Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Mis TED favoritos’ Category

Hace ya tiempo conseguí en formato digital el libro “No hay silencio que no termine” en el que Ingrid Betancourt relataba su experiencia de cautiverio tras ser secuestrada por las FARC en su país natal, Colombia.

No hay silencio que no termine

Pero sus algo más de 700 páginas en papel me persuadieron de dejarlo para no se sabe cuándo.

Ahora descubro una intervención reciente de ella en TED titulada “Lo que 6 años de cautiverio me enseñaron sobre el miedo y la fe” Una interesante reflexión sobre su experiencia y condensada en menos de 20 minutos. Me ha traído a la cabeza la idea del “realismo de la esperanza” de Stefan Vanistendael.

Os dejo el link debajo de la foto (pínchalo y se abrirá en otra página). El audio es en castellano y puedes leerla e imprimirla activando la transcripción en Español

Resultado de imagen de TED Betancourt

https://embed.ted.com/talks/lang/es/ingrid_betancourt_what_six_years_in_captivity_taught_me_about_fear_and_faith

 

Read Full Post »

Sigo avanzando en la lectura de “El ser relacional” de Kenneth J. Gergen (DDB) y en un apartado titulado “El arte de la coordinación” explica “Lo realmente exclusivo de esta explicación – la suya, su planteamiento – es su preocupación, no por el bienestar de las relaciones sino por el bienestar relacional. En lugar de tratar el bienestar de los seres delimitados nos centramos en el bienestar de las relaciones…” (pág 248)

Al mismo tiempo traduzco la charla de Hilary Cottam en TED llamada “Los Servicios Sociales están rotos. Cómo podemos arreglarlos” en la que propone darle la vuelta a la tortilla en el modelo que siguen los sistemas e intituciones de acción social, llevando al corazón del mismo la relación entre las personas y sus conexiones y vínculos interpersonales. Es un enfoque que ella llama de “Bienestar Relacional“. Casualidad o Cottam conoce la obra de Gergen. No lo sé.

Su planteamiento surge de la constatación de que las familias con muchos problemas (mal llamadas “multiproblemáticas”) tienen en Gran Bretaña (y es extensible a muchos otros paises occidentales) un gran número de agencias, instituciones y recursos sociales potencialmente disponibles. Cottam, para el caso que utiliza de ejmplo en la charla, calcula que no menos de 70 (referidas a desempleo, drogodependencia, justicia juvenil, etc) El gráfico es el siguiente:

cottam

Los colores indican el área del servicio (social, justicia, salud, educación) La forma al miembro de la familia usuario (madre, hijos, parejas…) El recuadro superior (a la derecha) indica la progresión desde 1989 a 2008 en el caso de referencia. El esquema grande es el detalle del año 2007.

Pero lo más importante es que ninguna de estas agencias, instituciones, recursos o servicios ha marcado la diferencia para que el núcleo familiar salga de su situación de dependencia de los servicios sociales.

Curiosamente el gráfico es prácticamente similar al que hace unos años Jorge Colapinto, terapeuta familiar argentino y supervisor en un programa de acogimiento en la ciudad de Nueva York, nos proyectó en relación a un caso de aquella ciudad en un Seminario en Mallorca. Un gráfico para argumentar la hipótesis de que a medida que los servicos sociales crecen se diluyé la capacidad de las familias para afrontar y resolver sus problemas.

Cottan continúa indicando que se calcula que hay cerca de 100.ooo familias como ésta en Gran Bretaña y que, teniendo en cuenta el presupuesto anual de los recursos, el coste familia/año es de 250.000 libras (algo más de 350.000 euros)

Pero más sorprendente es el cálculo del tiempo de dedicación del trabajador social (Tom) encargado de los problemas con la justicia juvenil de unos hijos (Ryan): el 86 por ciento de su tiempo lo dedica al mantenimiento del sistema: reuniones con colegas, llenar formularios, más reuniones con colegas para discutir las formas, y tal vez lo que es más sorprendentemente, el 14 por ciento del tiempo que tiene para estar con Ryan se usa en la obtención de datos e información para el sistema. Así que le dice a Ryan, “¿Cuántas veces has estado fumando? ¿Ha estado bebiendo? ¿Cuándo te vas a la escuela?” Y este tipo de interacción excluye la posibilidad de una conversación normal. Esto deja fuera lo que se necesita para construir una relación entre Tom y Ryan”.

