Debbie Ausburn estudió Trabajo Social y trabajó como tal hasta quemarse. Por lo que decidió estudiar Derecho. Pero siguió canalizando su pasión por el Trabajo Social como voluntaria en organizaciones de protección a la Infancia. Hizo numerosos acogimientos temporales y dos adolescentes se quedaron con ella hasta ser adultas.

Debbie se casó con 40 años. Su marido ya era padre de 5 hijos y, en ese momento, 2 de ellos todavía estaban a su cargo. Entonces se dio cuenta de que lo que había aprendido sobre el acogimiento familiar le servía para afrontar la corresponsabilidad de la crianza con los hijos de su marido. Su libro («Raising other people´s children: What foster parenting taught me about bringing together a blended Family«) del cual existe versión digital recoge lo aprendido en estas dos maneras de criar hijos de otras personas. También en su blog o en su página de Facebook.

Yo me pregunto lo contrario. La comparación de las familias acogedoras con las personas que ayudan a criar a los hijos e hijas de su pareja… ¿nos facilitaría una imagen del acogimiento más realista y más ajustada a la tarea?

Quizá sí.

Pero mientras tanto tenemos que lidiar con una imagen social de las familias acogedoras que ayuda muy poco al propio acogimiento y a la captación de nuevas familias preparadas para la tarea.

Por eso no puedo dejar de recomendar el completo y brillante análisis que Javier Múgica ha realizado dentro de la iniciativa «Renovando desde dentro».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s