Programa Late motiv en Movistar. Emisión del 28/10/2019. Invitado: el periodista y reportero Jon Sistiaga. Motivo: presentación de la serie documental «ETA, El final del silencio»

descarga

Se proyecta un fragmento en que Ibon Etxezarreta, miembro arrepentido de ETA dialoga con Maixabel Lasa, viuda de juan María Jáuregui. Ibon formaba parte del comando de ETA que lo asesinó.

Al final de la entrevista Buenafuente comenta… «...Me hirvió un poco la sangre cuando este fin de semana el ministro Marlasca comparaba los años de ETA al conflicto catalán…» (si ves el fragmento es obvio que Andreu esperaba que Sistiaga dijera que la comparación era una barbaridad)

Pero su respuesta fue esta: «Bueno… creo que…no, no estuvo muy afortunado ¡Eh!… Pero cualquiera que tenga más o menos mis años y sea del País Vasco si que puede ver muchas similitudes de lo que está pasando en la calle con aquello que pasó que llamamos Kale Borroka, en la que muchos con 14 o 15 años nos vimos tentados a salir a… vamos queríamos que hubiera huelga para salir a una manifestación y para no ir luego al colegio…» 

Y añade:

«Al final una de las reflexiones que se hacen en este documental… es… joder, Ibon, tenemos la misma edad, los mismos años, 50 tacos, íbamos a las mismas fiestas, las mismas juergas, íbamos a las mismas txondas, a los mismos conciertos de Kortatu… ¿Por qué algunos sí y otros no? ¿Cuál era la diferencia?«

Y sentencia:

«La diferencia es que algunos se lo creyeron. Y algunos les hicieron creer que eran la vanguardia, que eran los gudaris, que eran la gente necesaria para conseguir un…final feliz… esa independencia… y al final…50 años después, 800 y picos muertos… ¡nada!»

Se podrá estar de acuerdo o no. Yo sólo destaco estas palabras entresacadas de su exposición:

…algunos les hicieron creer que eran….. la gente necesaria para…

Todos necesitamos sentirnos necesarios (la búsqueda de sentido). Y si hace falta nos inventaremos o compraremos un fin. Y algunas personas o instituciones utilizan o se aprovechan de esa necesidad. Quizá porque ellas mismas necesitan un fin. Y el contagio es imparable.

No cargo contra los creadores del relato, que además ni siquiera se reconocen como origen de la violencia. No es el objetivo del postecillo.

Sólo evidencio cómo necesitamos esperanza. La esperanza de que nuestra vida tenga sentido. La esperanza de ser necesario para alguien o para algo.

1569075686_680434_1569239232_noticia_fotograma
Cara a cara las ideas compradas a charlatanes se desvanecen

 

(Postecillo: 1. Poste pequeño 2. Dícese también del post de blog escrito como a traición, cuando se debería estar haciendo otra cosa pero no se puede dejar de escribirlo)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s