Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Charlas y conferencias’ Category

milly-cohen

Milly Cohen lleva ya varios años asomandose desde México por este blog. Primero con comentarios a algunos post, luego con un post redactado a medias con un servidor, y por tercer año consecutivo para anunciaros ya el próximo seminario intensivo que coordina para ayudar a los asistentes a desarrollar fortalezas y construir resiliencia.Os dejo la información sobre el mismo.

flyer-conoser-4to-curvas

Es para mi un honor poder difundir este semimario que se celebrará el próximo mes de febrero.

Aunque en la serie “Cruzando el umbral digital” suelo reflexionar sobre los peligros de no adaptar nuestro comportamiento al contexto virtual, no puedo dejar de reconocer que este blog no ha dejado de darme alegrías al ponerme en contacto con gente tan interesante como, por ejemplo, Milly.

Un beso, Milly. Te deseo mucho éxito en la edición del 2017.

P.D. Aprovecho para informarte que la tasa por publicidad en este blog es un texto tuyo sobre resiliencia que me permitas publicar en él.

(Es broma)

(O no)

 

 

Read Full Post »

Siento contradecir a Jesucristo, y entiendo lo que quiso decir con esta pregunta retórica, pero si la aplicamos al terreno de la resiliencia, mi contestación es: rotundamente sí. Todos sabemos que quien mejor puede marcar el camino para la resiliencia de una víctima es otra víctima que haya retomado el camino, aunque sea otro. Pero ahora me estoy refiriendo a los ciegos, no en sentido figurado como lo hizo el de Nazaret, sino en sentido literal.

ONCE

Ayer tuve la fortuna de compartir la mañana, en la sed de la ONCE en Valencia, con un grupo de padres de niños, niñas, chavales y chavalas con discapacidad visual, así como con profesionales de dicha organización. Todo ello en el marco de su oferta formativa anual a estos padres.

Conchi Martinez Váquez y yo fuimos invitados por los organizadores (gracias Juan Carlos, Beatriz y Elena) a presentar el tema de la resiliencia pero, por desgracia para ellos, Conchi tiene tantos frentes de trabajo que decidimos que me aguantarían a mí. Primero intenté ofrecerles algunas “Claves para posibilitar la resiliencia infantil y parental” bajo una perspectiva que he querido llamar “Una visión relacional de la no visión“. Pero lo mejor fue cuando, después de un agradable café, pude disfrutar de uno de los grupos de trabajo y de la puesta en común de todos ellos.

Podría señalar muchas cosas que he aprendido de estos padres que de repente la vida les interroga con las dificultades, mayores o menores pero siempre serias, en la visión de uno  o una de sus hijos. No es el momento. Pero no puedo dejar de compartir como delante de mí se ha evidenciado que la resiliencia es un proceso. Y como, entre los más de 70 padres y madres que han asistido, cada uno de ellos se encontraba en un momento diferente en el proceso de asumir la discapacidad de su hijo o hija.

Algunos era la primera vez que asistían a estas reuniones formativas porque el diagnóstico había llegado hace poquitos meses. Otros tienen hijos o hijas más mayores quienes les han ayudado a ayudarles y ya tienen un trecho bien largo recorrido. Unos y otros se benefician del encuentro. Los novatos porque ven en los veteranos que es posible la vida más allá del golpe. Estos últimos porque sienten que su sufrimiento ahora sirve para ayudar a otros. Todos agradeciendo tener un lugar, la ONCE, donde recibir el apoyo material, técnico y emocional que necesitan.

Y yo haber tenido la fortuna de conocerlos. En lo que a mi concierne, muchas personas con discapacidad visual y sus familiares son maravillosos guías en esto de la vida y la resiliencia.

ONxxCE

Dejo aquí  una síntesis de la charla que escribí como modo de prepararla y la presentación en la que me apoyé (si bien es más un guión para mi mismo)

Read Full Post »

Las ventajas que nos da cruzar el umbral digital (asomarnos a Internet, por ejemplo) son innumerables. Durante la mayor parte de mi vida para mí sólo han existido los libros que las editoriales españolas, o de países de habla hispana, tenían a bien publicar. El resto simplemente no existía y sólo podía llegar a conocerlo por alguna reseña en prensa, radio o televisión.

