dquedwaaqbaj

No soy terapeuta infantil pero es indudable que trabajar en el Sistema de Protección te obliga a estar atento a todo aquello que se avance en ayudar a niños, niñas y adolescentes a superar experiencias traumáticas. ¡Y cuanto se ha avanzado en España en este sentido en los últimos años!

Así que bienvenida esta novedad editorial que Gedisa publica hoy. No conozco ni al autor ni el enfoque. Según la propia editorial  Víctor G. Carrión (Puerto Rico, 1963) es catedrático en la facultad de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford y del Hospital de Niños Lucile Packard. Ha publicado numerosos artículos en revistas especializadas y es cofundador del Youth Wellness en San Francisco. Su trabajo ha sido premiado por la Academia Americana de Psiquiatría para Niños y Adolescentes, la Fundación Americana para la Prevención del Suicidio o el Instituto Nacional de Salud Mental, entre otros.

Muchas veces cuando escucho o leo a los grandes profesionales que abordan en el día a día el acompañamiento terapéutico a niños y niñas que pasaron por situaciones sociofamiliares traumáticas siento un toque de tristeza por los niños, niñas y adolescentes que pasan por mi centro puesto que, aunque están en el mismo, siguen todavía muy cerca de las circunstancias traumáticas. Aún tienen que lidiar con muchos flecos de las mismas. Por eso los siguientes párrafos  (se puede acceder a las primeras páginas de las ediciones digitales) me llaman poderosamente la atención (las negritas son mías)

Mi nueva idea se basó en el hecho de comprender que estos niños no habían vivido traumas menores en su pasado lejano, sino que estaban continuamente expuestos a experiencias traumáticas estresantes y adversas a lo largo de todo su desarrollo infantil. A estos niños no les pasó algo malo la semana pasada o el año pasado, sino que estaban expuestos continuamente a violencia doméstica o en el entorno, a falta de recursos escolares, malnutrición, desempleo, inseguridad en el domicilio, hambre, duelos, todo ello entremezclado con otras situaciones traumáticas puntuales. Es decir, un enorme cúmulo de estresores que habían puesto muchas cargas en sus jóvenes vidas.

Trabajar con estos niños nos reveló, además, un terrible círculo vicioso de acontecimientos encadenados: cuanta más adversidad se sufre, más aumenta el riesgo de desarrollar aún mayor adversidad. El hecho de que los eventos traumáticos adversos continuos sean una forma de vida para muchos niños no suaviza sus historias, ni los efectos del trauma en ellos. Los cambios fisiológicos producidos por la situación de amenaza y por el miedo se mantienen en ellos. De hecho, son más dañinos. Un tratamiento efectivo debería tener unos objetivos específicos, ajustados a las experiencias del niño, debería ser flexible y tendría que proporcionar diferentes posibilidades y opciones dentro del armamento terapéutico.

El principal obstáculo a la hora de desarrollar este tratamiento está en la evitación o la dificultad para hablar de la experiencia traumática. La evitación es insidiosa, silenciosa, discreta y penetrante y la vemos en toda la sociedad: en las familias, en las clínicas, en los colegios y en los medios de comunicación. Muchos de nosotros, ante una tragedia, nos daríamos la vuelta antes que confrontarla, especialmente cuando tiene que ver con niños. Sí, exactamente ésa es la dinámica en la cual el TEPT crece y se desarrolla. Cuanto más sea ignorado el trauma, más potentes serán sus efectos. Lo contrario de la evitación es el acercamiento o la aproximación (el enfrentarse al problema). David Spiegel, psiquiatra de la Universidad de Stanford, una vez me dijo: «Cuando alguien se rompe un brazo va a urgencias; para tratar el brazo hay que tocarlo y va a doler, pero es la única manera de curar el brazo». Tenemos que acercarnos al problema, «tocarlo» y explorarlo para empezar el proceso de curación. 

Interesante ¿no?

2 comentarios en “Blog de notas: Un tal Carrión

  1. Sumamente interesanre.
    Aorovecho de agradecer la enorme informacion que nos RDGALAS tan frecuente, tan elaborado
    Para ni, como chilena, que no puedo acceder a lis libros q tu nos muestrss constituye, para un GRAN REGALO
    Te felicito, ademas por la velocidad de tus aprendizajes. MUCHAS GRACIAS y hasts pronto por esta via, miy pronto

    1. M. Angelica: Todo lo contrario. Tu eres un referente para muchos de los que nos hemos interesado por el tema de la resiliencia, la infancia y lo social. Sé que cuesta el renunciar al libro en edición impresa pero el formato digital tiene la ventaja de que no le afectan las fronteras. Me consta que una mayoría de los libros que menciono se pueden leer en una tablet, PC… Ya sé que no es lo mismo…. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s