Desde la perspectiva de mis veintipico años trabajando en acción social estos porcentajes me asombran pero no me sorprenden. Siempre he dicho que la mayor parte de nuestras energías las gastamos más en la relación con “los 100.000 hijos de San Luis” relacionados con el caso que con la relación con la persona o personas a las que queremos o debemos ayudar.

Me parece muy acertada su afirmación de que los sistemas de bienestar social Resultado de imagen de william beveridgededican la mayoria de su personal y presupuesto a mantener a la gente fuera del sistema, es decir, a valorar y filtrar los casos y a gestionar las colas de espera. Atribuye todo ello al origen en Inglaterra, y su extensión a otros muchos paises, del primer sistema de bienestar público implantado a partir de los informes de William Beveridge (1879-1963) y que tenían poca confianza en los aspectos emocionales de la naturaleza humana.

Con los resultados de este análisis a Cottam se le permitió hacer una experiencia piloto para probar algo diferente. Optaron por un modelo en el que las relaciones humanas estuvieran en el centro. Hicieron varias cosas.

Lo primero, invertir la proporción de tiempo de dedicación de los profesionales. El 80 % de su tiempo se dedicaría al contacto directo con el usuario y sólo el 20% a los requerimientos del sistema.

En segundo lugar, las familias tendrían poder de decisión para elegir los profesionales que les ayudarían. Así en una especie de comisión para ello podrían preguntar a los profesionales cosas como “¿Qué harás cuando mi hijo me empiece a golpear?” A los que contestaban cosas como “Bueno, buscaré la salida más cercana, retrocederé muy lentamente, y si sigo oyendo ruidoso, llamaré a mi supervisor” los catalogaban como “trabajadores para el sistema” Y a los que decían algo como “Bueno, tumbaré a su hijo en el suelo y luego no estoy seguro de lo que haré” las madres del comité les daban las gracias y los elegían precisamente porque confesaron que no necesariamente tenían las respuestas. Simplemente les mostraron su calidad humana y les convencieron que iban a seguir con ellas a pesar de todo.

Y en tercer lugar “a estos nuevos equipos y familias se les dio una parte del antiguo presupuesto, pero de forma que podían gastar el dinero en todo lo que quisieran. Y así, algunas de las familias salieron a cenar. Fueron a McDonalds y se sentaron y hablaron y se escucharon por primera vez en mucho tiempo. Otra familia pidió al equipo si querían ayudarles a reparar su casa. Y una madre tomó el dinero y se utilizó como arranque para iniciar una empresa social”.

Resultado de imagen de relación ayuda

Y en un muy corto espacio de tiempo, algo nuevo comenzó a crecer: una relación entre el equipo y los trabajadores. Y entonces algunos cambios notables tuvieron lugar. Tal vez no es sorprendente que el viaje de Ella – la mujer del caso ejemplo –  ha tenido algunos retrocesos. Pero hoy, ha completado un curso de capacitación, tiene su primer trabajo remunerado, sus hijos están de vuelta en la escuela, y los vecinos, que anteriormente sólo esperaban que esta familia se fuera a cualquier lugar excepto al lado de ellos, están bien. Han hecho algunas nuevas amistades. Y todas las mismas personas han participado en esta transformación – las mismas familias, los mismos trabajadores. Pero se les ha ayudado a que la relación entre ellos cambiara.

La charla de Cottam aborda también el tema del problema de la soledad, que según ella tiene unos efectos más perjudiciales que los que causa el mismísimo tabaco. Para ello han creado un servicio “llamado Círculo que ofrece un número gratuito al que pueden llamar pidiendo algún tipo de apoyo. Y la gente nos ha llamado por muchas razones. Han llamado debido a que sus mascotas están mal, su DVD está roto, se han olvidado de cómo utilizar su teléfono móvil, o tal vez están saliendo del hospital y quieren a alguien para estar allí. Y Círculo también ofrece un rico calendario social – tejer, dardos, visitas a museos, paseos en globo – lo que sea. Pero aquí está lo interesante, un cambio muy profundo: con el paso del tiempo, las amistades que se han formado, han comenzado a reemplazar la ayuda práctica que ofrece Cículo”.

