Proponer que para resistir y rehacerse de y en la pandemia conviene plantearse en vez de el por qué de la misma el para qué es un buen camino para quedar muy profundo pero para poco más. Porque el para qué de las cosas lo tiene que descubrir cada uno. Menos hondo pero más operativo es el plantearse un simple “Y ahora…¿qué?

Pero una cosa para la que posiblemente sirva la pandemia y la gestión de la misma es para usarla como metáfora de lo que es una vida tutelada. Porque ahora todos hemos tomado conciencia clara de lo que esto significa: que nuestra vida dependa de “alguien” impersonal que supuestamente vela por nuestro bienestar.

1.- Una metáfora que va mucho más allá del confinamiento. Más allá de que alguien, en función de tu superior interés por la salud, decida con quién y cómo te puedes relacionar. Algo que los niños, niñas y adolescentes bajo la tutela de la Administración tendrán que seguir padeciendo incluso con la inmunidad de rebaño más que conseguida.

2.- En estos días todos vivimos una situación de desconcierto en relación a las vacunas. Estados miembros y comunidades autónomas buscando opciones más allá de lo acordado por la autoridad supranacional o nacional y, sobre todo, cambios constantes de lo adecuado de una vacuna u otra para determinados grupos de población.

Un desconcierto quizá debido en parte al populismo científico del que habla Siri Hustvedt. Esa idea. errónea pero asumida, de que la ciencia es una y avanza sin dudas y fisuras en el conocimiento. Pero es que también hay un populismo en protección de menores que hace que mucha gente que se acerca al acogimiento piense que la Administración es una y avanza sin dudas y fisuras en los planes de protección a los niños y niñas que ampara con su tutela. Luego, cuando “ya estén en el ajo” y empiecen a escuchar voces y acciones discordantes de los distintos intervinientes en el caso esta ilusión saltará por los aires. Algunos y algunas se recompondrán y seguirán adelante, pero otros y otras quizá no puedan. Y encima se lo recriminaremos.

3.- Si mañana aparecen nosecuántos casos de trombos sesentones con la vacuna Lamadrequelaparió esta pasará a recomendarse para mayores de 70. De igual modo si aparece un dato nuevo en el caso de un niño o niña protegida igual se propone un giro en al plan que te plantearon. Pero todo tiene un límite. Una cosa es la flexibilidad y otra muy diferente la ausencia de rumbo.

Ya nos hemos acostumbrado a que en las reuniones interterritoriales se sienten, no a consensuar criterios basados en los conocimientos científicos, sino a pelear por imponer los criterios e intereses propios. Y de no conseguirlo a sacarle rédito político a la diferencia de criterio. Cuesta mucho más acostumbrarse cuando eso mismo ocurre en la toma de decisiones sobre la vida concreta y cotidiana de un niño o niña. Pero me atrevo a asegurar que lo mismo que está pasando y estamos viviendo ahora todo el mundo – en sentido figurado y literal – es lo que ocurre en el Sistema de Protección desde que lo conozco.

4.- Por tanto ya tengo un “para qué sirve la pandemia”. Personal e intransferible. Para explicarles a las familias que se plantean acoger que van a pasar a tener una “vida tutelada” con todo lo que ello significa. Y también para que los que ya estamos en ello podamos entender que la posición más incómoda en esto del acogimiento no es la de las familias, unas y otras. Aún siéndolo, todavía lo es más la de el o la menor acogida.

5.- Y una última ayudología (metáforas que pretenden ayudar): la diferencia entre vacuna y tratamiento es clara. El segundo cura la enfermedad, La primera te produce defensas contra la misma. Podemos proteger a los niños separándoles de su padres negligentes o maltratadores. Pero si no les ayudamos a generar autodefensas cuando se nos agoten los tratamientos (a la mayoría de edad) ¿qué ocurrirá? Nos lo podemos imaginar.

4 comentarios en “Postecillo: El acogimiento familiar es un estado de alarma

  1. Cuanta razón querido Javier! Yo estoy rota y desilusionada después de algunas experiencias vividas en estos 9 años siendo familia de acogida pero como dice la canción que tanto hemos escuchado últimamente,resistiré erguida frente a todo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s