Al traducir este artículo he optado por la expresión «esperanza realista» para «grounded hope». Este salto desde las más literal «esperanza fundamentada» «esperanza arraigada en la tierra» responde a que en Europa estamos muy familiarizados con esta primera expresión y porque además el autor explica meridianamente este carácter realista de la esperanza que actua en la resiliencia.

El artículo original lo puedes encontrar en la web Option B vinculada al libro del mismo nombre de Sheryl Sandberg y Adam Grant .

 

ENFRENTANDO LA ADVERSIDAD CONSTRUYENDO RESILIENCIA:

PAUTAS PARA LA ESPERANZA REALISTA

descarga

Lee Daniel Kravetz, un periodista con experiencia en asesoramiento psicológico, estudió cómo las personas sobrevivieron al trauma de su libro «Supersurvivors». Descubrió que cuando las personas enfrentan adversidades, la resiliencia se construye en parte a través de lo que él llama «esperanza realista».

descarga (1)

La esperanza realista tiene dos partes. La palabra «realista» se refiere a una comprensión realista de nuestras vidas y de nosotros mismos. En lugar de pintar una cara sonriente sobre lo sucedido, miramos con valentía la realidad de frente. Ver la situación claramente nos permite trabajar hacia la recuperación.

Cultivamos la parte de «esperanza» al generar confianza en nuestra capacidad para dar forma a lo que nos sucederá a continuación. Comenzamos preguntando: «Dado lo que me pasó, ¿qué voy a hacer al respecto? ¿Cómo puedo construir una vida mejor además de eso? Luego nos fijamos objetivos y encontramos fuentes de motivación para alcanzar esos objetivos.

En algún momento, la mayoría de nosotros enfrentaremos la tarea de recuperación, reconstrucción y recuperación de la adversidad. La esperanza realista puede ayudarnos no solo a recuperarnos, sino a relanzarnos hacia adelante.

Principio 1: Deja que tu cosmovisión se rompa.
Incluso las personas más hastiadas tienen suposiciones profundas y benevolentes sobre la forma en que funciona el mundo. La investigación realizada por la psicóloga Ronnie Janoff-Bulman sugiere que la mayoría de las personas comparten tres creencias importantes:

1.- El mundo es básicamente seguro.

2.- A las buenas personas les pasan cosas buenas.

3.- Y soy una buena persona, así que me pasarán cosas buenas.

En conjunto esta autora se refiere a estas tres creencias como nuestras creencias básicas sobre el mundo o la vida

descarga (2)

Cuando ocurre un trauma, esa supuesta visión del mundo se rompe. Esto puede ser aterrador y doloroso, pero es saludable aceptar una perspectiva nueva y más realista. El mundo es seguro, pero también inseguro. A la gente buena le pasan cosas buenas, pero también cosas malas. Soy una buena persona, pero eso no me protege del trauma.

Todos enfrentamos dificultades en diferentes momentos de nuestras vidas, y una visión del mundo más realista nos permite hacerlo más rápidamente.

Principio 2: Encuentre a alguien con quien pueda contar.
Décadas de investigación apuntan a una relación compleja entre víctimas y quienes les apoyan. Poco después de un trauma, muchas personas se brindan para ayudar, pero la mayoría no tiene la energía o los recursos para mantener sus esfuerzos. Después de un tiempo, las personas reducen la cantidad de apoyo emocional, económico y práctico que brindan. Por ello, a pesar de recibir mucho apoyo inicial, los sobrevivientes se quedan con la percepción de que a nadie le importa su desgracia.

Los psicólogos Krzysztof Kaniasty y Fran Norris investigaron esta dinámica y descubrieron que el nivel real de apoyo recibido por las víctimas de trauma no se relaciona en absoluto con su bienestar emocional. La percepción de apoyo continuo es mucho más importante. Independientemente de cuántas personas lo rodeen, creer que al menos una persona siempre estará allí para usted es uno de los grandes fundamentos para la construcción de la resiliencia.

Principio 3: Date cuenta de que no tienes todo el tiempo del mundo, así que no lo desperdicies.
La muerte es uno de nuestros últimos grandes tabúes. Aunque nos rodea, no hablamos ni pensamos mucho en ella. Pero una experiencia cercana a la muerte a menudo nos acerca más de lo que quisiéramos a los pensamientos de mortalidad. Nos enfoca al legado que dejaremos: los negocios que construimos, las obras de arte que creamos, los niños que criamos. Nos empuja a hacer la pregunta: «¿Qué es realmente importante para mí?»