Tras una referencia al problema del desempleo y al hecho de que la tecnología actual, y no la sofisticada sino la que la mayoría de las personas podemos tener en casa, permite conectar a personas con gran facilidad, y por tanto implicar servicios de este tipo. Cottam concluye su propuesta pidiendo que coloquemos a las relaciones y vínculos interpersonales en el centro de los sistemas de bienestar social y no a los protocolos.

Y yo añadaría… y tampoco a los planes de intervención individual. Podemos invertir cantidades ingentes de energía en que los usuarios o usuarias “se arreglen” para que luego se integren socialmente. O podemos fomentar o facilitar, con muy poco, sus relaciones humanas para que fruto de las mismas se reconfiguren como personas. 

Para pensarselo.

Dejo el link de la conferencia. A día de hoy (20/11/15) lo puedes subtitular en Inglés, Persa o Serbio (elige). Pero quizá cuando tu estés leyendo esto ya esté subtitulado en castellano.

De todos modos te dejo también un link a mi traducción (combinada con el texto en inglés) advirtiéndote que es muy mala y que en algún párrafo encontrarás unas XXXXXXXX que indican que no he sabido encontrarle el sentido a esa frase.

 

 

Read Full Post »

Las ventajas que nos da cruzar el umbral digital (asomarnos a Internet, por ejemplo) son innumerables. Durante la mayor parte de mi vida para mí sólo han existido los libros que las editoriales españolas, o de países de habla hispana, tenían a bien publicar. El resto simplemente no existía y sólo podía llegar a conocerlo por alguna reseña en prensa, radio o televisión.

Ahora sin embargo puedo: conocer lo que se publica en todo el mundo; rastrear lo que ha publicado cualquier autor o autora; ver, en muchas ocasiones, conferencias suyas subtituladas e incluso conocer si una editorial española va a traducir alguna de sus obras.

Es lo que me ha pasado con Jon Ronson, periodista y escritor de libros como “Los hombres que miraban fijamente a las cabras” o “El test de la psicopatía” (en España “¿Es usted un psicópata?”) publicadas ambas en Ediciones B Este último me gustó y divirtió tanto que hace poco volví a cruzar el umbral y descubrí que en Reino Unido había publicado recientemente “So you’ve been publicly shamed“. Así que mandé un email a Ediciones B y muy amablemente me informaron que el próximo mes de noviembre lo publicarán con el título de Humillaciones en la red.

Paradójicamente lo positivo del mundo digital me ha permitido llegar a un libro sobre cómo una metedura de pata en ese mismo mundo puede desencadenar un linchamiento digital de tal calibre que acabará saltando al mundo offline. Con consecuencias reales como, por ejemplo, la depresión, perder el trabajo, el suicidio…

También conocemos todos casos en la otra dirección. Una metedura de pata en la vida offline puede saltar al mundo online de forma que en pocas horas todo el mundo esté opinando y juzgando lo ocurrido sin oportunidad de defensa o justificación.

Es el caso de, por ejemplo, Monica Lewinsky quien en una charla TED nos habla de “El precio de la humillación

(Si prefieres leerla entra aquí y selecciona Spanish en View Interactive Transcript)

No sólo se limita a su experiencia sino también cita otros casos y analiza lo que ella llama “el mercado de la humillación”. He aquí un párrafo de su intervención:

Esta invasión de los demás -se refiere a los ataques de hackers a empresas como Snapchat, Sony, Ashley Madison, etc y que dejan al descubierto información privada de los usuarios – es una materia prima, aprovechada eficientemente y sin piedad, empaquetada y vendida por beneficio. Ha surgido un mercado en el que la humillación pública es un producto y la vergüenza es una industria. ¿Cómo se hace el dinero? Clics. A mayor vergüenza, más clics. A más clics, más dólares de publicidad. Estamos en un ciclo peligroso. Cuanto más clics damos a este tipo de chismes, más insensibles nos hacemos a las vidas humanas detrás de los clics, y cuanto más insensibles nos hacemos, más clics hacemos. Al tiempo, alguien está haciendo dinero entre bambalinas a costa del sufrimiento de otra persona. Con cada clic, hacemos una elección.

