En los deportes con tanteo no podemos pensar sin más que los «puntos decisivos» son los «puntos ganadores».

Recientemente Rafa Nadal iba perdiendo 1-5 en el decisivo set frente a Medvedev y el jugador ruso tuvo un punto de partido (Match Point). Pero Nadal ganó ese punto, ganó el juego y… todos los siguientes hasta hacerse con el set y el partido. Es evidente que ese fue el punto decisivo del partido.

Cuando un libro capta mi atención por algo, pero no tengo ninguna referencia de él, es posible que luego le siga rondando y en algunos casos hay algo que decanta el partido (hacerme con él). De los tres que cito a continuación puedo recordar perfectamente el punto que hizo que lo comprara aunque sólo sea para acrecentar, de momento,  mi Tsundoku (la biblioteca de libros comprados y no leídos)

judo

«El campeón de judo con un solo brazo… y otros 49 superpoderes para convertirte en un héroe creativo» de Dominik Imseng (Editorial Gustavo Gili) me llamó la atención por su título y por su peculiar tipografía. Lo ojeé y lo hojeé y aparentemente sólo era una recopilación de anécdotas de distintos campos y épocas. Lo suficiente para descargar las primeras páginas pero no necesariamente para más.  Pero en su introducción leí:

«Este libro tiene un coautor secreto: Vickie, El vikingo, el protagonista de una serie de dibujos animados de la década de 1970 (…) Vickie es pequeño y miedoso. Sin embargo, consigue suplir esas carencias gracias a su inteligencia e ingenio. Sus astutas ideas siempre sacan de apuros a los habitantes de la aldea (…) Este libro es el resultado de mi fascinación por los héroes creativos, y recoge cincuenta superpoderes creativos que pueden ayudarnos a superar cualquier adversidad que se interponga entre nosotros y nuestros objetivos.»

Cuando Vickie, El vikingo se estrenó en España (1975) mi cerebro estaba recién colonizado por hormonas sexuales así que no fui un gran seguidor de la serie (si lo veía con agrado entre fantasía y fantasía). Pero mi fascinación por las soluciones creativas ha ido en aumento con el paso de los años. Así que esas líneas que te he copiado fueron el punto decisivo para comprar el libro. Sabiendo además que, a quienes nos encargan de vez en cuando hablar en público, tener una maleta de buenas historias nos viene de maravilla.

foto-mapa-metro

De momento a mí me ha servido para darme cuenta – ¡a mis 59 tacos! – de que los planos de los metros (suburbanos) no respetan la distancia real entre estaciones y que gracias a eso pueden representarse en una sola imagen. ¿Serías capaz de dibujar el plano de tus relaciones interpersonales? Pues has de saber que si quieres «conquistar» a una persona quizá no tengas modo de conseguir intimidad con ella fácilmente (pasar de O a 100 en un instante) pero quizá puedas hacerte conocer un poquito de una persona que sea íntima de aquella.

Esta tontería no la dice Imseng. La digo yo. Pero la historia de como un tipo solucionó la representación de las líneas del metro me sirve de metáfora para mis tonterías.

En todo caso es una delicia de libro con una tipografía llamativa, aunque quizá no muy funcional.

Puedes ver un vídeo de un minuto y medio (subtitulado) donde el autor te explica el sentido del contenido y del formato.

 

Vamos a por el segundo.

exito

No recuerdo qué me captó la atención de «Cómo educar personas de éxito» de Esther Wojcicki (Editorial Grjalbo). Quizá la portada de estilo desenfadado. Quizá la expresión «educar personas» en vez de «educar a tus hijos». Quizá el subtitulo «Lecciones simples para resultados espectaculares».

Pero antes de investigar sobre la autora veo en el índice y en el prólogo que ofrece un acrónimo TRICK («Truco») para proponer fomentar los siguientes valores: Confianza («Trust»), Respeto («Respect»), Independencia («Independence»), Colaboración («Collaboration»), Amabilidad («Kidness»)

La cosa coge un giro interesante: ¿De qué éxito habla esta señora? No propone trabajar la autoestima, ni la disciplina, ni la curiosidad,  ni siquiera la creatividad. ¿Qué pretende esta mujer? ¿Una persona DE éxito? ¿O en realidad está hablando de educar CON éxito a una persona? Empiezo a intuir que quizá para la Wojcicki lo segundo llevara casi seguro a lo primero.