Ahora sin embargo puedo: conocer lo que se publica en todo el mundo; rastrear lo que ha publicado cualquier autor o autora; ver, en muchas ocasiones, conferencias suyas subtituladas e incluso conocer si una editorial española va a traducir alguna de sus obras.

Es lo que me ha pasado con Jon Ronson, periodista y escritor de libros como “Los hombres que miraban fijamente a las cabras” o “El test de la psicopatía” (en España “¿Es usted un psicópata?”) publicadas ambas en Ediciones B Este último me gustó y divirtió tanto que hace poco volví a cruzar el umbral y descubrí que en Reino Unido había publicado recientemente “So you’ve been publicly shamed“. Así que mandé un email a Ediciones B y muy amablemente me informaron que el próximo mes de noviembre lo publicarán con el título de Humillaciones en la red.

Paradójicamente lo positivo del mundo digital me ha permitido llegar a un libro sobre cómo una metedura de pata en ese mismo mundo puede desencadenar un linchamiento digital de tal calibre que acabará saltando al mundo offline. Con consecuencias reales como, por ejemplo, la depresión, perder el trabajo, el suicidio…

También conocemos todos casos en la otra dirección. Una metedura de pata en la vida offline puede saltar al mundo online de forma que en pocas horas todo el mundo esté opinando y juzgando lo ocurrido sin oportunidad de defensa o justificación.

Es el caso de, por ejemplo, Monica Lewinsky quien en una charla TED nos habla de “El precio de la humillación

(Si prefieres leerla entra aquí y selecciona Spanish en View Interactive Transcript)

No sólo se limita a su experiencia sino también cita otros casos y analiza lo que ella llama “el mercado de la humillación”. He aquí un párrafo de su intervención:

Esta invasión de los demás -se refiere a los ataques de hackers a empresas como Snapchat, Sony, Ashley Madison, etc y que dejan al descubierto información privada de los usuarios – es una materia prima, aprovechada eficientemente y sin piedad, empaquetada y vendida por beneficio. Ha surgido un mercado en el que la humillación pública es un producto y la vergüenza es una industria. ¿Cómo se hace el dinero? Clics. A mayor vergüenza, más clics. A más clics, más dólares de publicidad. Estamos en un ciclo peligroso. Cuanto más clics damos a este tipo de chismes, más insensibles nos hacemos a las vidas humanas detrás de los clics, y cuanto más insensibles nos hacemos, más clics hacemos. Al tiempo, alguien está haciendo dinero entre bambalinas a costa del sufrimiento de otra persona. Con cada clic, hacemos una elección.

Curiosamente la charla de Monica Lewinsky y la de Jon Ronson (también en TED y que sintetiza la idea principal de su libro) tienen varias ideas en común.

No sólo que alguien acaba ingresando dinero a medida que gente es ajusticiada en la red, sino también que una herramienta – Internet – que sirvió en un principio (y aún sirve) para darnos voz para limitar el poder de los poderosos, privilegiados e intransigentes nos da también poder para hacer precisamente aquello que criticamos.

¿Que comportamiento humano te parece más reprobable y hasta qué punto?

A.- Una periodista húngara le pone una zancadilla a un refugiado sirio con un niño en brazos

B.- Un tipo al ver el vídeo de A. se siente indignado y le manda a esa periodista el siguiente tweet: “Hija de Puta, ójala te arrincone un grupo de refugiados, te violen y te den una paliza hasta que te mueras

En todo caso la realidad es que la periodista acabó despedida pero los miles de tuiteros que le desearon lo peor (y por ser mujer, lo peor de lo peor) siguen su vida como si nada hubiera pasado.

Podrás argumentar que también Internet facilitó que al refugiado sirio y a su hijo alguien le ofreciera un trabajo y casa en España. Es cierto. Las herramientas no son ni buenas ni malas sino que se usan para cosas buenas o malas.