De repente, lograr el éxito según los estándares de los demás ya no es tan significativo como solía ser. En el muro se puede leer: la vida es corta. Una experiencia cercana a la muerte tiene una forma particular de llevar ese mensaje a casa y liberarnos para hacer lo que es realmente importante para nosotros.

Principio 4: Centrarse en la planificación, no en la positividad.
Cuando enfrentamos contratiempos, los amigos pueden decirnos que «seamos positivos». La implicación de esta afirmación es que el pensamiento positivo conducirá a resultados positivos. La otra cara es que el pensamiento negativo conducirá a resultados negativos, una suposición que puede llevarnos a culparnos a nosotros mismos. Y si las cosas malas siguen sucediendo, es que no debemos estar pensando suficientemente en positivo.

descarga (3)

En realidad, el pensamiento positivo tiene poca relación con la forma en que nos recuperamos. El pensamiento realista, por otro lado, puede ayudar a crear una sensación de seguridad. Nos permite preguntarnos: «¿Qué es lo peor que puede pasar?» y luego desarrollar un plan para lidiar con eso.

Principio 5: Practica el perdón enfocado en el futuro.
La desgracia a menudo puede hacer que nos sintamos heridos y enojados, con nosotros mismos o con otros que nos han perjudicado. Y estas emociones nos impiden tratar de mejorar nuestra situación.

Guardar rencor se asocia con mayores tasas de problemas de salud. Por otro lado, practicar el perdón se asocia con una mayor satisfacción con la vida y el bienestar personal y con niveles más bajos de depresión y menos quejas de salud.

Perdonar es a menudo más fácil decirlo que hacerlo. Puede ayudarnos replantear el perdón como un regalo que nos damos a nosotros mismos, en lugar de esperar a quien nos ha perjudicado nos libere. El perdón nos da permiso para pasar de la ira, el resentimiento y el dolor, y dirigir nuestra vista hacia la creación de un futuro mejor. Incluso si el pasado está lleno de contratiempos, fracasos y adversidades, el futuro siempre puede ofrecer esperanza.

51vPIutsqJL._SX329_BO1,204,203,200_

He preferido publicar el texto sin añadidos y más adelante incluiré en comentarios algunos… comentarios.

Lo que no impide que tu hagas los que quieras.

 

7 comentarios en “Post robados: alguien con quien contar

  1. Gracias de nuevo, Javier, por esta entrada.

    Podría esperar a que publicaras tus propios comentarios, pero no puedo resistirme a hacer un par de observaciones de mi cosecha al texto que transcribes:

    INTRODUCCIÓN: para mi la recuperación ya es suficiente merito. Si, aun por encima, hay que ser mejor, les pone doble tarea. Creo que lo de «mejor» tiene que ver más con la autoestima, la autosatisfacción, que con su valor real.
    PRINCIPIO 1: quién tenga esta «cosmovisión» que se lo haga mirar, pero antes de que le pase algo traumático.
    PRINCIPIO 4: estoy de acuerdo en que es importante tener un plan de recuperación, pero hay que estar atento y abierto a las nuevas cartas que cada día reparte el azar. Las oportunidades pueden surgir sin estar planificadas.
    PRINCIPIO 5: me quedaría con superar el rencor, que no sé si es lo mismo que perdonar.
    Ciertamente, el rencor es un lastre, una piedra en el zapato, por su insistencia.

