Hace no mucho tiempo tuve el privilegio y el placer de pasar toda una tarde a solas con Pepa Horno. Su calidez humana me permitió compartir algunas inquietudes o preocupaciones profesionales con ella.

Como por ejemplo mi mar de dudas sobre un caso de mi trabajo en el que veía cosas claras pero sin poder apoyarme en sólidos aprendizajes académicos. Estaba yo compartiendo mis impresiones, para apoyarme en sus contrastados conocimientos del asunto, cuando me dijo algo así como: ¿Qué es lo que te dicen tus tripas?

Yo ya le había oído alguna vez hablar de las tripas. Pero un cuchillo no es cuchillo si no tiene algo que cortar. Su metáfora de las tripas ahora sí había encontrado en mi un nudo que deshacer, una tubería que desatascar, un tumor que disolver… Así que aquella pregunta, a lo largo de los días siguientes, fue colándose poco a poco en mi neurona, consiguiendo desenredar el revoltijo de dudosas certezas -valga el oxímoron- que había en mi sobre ese caso.

Ahora en su nuevo libro “Metáforas para la consciencia” (Editorial DDB) comparte con el lector o lectora esta metáfora y otras más que le han ayudado a ella y a otras personas cuando las ha ofrecido. Porque las metáforas se ofrecen no se imponen.

En varios post me he referido a la tesis de Hofstadter y Sander de considerar a la analogía- y la metáfora es una forma de analogía- el motor del pensamiento, así que no lo volveré a hacer. Y también he leído a algún neurocientífico afirmar que la mente humana es un instrumento maravilloso para entender y manejar el mundo exterior pero un verdadero desastre para entenderse así misma. Si junto los dos argumentos puedo afirmar que las metáforas son uno de los mejores medios para ampliar el conocimiento de nosotros mismos. O lo que es lo mismo: para la consciencia.

Un libro perfecto para leer pero además para regalar. Seguro que alguna vez has pensado “Que bien le iría a Fulanito o Menganita leer el libro aquel que yo leí una vez…” pero no te has atrevido a regalárselo para no parecer presuntuoso o invasiva. Con el libro de Pepa no hay problema. Nadie se sentirá aludido al recibirlo porque no es un libro de autoayuda.

Es un libro que ayuda. Pero sin fanfarrias. Como quien no quiere la cosa. Cada una de las metáforas que transporta se encarnará en el lector o lectora sólo si la necesita y la hace suya. Y si no es así al menos, y ya es mucho, no hará daño. Porque los libros de autoayuda que no ayudan, además pueden dañar.

Pero este no puede hacerlo de ningún modo. Porque, entre otras cosas, lo bello nunca daña. Y sus textos y sus ilustraciones son muy bellos.

Y por cierto todavía no le he podido contar a Pepa que hice caso a mis tripas y que, según parece, acerté de pleno. A ver si me aprendo la lección que ya voy siendo madurito.

2 comentarios en “Blog de notas: un libro que desatasca

  1. Hace tiempo pude estar en un curso que impartió Pepa Horno y realmente es una persona que consigue conectar. Que suerte poder pasar una tarde con alguien tan especial y que bien que hayas podido “escuchar a tus tripas”…
    ¡Gracias por la recomendación del libro!
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s