Por eso mismo el tema no es si el mundo digital es bueno o malo, sino si las relaciones humanas en él siguen las mismas pautas que en el mundo real.

Y en este sentido creo que son clave las palabras finales de Jon Ronson en su charla TED:

Tal vez hay dos tipos de personas en el mundo: aquellas que favorecen a los seres humanos sobre la ideología, y aquellas que favorecen a la ideología sobre el ser humano. Estoy a favor del ser humano sobre la ideología, pero en este momento, los ideólogos están ganando, y crean un escenario de dramas constantes muy artificiales donde todo el mundo es o un magnífico héroe o un villano repugnante, aunque eso no es la verdad de nuestros congéneres humanos. Lo que es cierto es que somos listos y tontos; lo que es cierto es que estamos en zonas grises. Lo genial de los medios sociales es cómo dieron voz a las personas sin voz, pero ahora estamos creando una sociedad de la vigilancia, donde la forma más inteligente de sobrevivir es volver a no tener voz. No hagamos eso.

Intuyo que antes de La Red los ideólogos eran los ideólogos profesionales: los políticos, los dirigentes, los líderes… Pero me parece que la red potencia o facilita que surja el ideólogo que hay en cada uno de nosotros.

¿No estoy yo escribiendo este post para transmitir “mis ideas”? Y tú, que probablemente no me conozcas personalmente, las catalogarás como interesantes, sugerentes, etc o, por el contrario, como pura bazofia. Y en función de ello decirás que continúe o no tu relación conmigo (seguir entrando o no en el blog)

Creo que volveré en otro post sobre lo de los “ideólogos” que llevamos dentro y cómo en las redes sociales virtuales se desenvuelven de maravilla (mucho mejor que en las redes sociales “presenciales”)

Pero de momento sólo quiero recomendar el libro de Ronson (si pudiera obligar a mis hijos a leerlo, lo haría) puesto que su charla TED (en Youtube titulada “Cómo un sólo tweet puede arruinar tu vida“) me parece imprescindible para saber lo que nos jugamos al cruzar el umbral digital. Nos jugamos acabar siendo linchados si colgamos algo desafortunado.

Pero también, y no sé si es peor, nos jugamos descubrir un día que nos hemos convertido, sin darnos cuenta, en un verdugo.

(Puedes leerla si entras aquí)

Read Full Post »

Ayer por la tarde tuve la oportunidad de dirigirme a un grupo de profesionales del ámbito educativo para abordar el tema de “emociones y resiliencia” en el marco de un curso organizado por un Centro de Formación del profesorado.

En un error impropio de mis horas acumuladas en este tipo de cosas me presente con materia no para tres horas sino para seis. Salí con ganas de pegarme un tiro en la autoestima para no verla sufrir.

Pero, gracias a Dios o a los organizadores, el curso dispone de una plataforma on-line donde los docentes podemos abrir un foro para tratar aspectos concretos o facilitar la participación.

Así que he redactado un síntesis de lo que planteé o quisiera haber planteado en la esperanza de que si lo leen consigan centrar lo que, algo caóticamente, quise comunicar.

Pero igual que ellos tienen la plataforma “yo tengo un blog” así que he pensado que no les importará que publique en él estas reflexiones a modo de conclusiones. Ellos podrán comentarlas allí y, si te apetece, puedes aportar cualquier comentario, como siempre, aquí.

1. Existe evidencia científica de cómo la negligencia y el maltrato infantil provocan alteraciones concretas en los niños que la sufren. Ya era conocido por la psicología como estos niños desarrollan patrones vinculares evitativos (“niños post-it”) y ambivalentes (“niños on-off”) que condicionarán (no determinarán) en mayor o menor grado sus relaciones interpersonales futuras.

2. Pero además en la actualidad las neurociencias han comprobado que debido a las emociones negativas continuadas en situaciones de total incertidumbre, similares al estrés adulto, se liberan en exceso sustancias adaptativas para la respuesta inmediata pero que dañan de diversas formas el cerebro del niño, comprometiendo seriamente su capacidad de aprendizaje aunque su nivel de inteligencia general sea normal. Podría hablarse, casi en sentido literal, de “malformaciones psíquicas”. Podemos afirmar así que hay “emociones que matan”.

