PERSECUCIÓN

Cada vez que se volvía a mirar atrás ahí estaba llenándole de angustia. Por eso un día se extrañó de no sentirlo en su cogote. Se giró y ya no estaba alli. Retomó el camino sin darse cuenta de que su pasado le había adelantado. Y por ello no pudo evitar entrar en él y repetir su historia en sus hijos.


PAPEL MOJADO

Aquella forma de ayuda nació asombrosamente de una relación humana genuina y voluntaria. Después, profesionales entusiastas la hicieron crecer hasta convertirla en técnica. Alcanzó la madurez revestida de protocolos técnicos cada vez más refinados. Hasta que a alguien se le ocurrió introducirla en una norma legal. Y ahora agoniza entre requisitos, criterios y plazos administrativos.


EXO-CEREBRO

Tenía criterio para aquel asunto. Pensaba que era necesario no fragmentar todo lo relativo al mismo. Pero un día en las noticias oyó al lider de su partido político defender justo lo contrario y hablar de que había que racionalizar. Pronto llegaron las consignas y, en campaña, repitió tantas veces lo de la racionalización que llegó a olvidar lo de la fragmentación.


EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA

Los informes que tenía delante no dejaban lugar a dudas así que se atrevió a preguntarle al pequeño, de 8 años, si su abuela, con quien vivían desde que eran pequeños, le quería. Con cara de asombro y con naturalidad respondió contundentemente: “No”. A lo que su hermano mayor, de 11 años, añadió: “Y además… se lo ha dicho”. Entonces el psicólogo le preguntó a éste: “¿Y a ti?”. Calló por unos segundos y con cara triste contestó: “No lo sé”

Y al psicólogo, a pesar del tiempo que llevaba en esto, se le cayó el alma a los pies. Y al redactarlo como microcaso se dio cuenta de que, a veces, la ambiguedad afectiva puede doler más que el desamor.

Un comentario en “Microcasos (17)

  1. Hola Javier, como siempre compañero tus comentarios tocan el alma. Ojalá nuestro trabajo no sea PAPEL MOJADO como a veces parece ser para no terminar no en ambigüedad afectiva sino en ambigüedad técnica. Un abrazo y gracias como siempre.
    Pasa buen verano y si nos puedes seguir haciendo regalos como éste, serán bienvenidos y bien leídos.
    Alberto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s