Hubo una época en que, lo confieso, coleccionaba infancias. O mejor dicho: recuerdos de infancias. No recuerdos de mi infancia sino recuerdos de otros de sus infancias. Lo cual se traducía en comprar casi prácticamente todas la memorias o autobiografías que cayeran en mis manos.

Yo era un padre joven y mi interés estribaba en rastrear lo que a los ojos de las personas era considerado por ellas, ya adultas, la experiencia de una buena infancia y, de forma indirecta, la fortuna de unos «buenos padres» o, en su caso, lo contrario. Quizá porque yo tuve una buena experiencia de infancia aunque mis padres no eran los más expresivos afectivamente del mundo. Probablemente porque era el estàndard de la época. Así que pondré un ejemplo más claro de lo que quiero señalar.

En tiempos de la infancia del cómico americano Buster Keaton se empezaban a desarrollar las instituciones modernas de protección de menores y comenzaron a considerar que Buster era un posible niño explotado laboralmente por sus padres porque actuaba en el vodevil de los mismos y teniendo que simular caídas, tropezones y golpes de su padre para sacar la risa de los espectadores.

Buster

No sólo eso sino que la psicoanalista Alice Miller ha llegado a afirmar que la inhibición de la sonrisa de Buster Keaton en su películas se debía a un mecanismo de defensa por el hecho de haber sido un niño maltratado. Gran metedura de pata Sra. Miller.

En las memorias de Keaton el mismo explica claramente porque decidió no sonreír en escena y nada tiene que ver con un proceso inconsciente, todo lo contrario. Y por otra parte, nadie que lea las memorias del cómico puede pensar que tuvo la experiencia de ser maltratado. Todo lo contrario. Expresa el sentimiento de plenitud que le proporcionaba participar en le vida de sus padres siendo compañero de escena de los mismos. La sensación de reconocimiento paterno, además de su orgullo por su elasticidad (las memorias se llaman «Slapstick») no dejan ningún lugar a dudas.

slapstick

Posteriormente otros intereses y el libro digital, comprado y recolectado, me liberaron de acumular en papel libros de memorias. Pero me siguen intrigando las diferencias,  a veces brutales y a veces sutiles, entre el cuidado parental digámonos real u objetivable y la percepción afectiva de los propios hijos. En ocasiones parece que un diablillo travieso o hijo puta nos haya estado interpretando al oído todo las acciones de nuestros padres en relación a nosotros con tal de birlarnos la experiencia nuclear de sentirnos queridos.

Pero también Hollywood ha venido en mi auxilio llevando a la gran pantalla miles de historias reales interesantes. Como recientemente la primera parte de la vida del cantante Elton Jhon en la película «Rocketman».

rocketman

Si además, como es mi caso, eres admirador de su música no puedes dejar de verla. Pero aunque no sea así, y por el tema del que estamos hablando, también es recomendable. No voy a analizarla pues mis rarezas son mías pero sólo apuntaré esta pregunta: ¿Puede un padre frío, distante y hostil ser en otro contexto o con otros hijos un padre cariñoso e implicado? Parece ser que sí porque alguno de los hijos de otro matrimonio del padre de Elton han denunciado que la visión que se da del mismo no responde a la realidad. Creo que la película da las claves para entender que los dos «recuerdos de infancias» respecto de un mismo padre son compatibles,

Claro está que «Hollywood» puede distorsionar mucho las cosas, aunque en este proyecto estaba implicado el propio protagonista. Pero en todo caso no importa. Pronto tendremos la ocasión de conocer la versión del propio Elton. El próximo día 15 de octubre se publica en ingles «Me» y espero que en pocos meses después alguna editorial, aprovechando el tirón de la película, lo publique en castellano.

Me

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s