3. Aunque estos niños sean protegidos colocándolos en otros contextos familiares o residenciales sus dificultades (poco conocidas por la población en general) pueden ser confundidas en el aula con otro tipo de problemas: falta de motivación o de trabajo. Esto aumenta exponencialmente la probabilidad de entrar así en una dinámica que lleve a lo que se ha denominado en ocasiones “déficit cognitivo acumulativo”. Y el entorno escolar se convierte así en una réplica del entorno familiar de origen donde no se atendían adecuadamente las necesidades del niño o niña, y en definitiva, en un nuevo contexto donde predominarán para él las emociones negativas.

4. Sin embargo, siendo consciente de lo anterior, el o la profesional de la enseñanza puede conseguir un “cambio de mirada” sobre el alumno y plantearse como objetivo primordial contribuir a la resiliencia del mismo. Entendiendo la resiliencia no necesariamente como una superación de sus dificultades de aprendizaje, sino como un nuevo desarrollo positivo para él y los que le rodean “a pesar de sus dificultades”. Se puede afirmar también que hay también “emociones que curan” y que, en la medida que el niño o niña reciba más emociones positivas, estará en mejores condiciones para que les ayudemos, con los recursos psicopedagógicos necesarios, a progresar también en el aprendizaje.

5. Desde este punto de vista podemos plantear o desear que el aula llegue a ser para ellos (y, de paso, para todos los alumnos) un “contexto curativo” y no un nuevo “contexto traumatizante”. Para ello es importante reflexionar como introducir “lo emotivo” en el aula de una forma natural y compatible con las exigencias formales del sistema educativo vigente.

6. Con independencia de que lo anterior sea posible o no, más fácil o más difícil, tampoco puede obviarse el hecho de que pueden surgir en el entorno escolar lo que se denomina “tutores de resiliencia”. Es decir una persona, interés, afición, habilidad, etc que se convierte para el niño con graves problemas socio-familiares y de aprendizaje en una especie de eje motivacional que le impulsa hacia un desarrollo positivo o crecimiento satisfactorio para él o ella y los demás.

7. Los estudios sobre resiliencia parecen apuntar a que los tutores de resiliencia “surgen”. No se pueden programar. Sin embargo eso no significa que no se puedan hacer cosas concretas para que, en un determinado contexto como por ejemplo el aula, aumenten las probabilidades de que distintos y numerosos potenciales tutores surjan.

8. Ya sería bastante que el docente pudiera estar atento a qué cosas hacen que brillen los ojos de ese niño o niña, pues como expresa Carmen Pellicer “un buen profesor o profesora es aquel o aquella que dibuja posibilidades para sus alumnos y alumnas”. Incluso para aquellos que el cortisol del estrés ha arrasado sus neuronas y ha impedido la mielinización de sus sinapsis neuronales.

Read Full Post »

Cuando el escritor C.S. Lewis perdió a su mujer, Joy Gresham, escribió una serie de reflexiones, supongo que para mitigar y dar sentido a su dolor, que se publicaron, primero bajo pseudónimo, bajo el título de Una pena en observación.

No hizo un tratado sobre el duelo sino que se observó a si mismo en duelo.

Hoy en Santiago de Compostela trataré de hacer algo parecido.

CAM00172

En el marco de un curso organizado por Cruz Roja Española sobre acogimiento familiar intentaré usar una perspectiva parecida. No pienso que mi yo “técnico de menores” tenga nada especial que aportar a los y las técnicos de acogimiento que asistan al mismo.

Pero últimamente me he descubierto pensando en mi propia experiencia como acogedor y he pensado que por una vez debía dejar que mi yo “acogedor” sugiriera algunas cosas a mi yo técnico.

Espero poder compartir algunas de estas reflexiones en futuros post pero como me conozco voy a dejar aquí los enlaces para descargar los materiales preparados para esta participación o de referencia en la misma.

