Blog de notas: Certero post de Marta

Me permito rebloguear el post que acaba de publicar Marta Llauradó es su blog “urgènciaidiagnóstic” titulado “Acogimiento y adopción: ofrecimientos o demandas”. Lo encuentro tan certero que la mejor forma de respaldarlo es no añadir ni un punto ni una coma.

Lo que si me he permitido es traducirlo al castellano para que el idioma no sea un obstáculo para que llegue a más gente. Dejo la traducción tras el link al blog de Marta. Si te apetece comentar algo no dejes de hacerlo en su blog. Yo soy solo un difusor.

 

Les noticies aparegudes en els medis de comunicació en relació a l’acolliment familiar i de l’adopció, com a mesures de protecció d’infants declarats en situació de desemparament, poden confondre a la opinió publica i pervertir el sentit d’una o altra mesura. Una vegada obtinguda la meva idoneïtat com a persona acollidora, vaig fer dues coses: […]

a través de Acolliment i adopció: oferiments o demandes. — urgènciaidiagnòstic

TRADUCCIÓN

Las noticias aparecidas en los medios de comunicación en relación a la acogida familiar y de la adopción, como medidas de protección de niños declarados en situación de desamparo, pueden confundir a la opinión publica y pervertir el sentido de una u otra medida.

Una vez obtenida mi idoneidad como persona acogedora, hice dos cosas:

1- comunicarlo a mi entorno más cercano y advertirles de que no había lugar para la ansiedad. Nada de preguntas como: ¿sabes algo? te han dicho algo? Los centros llenos y ti no te dan ninguna … y

2- hacerme socia de una Asociación de Familias Acogedoras.

Entre ese momento y la asignación de un niño declarado en situación de desamparo, en la que se había determinado el acogimiento en familia de Urgencia como medida de protección, transcurrió un año y medio.

Lo que no hacía mi entorno lo hacía la Asociación: llama a la ICIF … .., debes insistir …., Ahora ha habido retiradas … ..

Al cabo de un año de la obtención de la idoneidad y por circunstancias familiares que no vienen al caso, pasé un día con un grupo de niños en acogimiento residencial y su educadora. Uno de ellos tenía 5 años y una discapacidad física, consecuencia del maltrato recibido por parte de los progenitores, y se encontraba a la espera de una familia acogedora (desconozco la modalidad).

Al día siguiente llamé a la ICIF y expuse la situación, al tiempo que me ofrecía como familia acogedora por aquel niño en concreto. La respuesta fue que ellos no tenían constancia de esta propuesta de acogimiento familiar y que, en cualquier caso, no estaban buscando niños para familias, sino familias para niños. Touché! Me hubiera comportado contrariamente a lo que había decidido en un principio: no ser una demandante?

Sorprendentemente, la misma ICIF argumentó lo contrario -Debes pensar que hay familias se espera de un niño en adopción desde hace mucho tiempo- cuando se me denegó la posibilidad de ser valorada como madre adoptiva del niño que acogí satisfactoriamente durante más de dos años.

Pensaba en esto después de leer en el diario La Vanguardia una noticia con el siguiente titular: Se abre el grifo de las adopciones

http://www.lavanguardia.com/encatala/20180207/44594804401/sobre-laixeta-de-ladopcio.html

Si el titular me resulta escabroso, la primera frase del artículo no se queda corta, con la reserva de que no son decenas sino cerca de un millar en Cataluña:

«La C y en M son la envidia de decenas de personas y parejas que sueñan tener su misma suerte.»

Los adoptantes están a la espera de que «les entreguen niños que a priori no sufren ninguna alteración de conducta u otras enfermedades y que aún no han cumplido los tres años.»

Más adelante el artículo dice textualmente: «la oferta anual en esta cartera de niños, que incluye tanto los de la” lista ordinaria “como los menores con” condiciones especiales “, no llega a los 70.»

El medios de comunicación crean opinión en los lectores y pueden hacer tanto bien como mal a una determinada causa, lo que se llama un arma de doble filo. La perversión comienza por el lenguaje y se completa cuando éste es interiorizado. La misma imagen que suscita el titular, niños retenidos en un depósito provisto de grifo que la Administración abre y cierra, para desesperación de los adoptantes potenciales, desvirtúa la adopción entendida como el que, en mi opinión, debería ser: un ofrecimiento .

Ni la misma Directora del ICAA, entrevistada en el mismo artículo, ni ninguna persona responsable de la Administración competente salió a matizar el titular.

Si planteamos la adopción en los términos que propone el artículo mencionado, como «oferta» y «cartera de niños» situamos a los padres adoptivos en la condición de demandantes y acabamos pensando que se están poniendo trabas a un derecho inexistente.

Con esto no quiero decir que la adopción de un niño no pueda satisfacer el deseo de una pareja o persona de ser padre o madre. Por supuesto! Pero tampoco se puede considerar como una modalidad de reproducción asistida. Son los niños quienes, dadas unas circunstancias previas que han determinado el desamparo, tienen la necesidad y el derecho a tener unas personas que les hagan de padres, y no al revés.

Nota adicional:

No he explicado por qué me hice de una Asociación de una manera tan inmediata. Pues, porque como familia acogedora monoparental me sentía en desigualdad de condiciones. Temía efectos de lo políticamente correcto que podía haber escondido en la premisa de que también las personas sin pareja estable podían ser valoradas como acogedores. El mismo miedo que podían tener las parejas homosexuales, igualmente incluidas. Casualidad o no, fui la última del grupo de aspirantes a ser acogedores que habíamos sido evaluados y declarados idóneos en la misma tanda, en la que se le asignó el acogimiento de un niño, cuando había sido la primera, con diferencia, al obtener la idoneidad.

Más adelante, mi hermano, por un lado, y el técnico que hizo el seguimiento de la acogida, por la otra, se delataron, inconscientemente, al pronunciar, más o menos, la misma frase: Tenía el mis dudas de que lo llegaras a hacer tan bien. Con cariño!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s