Curiosamente la charla de Monica Lewinsky y la de Jon Ronson (también en TED y que sintetiza la idea principal de su libro) tienen varias ideas en común.

No sólo que alguien acaba ingresando dinero a medida que gente es ajusticiada en la red, sino también que una herramienta – Internet – que sirvió en un principio (y aún sirve) para darnos voz para limitar el poder de los poderosos, privilegiados e intransigentes nos da también poder para hacer precisamente aquello que criticamos.

¿Que comportamiento humano te parece más reprobable y hasta qué punto?

A.- Una periodista húngara le pone una zancadilla a un refugiado sirio con un niño en brazos

B.- Un tipo al ver el vídeo de A. se siente indignado y le manda a esa periodista el siguiente tweet: “Hija de Puta, ójala te arrincone un grupo de refugiados, te violen y te den una paliza hasta que te mueras

En todo caso la realidad es que la periodista acabó despedida pero los miles de tuiteros que le desearon lo peor (y por ser mujer, lo peor de lo peor) siguen su vida como si nada hubiera pasado.

Podrás argumentar que también Internet facilitó que al refugiado sirio y a su hijo alguien le ofreciera un trabajo y casa en España. Es cierto. Las herramientas no son ni buenas ni malas sino que se usan para cosas buenas o malas.

Por eso mismo el tema no es si el mundo digital es bueno o malo, sino si las relaciones humanas en él siguen las mismas pautas que en el mundo real.

Y en este sentido creo que son clave las palabras finales de Jon Ronson en su charla TED:

Tal vez hay dos tipos de personas en el mundo: aquellas que favorecen a los seres humanos sobre la ideología, y aquellas que favorecen a la ideología sobre el ser humano. Estoy a favor del ser humano sobre la ideología, pero en este momento, los ideólogos están ganando, y crean un escenario de dramas constantes muy artificiales donde todo el mundo es o un magnífico héroe o un villano repugnante, aunque eso no es la verdad de nuestros congéneres humanos. Lo que es cierto es que somos listos y tontos; lo que es cierto es que estamos en zonas grises. Lo genial de los medios sociales es cómo dieron voz a las personas sin voz, pero ahora estamos creando una sociedad de la vigilancia, donde la forma más inteligente de sobrevivir es volver a no tener voz. No hagamos eso.

Intuyo que antes de La Red los ideólogos eran los ideólogos profesionales: los políticos, los dirigentes, los líderes… Pero me parece que la red potencia o facilita que surja el ideólogo que hay en cada uno de nosotros.

¿No estoy yo escribiendo este post para transmitir “mis ideas”? Y tú, que probablemente no me conozcas personalmente, las catalogarás como interesantes, sugerentes, etc o, por el contrario, como pura bazofia. Y en función de ello decirás que continúe o no tu relación conmigo (seguir entrando o no en el blog)

Creo que volveré en otro post sobre lo de los “ideólogos” que llevamos dentro y cómo en las redes sociales virtuales se desenvuelven de maravilla (mucho mejor que en las redes sociales “presenciales”)

Pero de momento sólo quiero recomendar el libro de Ronson (si pudiera obligar a mis hijos a leerlo, lo haría) puesto que su charla TED (en Youtube titulada “Cómo un sólo tweet puede arruinar tu vida“) me parece imprescindible para saber lo que nos jugamos al cruzar el umbral digital. Nos jugamos acabar siendo linchados si colgamos algo desafortunado.

Pero también, y no sé si es peor, nos jugamos descubrir un día que nos hemos convertido, sin darnos cuenta, en un verdugo.

(Puedes leerla si entras aquí)

Read Full Post »

No me cabe duda de que si vives en España el tema número 1 de conversación en tertulias, sobremesas y charlas de amigos y familia es el de la corrupción. Así para que tengas un elemento más para intervenir en ellas te dejo la charla del psicólogo social Dan Ariely que tiene muy mucho que ver con el tema, aunque al principio no lo parezca.

Corrupción

Este es un blog sobre la relación de ayuda pero siempre se puede aprender algo del enemigo ¿no? (¿Porque algunas personas no ayudan y además se provechan de los demás?)