Así que sigo investigando y descubro en internet el curriculum de esta señora. Aquí tiene su pequeña pero clarificadora reseña en castellano en Wikipedia.

esther

Descargo las primeras páginas. El prólogo lo escriben sus tres hijas, ya adultas y personas de éxito en sus respectivos campos (¡los resultados le avalan!). Y en él descubro este párrafo:

«Janet recuerda un día que estábamos haciendo cola en una tienda y el dependiente intentaba vendernos algo de calidad inferior y, por supuesto, tuvimos que preguntar por el encargado o amenazar con «denunciarlos a la Oficina para la Protección del consumidor de California». El mantra de nuestra madre siempre ha sido: «Si no dices lo que piensas ni protestas, …»

Me anticipé y pensé que iba a terminar con algo así como:

«…nunca serás tu misma» «…te pisotearán» o quizá «…luego te sentirás fatal»

Pero la frase no termina así sino que dice:

«…le ocurrirá lo mismo a otra persona»».

¡Zas! ¡Me conquistó!

Esta tipa no educaba en la «cultura del Yo». Educaba en la filosofía Ubuntu (Yo no puedo estar bien si los que me rodean no lo están también)

No necesito más. No sé si podré leerlo. Pero ¡al Tsundoku!

Y vamos a por el último

mama

Pero ¿cómo? ¿Javier recomendado una novela? Pero si apenas lee ficción.

Algo, por mi trabajo, me resultaba familiar en la frase del título. Así que leo la sinopsis:

«Cuando Reece, un niño de siete años, llega a casa de Cathy en régimen de acogida, ya ha pasado por otras cuatro familias. Ha sido expulsado de varios colegios por su comportamiento agresivo y alborotador.

Cathy quiere encontrar los motivos del alarmante comportamiento del niño, pero él no cuenta nada porque su madre le hizo jurar que guardaría el secreto. Cuando el trabajador social que lleva el caso de Reece recaba información para la vista final de la causa, encuentra cinco archivos sobre la familia. Tras leerlos, no puede creer que las autoridades no sacaran al niño de la casa siendo aún un bebé. Al enterarse Cathy del secreto más oscuro de la familia de Reece, el comportamiento del niño empieza a tener sentido de repente, y decide ayudarle a reconstruir su vida»

Una novela sobre protección de menores. Eso está claro. Interesante (soy masoquista). El problema es si la autora sabe de qué va el rollo. Investiguemos. Y… ¡Vaya por Dios! Te corto y pego fragmentos (de distintas fuentes en inglés) de lo que he descubierto:

Cathy Glass, autora superventas del Sunday Times y The New York Times

«Cathy Glass» es un seudónimo. La autora escribe con nombre ficticio debido al material sensible en el que se inspira.

Ella escribe sobre si misma: «…me convertí en acogedora, lo que es la principal inspiración de gran parte de mi escritura. He sido acogedora durante más de veinticinco años y soy lo que se conoce como una acogedora especializada, a veces llamada como acogedora de nivel 3. Esto es debido a mi experiencia y cualificación y significa que a menudo se me pide que cuide a niños con necesidades especiales o un comportamiento muy desafiante. Tengo un título en Educación y Psicología que obtuve como ya de adulta».

En los últimos 23 años, Glass ha acogido a más de 50 niños de 0 a 16 años. Debido al comportamiento desafiante y las necesidades especiales de muchos de estos niños, Glass generalmente solo acoge un niño a la vez. Algunos se han quedado por algunas noches o semanas mientras que otros por un año o dos.

En 2010, Glass publicó «Niños felices: El secreto para criar niños contentos y con buen comportamiento», basado en sus propias experiencias de acogida. En este libro plantea su  «técnica de las tres Rs» : Solicitar («Request»), Repetir («Repeat»), Tranquilizar («Reassure»).

Sólo te queda entrar en su web y ver todos los libros publicados en el Reino Unido por ella

Espero que entiendas por qué en mi Tsundoku también cabe esta «novela»

 

4 comentarios en “Tsundoku (3) Puntos decisivos

  1. Muchas gracias por este post. Los libros son mi perdición y con tus recomendaciones me has inspirado. Mis hijos y yo andamos revueltos en casa y cualquier atisbo de luz es para mi, una gran ayuda.

  2. ¡Muchas gracias Javier! Normalmente nunca leo sobre libros (porque me aburren), pero es que de tus recomendaciones… ¡no me pierdo ni una! Gracias, gracias, gracias!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s