Locos

-¡Buenos días, Agustín!- ¿Qué ha pasado? – He visto que el columpio está precintado y pone un cartel de “Peligro de trauma” ¿Se hizo daño algún niño ayer?

– ¡Uy! ¡No sabes la que se montó aquí! Policía, ambulancia… ¡Un show! No, si entretenido sí estuve, sí. ¡No sabes lo que te perdiste por ir al ambulatorio!

-Entonces debió ser grave…

-!Quita, quita…!- Lo grave es que nos estamos volviendo locos. Llego una madre con su hija. El columpio estaba vacío y la niña se subió. Pero al minuto llegó un padre con su hijo y el niño señaló el columpio y empezó a decir que quería subir. Pero la niña le miraba indiferente y no hizo ademán de bajar. Así que…

-Ya me imagino… se cascaron y…

-¡Que va!- El padre empezó a descomponerse de ver a su hijo llorar y la madre a ponerse nerviosita así que…

– Ya. Los que llegaron a las manos fueron los padres…

-¡Que no! ¡Déjame acabar, caramba! Tanto el padre como la madre empezaron a hiperventilar. Él se mareó, ella no paraba de andar de un lado para otro y abanicarse. Y lo que sigue ya te lo puedes imaginar… Y lo más divertido…. mientras atendían a los padres, Pepe, el municipal empujando a los niños en el columpio. Eso sí. En rigurosos turnos de un minuto.

Hace cinco minutos han venido los municipales y han puesto las cintas y el cartel. No vaya a ser que a otro padre le de un patatús.

HIPERtemporal

Había una vez… un cuento que estás leyendo que nunca será contado

RABIA

La niña lloraba sentada en el suelo del pasillo y la educadora que entraba de turno de tarde le preguntó:

-¿Qué te pasa, Marta?

-Que el padre de Jose me ha pegado- dijo entre sollozos

La educadora asombrada y alarmada lo primero que hizo al entrar en la sala de reuniones fue mirar las incidencias de la mañana pero entre las mismas no vio nada que hiciera mención a algo así. Por fin entró un compañero para coger sus cosas antes de irse y la educadora le preguntó. Este no entendía nada pero le dijo:

-A Marta quien le ha currado es el mismo Jose, no su padre. De hecho este no ha venido a la visita ni ha avisado. ¡Imagínate la mañanita que nos ha dado el chaval después!¡Y no creo que se le haya pasado!

Entonces la educadora lo entendió todo y regresó a consolar a la niña pasmada de la inteligencia emocional de la misma. Para bien y para mal nunca dejaba de sorprenderse en su trabajo.

LA GENTE

Domingo, 27/09/20

Ha sido un día horrible. Ni un sólo minuto para mi mismo. Ayudar al sobrino con su trabajo de la Facultad. Acompañar al pesado de mi cuñado. Una quedada de puro compromiso. ¡Qué asco!¡!Qué pesada es la gente!¡Dios mío, no podrías…!

Martes, 29/09/20

¡Será posible! He descansado más ayer y hoy trabajando que el fin de semana. He hecho lo que me tocaba y punto. No creo que esto dure mucho.

Viernes, 2/10/20

Esto es verdaderamente raro. Ayer mi jefa me dijo que me podía ir a casa dos horas antes de la hora. Hoy he tenido que llamar yo a mi madre para ver cómo estaba. Y todo perfecto y toda la familia bien y a lo suyo. Bueno ¡por fin un fin de semana tranquilo y para mí! ¡Nadie me ha pedido nada!

Domingo, 4/10/20

Un fin de semana verdaderamente tranquilo. Y ¿por qué estoy tan triste? Tengo la extraña sensación de que nadie me necesita. Dios mío ¿Qué está pasando?

2 comentarios en “Microcasos (16)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s