Intervención redactada (previamente)

No será exactamente que mi exposición pero con ello me cubro las espaldas de despistes o de falta de tiempo (Aviso: son 21 folios)

La presentación en Powerpoint utilizada

La cuelgo en pdf. Aunque se pierden las animaciones me aseguro que el formato se mantiene. En esta he eliminado, por cuestiones obvias, la foto de mi familia.

Material para el trabajo en grupo

Pues eso.

Otra intervención sobre acogimientos permanentes

Ya redactada hace un tiempo y colgada en el blog en otro post pero que permite contextualizar mejor la presente

Botiquín para familias acogedoras de menores

Un documento que redacté hace unos años para la Conselleria de Bienestar Social valenciana y que al releerlo para preparar esta intervención pensé que no desentonaba con la misma.

Y finalmente, la convocatoria y programa del presente curso organizado por Cruz Roja Española a quien aprovecho para agradecerles la confianza temeraria que han puesto en mí al invitarme.

Si has participado en el curso o has decidido descargar y leer la intervención te agradeceré cualquier comentario que quieras y puedas compartir.

CAM00175

Read Full Post »

Cada vez que voy a publicar un post tengo que seleccionar las categorías del blog a las que pertenece. Muchas veces me doy cuenta de que debo revisar las mismas porque algunos post no encajan bien en ninguna. Pero siempre lo dejo para otro momento. Soy un experto procrastinador (es una palabra que cuando la aprendes no puedes dejar de usarla).

Pero acabo de añadir una categoría más: Resiliencia y enfermedad crónica.

Porque una amiga (hay amistades que se fraguan en un solo encuentro) ha aceptado mi invitación a colaborar en el blog.

Se trata de Alicia Payá Sánchez

1397984_1401581666744689_952490171_o

Alicia es psicóloga y trabaja en dos Asociaciones que tienen en común la enfermedad crónica.

Por un lado en un Centro de Rehabilitación para Enfermos Mentales en Caudete y por otro lado en la Asociación de Fibromialgia de Villena y Comarca (AFIVIC). Y es por ello que, a pesar de su juventud, está bien curtida en eso del acompañamiento profesional y personal (la misma foto nos transmite su capacidad de empatía y cercanía) a familias donde alguno de sus miembros padece una enfermedad crónica.

Desde esta perspectiva el pasado 5 de octubre colaboró en unas jornadas de convivencia con familias en las cuales niños y jóvenes padecen Enfermedades Inflamatorias Intestinales (EII): Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa.

Ha sido tan amable de mandarme su intervención (presentación y texto fusionado en un pdf) para compartirlo en este blog. Podéis descargarlo cliqueando AQUÍ.

Todo aquel que necesite información sobre el impacto de una enfermedad crónica en la familia y sobre las estrategias más adaptativas frente a ella debería darle un vistazo, puesto que es una mezcla perfecta de conocimiento psicológico y sentido común.

Cuando invité a Alicia a escribir algo para el blog y me propuso “colgar” su charla se lo acepté como quien acepta pulpo como animal de compañía. Porque lo que espero es que siga usando este humilde blog para reflexionar sobre resiliencia y enfermedad crónica. O resiliencia y lo que ella misma quiera.

También es experta en enfermedad aguda. Gracias a dos anginas ¡que cuando se inflaman… !

Read Full Post »

El pasado día 25 de octubre publiqué un post solicitando ayuda para preparar una pequeña intervención en una mesa redonda en unas Jornadas de Formación de la Inspección Educativa en la Comunidad Valenciana.

Pretendía trasladar la inquietud de aquellos que acogemos o trabajamos con niños, niñas y adolescentes con medidas de protección que implican la separación familiar, ante las dificultades habituales que estos tienen a nivel escolar.

Vuelvo a agradecer todos los comentarios que recibió (y sigue recibiendo) el post y es de justicia que comparta lo que en dicha jornada viví y pude comunicar.

Más abajo os dejo el enlace para descargar el pdf de mi pequeña intervención pero antes quisiera contaros que, al llegar al Salón de Grados del Complejo Educativo de Cheste (Valencia) pude disfrutar de gran parte de la intervención de Carmen Pellicer.