En todos los debates posibles sobre la corrupción sobrevuela un dilema. La corrupción es simplemente un asunto de manzanas que se pudren o, algo muy distinto, es que hay toneles, cestos o recipientes que favorecen más que otros que se pudran las manzanas. Hoy en día en España los partidos políticos se han lanzado a un akelarre de “no voy a dejar a ninguna manzana podrida en el cesto ni un minuto” . Pero aún no he oído a nadie decir claramente “debemos cambiar el cesto”. Es curioso que hasta hace poco el akelarre era de “Y tú más” (tu partido es corrupto pero yo sólo tengo unas manzanas podridas) Pero cuando el tema ha desbordado a todos, todos han pasado a expulsar podridos como locos.

Te dejo, si te apetece, con Dan Ariely y yo mientras me quedaré pensando que hubiera hecho yo si hubiera llegado a un lugar donde es normal que te den una tarjeta de crédito a fondo perdido, descubro que todo el mundo la usa, y además estoy familiarizado porque desde años ya venía familiarizado con numerosos privilegios (guardaespaldas, coches oficiales, dietas, regalos de navidad caros de mi propia institución, secretarios y secretarias…)

Como me decía un taxista en Santiago de Compostela cuanado le pregunté, idiota que soy, si no debían estar acostumbrados en Galicia a la lluvía: “A lo bueno se acostumbra uno enseguida pero a lo malo no te acostumbras nunca. A levantarte a las tres de la tarde te puedes acostumbrar, pero a levantarte a las 4 de la madrugada no te acostumbras nunca” (Estuve a punto de regalarle mi título de Psicología)

A ver si resulta que en este país tenemos políticos y cargos “muy mal acostumbrados a lo bueno”. Porque cuando te acostumbras a lo bueno curiosamente… quieres más.

Si te interesa puedes profundizar en los experimentos de Dan Ariely en su libro

por que mentimos en especial a nosotros mismos-dan ariely-9788434405523

P.D. Si trabajas en una Unidad Hospitalaria de Quemados, por favor ve este video. Los pacientes te lo agradecerán.

Read Full Post »

Este blog comenzó como una forma de guardar en el ciberespacio textos, referencias o ideas y no tener que ir buscándolas en un ordenador, en otro, en un disco duro… Y ¿por qué no seguir haciéndolo? Hay veces que encuentro un material y pienso “quizá esto sirva para un post”. Pero como me cuesta mucho redactar y no tengo tiempo para hacer todos los post que quisiera, hay materiales que acabo olvidando. ¿Por que no dejarlos sin más sin tener que redactar una entrada?

Frecuentemente entro en la página de TED para ver si me interesan alguna de sus charlas o conferencias (de no más de 20 minutos). Así que he pensado que aquellas que me parezcan interesantes las guardaré también en el blog. Y si hay suerte y le interesa a alguien más, pues mucho mejor.

Para este primer post en este sentido he selecionado una conferencia de Tim Harford, economista (“El economista camuflado” y “El economista camuflado ataca de nuevo”)  que puede ver ayer y otra de Stuart Firestein, neurocientífico, que vi ya hace un tiempo y me impresionó.

Ambas comparten la idea de que es necesario que los científicos y expertos se posicionen en una postura de humildad frente al propio conocimiento científico.

En la primera llamada “Ensayo, error y el complejo de Dios” Tim realiza un argumento demoledor frente a todos aquellos expertos que creen tener las ideas necesarias y suficientes para resolver problemas complejos. Tomo el video no de la plataforma TED sino de youtube con los subtitulos incorporados en castellano.

En la segunda llamada “La búsqueda de la ignorancia”, Stuart Firestein hace, a mi entender, una exposición magistral de cómo la ciencia avanza hacia el conocimiento generando cada vez una mayor zona de ignorancia.

 

Este video no está en Youtube con subtitulos en castellano. Pincha aquí si quieres ir a la plataforma TED  y elige el subtítulo que prefieras si lo necesitas.

Creo que en un blog como este, que pretende ser un espacio para la reflexión sobre un fenómeno complejo como la relación de ayuda y como el fenómeno de la resiliencia, es especialmente importante no olvidar que es más productivo y más sensato centrarnos en lo que no sabemos que en lo que hayamos podido entender alguna vez, que además probablemente haya sido por casualidad.

 

Read Full Post »