  2. Marta, me viene muy bien tus comentarios porque no controlo bien este nuevo formato que le ha dado al blog (por variar después de tantos años con el mismo) y ni yo mismo sé como comentar un post propio.
    Y además me viene de perlas porque uno de los puntos que quería comentar era uno que tu mencionas. Yo no tengo tan claro, como parece que piensas tú, que la gente que piensa que la vida tiene una lógica interna caracterizada por la justicia sea una minoría que se lo tiene que mirar. Ya me referí a la Hipotesis o Creencias del Mundo Justo en un post sobre el ultimo libro de Anna Forés y Jordi Grané. (https://wordpress.com/post/disparefuturo.wordpress.com/7921)
    Yo creo que si lo analizamos detenidamente, conscientemente nadie puede pensar que el mundo funciona así. Pero lo que esta autora y, a final de los años 70, Lerner, M. J., & Miller, D. T. plantearon es que es una asunción interna que está muy arraigada en la mayoría de los seres humanos.
    De hecho en el libro «Hablar con extraños» de Malcolm Gladwell plantea que somos muy malos detectando las intenciones de los extraños porque evolutivamente estamos diseñados para confiar en los demás de partida. La vida sería insoportable si desconfiaramos de todo el mundo en todo momento. Cuando nos la cuelan, nos engaña un desconocido es un precio que tenemos que pagar por la ventaja evolutiva de la confianza de partida en los demás.
    Y por eso me atrevo a retarte… ja, ja… Intenta trascender tus planteamientos que como persona madura e inteligente tienes de como funciona el mundo o la vida y observa alguna de tus reacciones primarias ante los acontecimientos de la vida y quizá observes que hay unas creencias muy arraigadas de como funciona o debería funcional la vida.
    Porque si no fuera así, cuando nos pasa una desgracia no pensaríamos ¿por qué a mi? sino que la viviríamos con toda normalidad. Seríamos instintivamente puros estoicos. Y el planteamiento estoico es una opción filosófica ante la vida pero manifiesta, racional y voluntariamente asumida y no una asunción implícita de serie.
    Y eso es lo primero que me gusta de este artículo. Siempre he visto la resiliencia como un proceso mucho más cognitivo (y no volitivo) de lo que se suele plantear.
    Por eso el planteamiento del autor de que el primer movimiento ante la adversidad sea mental mental me gusta mucho. Sería una versión más filosófica del «Deja de preguntarte por qué» pues la vida no es como pensabas. Mientras sigas asumiendo que el mundo es justo no vas a poder entender ni asumir nada de lo que te haya pasado.
    Lo voy a dejar aquí y te invito a seguir dialogando. Te lo voy a mandar por email para que no tengas que estar entrando a ver si hay respuesta. Ya me dices si prefieres seguir dialogando por el blog o por email.
    Yo tengo alguna cosa más que comentar del post… y de tu comentario… ja ja Pero lo hago en otro.
    Muchísimas gracias por estar ahí y participar en este mi reducto para pensar sobre la vida.

  3. Y dado que la vida me deja seguir escribiendo aquí va otro comentario.
    Marta, tienes la razón que si la vida te ha golpeado, eso de planificar parece contradictorio. Pero a mi me gusta la propuesta de este tipo para diferenciarla del positivismo estúpido que a veces invade a nuestra cultura. Los gurús de la autoayuda (a los que ahora se ha unido Pablo Motos) intentan convencernos de que si pensamos en positivo podremos cambiar la realidad. Y que si estás jodido y te dices 157 veces al día «Estoy bien» acabarás estando bien. Por eso no he interpretado la invitación a planificar (¿Que vas a hacer con la desgracia que te ha ocurrido? o ¿Que vas a hace a partir de la desgracia que te ha ocurrido?) como una planificación en el sentido usual de la palabra. Al revés, creo que como tú lucidamente planteas hay que estar atento al cambio de escenario que la desgracia ha producido. Por eso interpreto lo que este tipo dice de planificar solamente en el sentido de buscar un Plan B y no en el sentido de proveer unos pasos para la acción sistemáticos.
    En vez de «piensa en positivo» simplemente «piensa que co… puedes hacer»
    No tengo interés en defender sus planteamientos pero es evidente que si no me hubiera gustado no lo habría robado.

  4. Mi querido JAVIER, espero que tú y tu familia estén bien, increíble serendipia la de tenerte en mi camino. Tengo una clase que dar sobre ¿qué? sobre esperanza realista y optimismo, y veo este post guardado, lo abro, lo leo y ya tengo la idea para mi clase. Gracias ilimitadas porque contigo siempre me pasa lo mismo, te cruzas en mi camino cuando más lo necesito. Cuídate!

  5. Javier, como siempre, gracias por compartir tus lecturas e impresiones. El concepto «esperanza realista» me parece bellísimo. Suena cursi, pero me parece tan ajustado a la realidad…

    coincido contigo con lo de la visión del «planificar». A partir de esto que tienes, que ha sucedido, de la situación actual, ¿cómo puedes avanzar? (ahí entraría el plan).

    El positivismo tóxico… Eso prefiero dejarlo en esta línea. No quiero infoxicar de mi opinión este comentario.

    Coincido con Marta en cuanto a lo de superar el rencor, más que enfocarlo a perdonar. El perdón es tan personal y parece que deba ser un «todo o nada». Cuando puedes perdonar en un 10%, un 60% o un 30% y poder liberarte.

    un placer pasarme por aquí.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s