un blog público.

Como psicólogo (light o de baja intensidad) que soy, además del hecho de que no es un método inventado sino vivido, alguna de las cosas que aprendió coleccionando rechazos me parecen de gran interés:

1.- Cuando la vergüenza te impulsa a salir corriendo tienes una alternativa: quedarte y explicarte.

2.- La magia de la pregunta “¿Por qué?. Llevo un tiempo leyendo sobre la curiosidad y sobre las ventajas de saber hacer preguntas en lugar de saber las respuestas. En el caso de Jian esta pregunta le servía para desactivar el fantasma del rechazo. Porque muchas veces detrás de un “No” no existe un rechazo sino una causa totalmente justificada  y lógica. La persona con miedo al rechazo atribuye a él cualquier negativa de otra persona, pero muchas veces sólo es su atribución, no la realidad. Se ve muy claramente en su charla:

Así que un día, me acerqué a la casa de un extraño con una flor en la mano, llamé a la puerta y pregunté: “¿Puedo plantar esta flor en su jardín?” (Risas) Y él dijo: “No”. Pero antes de marcharme, le pregunté: “¿Puedo preguntar por qué?” Y él dijo: “Bueno, tengo un perro que desentierra todo lo que planto y no quiero desperdiciar tu flor. Si sigues queriendo hacerlo, ve al otro lado de la calle y habla con Connie. Le encantan las flores”. (Risas) Y es lo que hice: fui allí y llamé a la puerta de Connie. Y ella estuvo muy feliz de verme. (Risas) Media hora más tarde, mi flor estaba en el jardín trasero de Connie.

4.- La magia de todas las preguntas para conectarme con la otra persona.

Algún día quizá consiga escribir sobre la curiosidad pero mientras tanto sólo anticipar: ¿quieres conectar con la gente? No les hables mucho de ti mismo o misma. Pregúntales por ellas, interésate sinceramente por lo suyo.

Pero por quinto y último lugar: Que con esta experiencia se comprueba la idea de los hermanos Heath de que, de algún modo, los momentos definitorios se pueden provocar. O mejor dicho, y en este caso, momentos que desactiven el momento traumático.

4 Comments

    1. Claro, Milly. Jiang no cuenta tanto una experiencia de rechazo tremendo como puede ser el rechazo por tu raza, tus creencias religiosas nideas, tu orientación sexual, etc….Pero me parece interesante como una sencilla experiencia escolar pueda tener un impacto (en este caso negativo) tan grande en una personalidad en desarrollo. Un abrazo.

  1. Hola Javier! Aún no lo he hecho en esta nueva etapa tuya y no quiero dejar de pasar más tiempo sin agradecerte tus escritos.. todos, todos me aportan algo nuevo, me hacen reflexionar, leer muchas de tus recomendaciones bibliográficas, escuchar las charlas y conocer gente que dicen, escriben cosas tan interesantes y útiles,( no sólo a nivel profesional, sino a también a nivel personal)…Mi curiosidad es mi motor para seguir aprendiendo y créeme, tú eres una de las personas que lo pone en marcha día a día con tus escritos…. por ello te doy las gracias..muchas gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s