No conocía en persona a Carmen (podéis ver una síntesis de su curriculum aquí) y fue para mí un placer escucharla, pues entrelazó un conjunto de datos y planteamientos educativos interesantísimos con un buen puñado de ideas políticamente incorrectas, divertidas y cargadas en mi opinión de un sentido común pasmoso.

Sintetizo a continuación algunas de las ideas que me llamaron especialmente la atención y me hago responsable de la diferencia que seguro que existe entre lo que ella quiso decir y lo que yo os cuento.

Me encantó su claridad para hablar de “buenos y malos profesores o profesoras” y como la tendencia habitual en los colegios es que los malos profesores tengan menos trabajo, las mejores clases, los mejores grupos… (para que no protesten) mientras que los “buenos y buenas profesionales” acaban saturados al cargar a sus espaldas con lo que los primeros no quieren. No es un fenómeno exclusivo de los colegios sino de casi todas las organizaciones pero me encantó oír a una profesional de la educación reivindicar que en los colegios se debe hacer todo lo posible para que los malos profesores estén incómodos y se pidan una baja o se vayan.

Tampoco se cortó a la hora de afirmar que un profesor o profesora debe ser una persona mental o emocionalmente equilibrada. Tan obvio pero tan difícil de decir.

Carmen citó muchos estudios internacionales y entre ellos alguno que indica que la calidad de la relación padres-hijos (creo recordar que medida por el tiempo destinado a hablar, a comunicarse) es uno de los mayores predictores del éxito escolar.

Digo yo que entonces la calidad de la relación profesor/a – alumno/a también quizá sea también mejor predictor del éxito escolar que el uso de nuevas tecnologías, plataformas de comunicación con los padres, adaptaciones curriculares, etc.

Pero la idea más sugerente que me llevé de ella esa mañana fue cuando afirmó que un buen profesor debe ser capaz de “dibujar futuros posibles” para sus alumnos y alumnas.

¿No es eso lo que hacen los tutores de resiliencia? ¿Dibujar futuros posibles? ¿Dar la noticia de algo diferente?

Lo acompañó de una referencia a un director de orquesta (siento no haber pillado el nombre) que al empezar el curso les otorgaba a sus alumnos y alumnas una matrícula de honor. Luego les pedía que escribieran lo que habían hecho en ese curso para ganarse dicha nota.

Espero poder seguir en contacto con Carmen y entonces le pediré la referencia exacta de esta anécdota que me parece muy bien traída (y más a este blog que se llama Diseñando pasados, Recordando futuros)

Al menos es la forma en que a mi me gustaría que se posicionara un maestro o maestra con los niños que viven en centros de menores o con familias de acogida.

Finalmente deciros que compartí mesa redonda con Dolores Tortosa, Trabajadora Social en Servicios Sociales Generales pero desde donde propone y trabaja la parentalidad positiva y con dos directores de centro escolar (uno de ellos ahora inspector también) Los nervios por intervenir el último me impidieron apuntarme sus nombres (les pido disculpas) pero sus intervenciones me resultaron muy interesantes para ver como a veces los colegios y los profesionales de la educación deben trabajar por encima de sus recursos reales si quieren dar respuesta a problemáticas sociales muy complejas.

El texto que os dejo es básicamente el que llevaba redactado con anterioridad. He añadido en otro color algún comentario que pude añadir en la exposición (me apoyé en un powerpoint)

Algunas de las personas que comentasteis en el post anterior veréis reflejado alguna idea o planteamiento que, con vuestro permiso, me apropié para ese día.

Es cierto que aposté por el planteamiento positivo y no por la queja. Me pareció que no era congruente reclamar “una mirada positiva” para nuestros nanos y nanas en el cole y hacerlo con una “mirada fulminante” Hay motivos para la queja, no lo dudo, pero también para la admiración para algunos “buenos y buenas profesoras”.

He añadido en un anexo los comentarios que recibí en el blog (sin mis respuestas).

Podéis usar el documento para lo que estiméis oportuno.

Read Full Post »

Older Posts »