Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘estrategia’

1.- NOMBRE:

LA PECERA DE LA GRATITUD

2.- DESCRIPCIÓN:
En el contexto de un centro, se coloca un recipiente de cristal o material traslúcido (pecera por ejemplo) lo más decorativo posible, con capacidad suficiente, y en un lugar visible.
Por otra parte se pone a disposición de cada uno o una de los o las usuarios/as y personal del centro un número determinado (5 por ejemplo) de sobres de distintos colores vivos.
Cada sobre (tamaño normal) lleva en su interior un sobre más pequeño (tamaño tarjeta, por ejemplo) de color blanco y con una cuartilla doblada en su interior.
En el momento de entrega de los sobres  se explica la manera de utilizarlos.
Cada propietario puede utilizarlos libremente para agradecer a cualquier persona del centro lo que estime oportuno. Apunta el destinatario en el sobre blanco y explica el motivo de su agradecimiento en la cuartilla. Puede optar por firmar la nota o hacerla anónima. Después de cerrar el sobre blanco (pegando la solapa) lo introduce en su sobre de color y, sin cerrar el mismo, lo deposita en la “pecera” en el momento que considere oportuno.
En la medida que la pecera recibe sobres de distintos colores se va visualizando o simbolizando el, por así decirlo, “nivel de gratitud en el centro”. Pero sobre todo, la pecera con sobres de colores y los sobres en posesión de cada persona pretende actuar como un recordatorio de un ejercicio que ha sido contrastado experimentalmente como beneficioso en muchas formas: la expresión de la gratitud.
Cada determinado periodo de tiempo (cada mes, por ejemplo) se procede a vaciar la pecera y alguien (los mismos usuarios/as por orden rotativo, por ejemplo) se encarga de sacar los sobres blancos de los sobres de colores; clasificarlos por destinatarios y hacerlos llegar discretamente a los mismos.
Se puede optar por registrar y publicar el número de sobres de colores depositados en cada periodo en el centro.
Dado que la estrategia pretende que los sobres de colores actúen como símbolo o recordatorio de la conveniencia de agradecer deberá arbitrarse un sistema para la reposición de sobres (ver variaciones)

3.- OBJETIVOS:
 Recordar  a través de un estímulo visual la posibilidad de agradecer a la otra cualquier cosa.
 Fortalecer vínculos y apoyo emocional
 Centrar la atención en lo positivo (frente a la natural tendencia a atender a lo negativo)
 Favorecer el reconocimiento a los demás ante pequeñas cosas que han hecho sentir bien al otro.
 Generar bienestar, en las personas que reciben el reconocimiento, rompiendo la tendencia natural de transmitir tan sólo las cosas negativas.
 Posibilitar cambiar la mirada negativa que se tiene sobre uno mismo sintiéndose una persona significativa para el otro.

 

4.- RELACIÓN CON LA RESILIENCIA:
La estrategia no se justifica por una relación directa entre gratitud y resiliencia, pero sí existen aspectos relacionados con ambas que pueden justificar que se argumente una relación indirecta.
Por un lado, agradecer algo a alguien (dar las gracias) implica reconocer que ese alguien ha hecho algo por mí que no tenía obligación de hacer, y que quizá ni siquiera es consciente de lo que ha significado para mí. Y en todo caso, aunque fuera su obligación, estamos reconociendo una calidad especial en su relación con nosotros. Por otro lado agradecer algo a alguien significa aceptar que alguien ha hecho algo por o para nosotros y por tanto por un momento la persona se ha sentido importante para alguien.
Todo esto entendiendo el agradecimiento como una actitud interior y no solamente como una fórmula de cortesía. Cuando alguien nos ofrece algo que no necesitamos (o creemos no necesitar) la expresión amable será “No, gracias” pero la actitud interior en realidad puede ser en realidad “No gracias” (No tengo nada que agradecerte porque no he pedido ni necesito lo que me ofreces).
Las personas víctimas de una adversidad (dependiendo de muchas variables personales e interpersonales) pueden encasillarse en una posición permanente de víctima y en una postura interior de exigencia de la ayuda (Yo ya tengo bastante con lo mío, Todo el mundo debe ayudarme, Nadie me ayuda…) o de desprecio de la ayuda (No necesito nada, no merezco nada, soy indigno, quiero ser invisible…)
La desgracia sufrida puede así llegar a invadir áreas de la vida de la persona que no tienen relación directa con la misma. El fomento de la gratitud sincera puede ayudar, de forma indirecta, a colocar la desgracia sufrida en su justo punto.
Por otra parte,  tanto el desprecio de la ayuda, como la exigencia de la ayuda, suelen tener el efecto interpersonal de la tendencia al aislamiento. Los posibles agentes de ayuda se cansarán de ofrecer la ayuda rechazada o emocionalmente se distanciarán si se les presiona y exige (te ayudo sólo porque no tengo más remedio pero no me pienso implicar).
Por el contrario la ayuda agradecida es probable que tenga un efecto reforzador de la relación de ayuda en la medida de que el que da también recibe algo que puede ser positivo para él (el reconocimiento y gratitud de la persona ayudada). Es más probable, por tanto, que surja una cierta corriente de simpatía que pueda desencadenar en relaciones más consistentes. Que puedan generarse vínculos afectivos en relaciones que no estaban a priori definidas por el afecto.
Además el agradecimiento recibido puede generar un sentimiento de bienestar a las personas que lo reciben ya que el reconocimiento del otro puede sorprender y a la vez animar. La tendencia natural es que las recriminaciones por el comportamiento superen en numero al  agradecimiento o reconocimiento por lo que se ha hecho bien.
Boris Cyrulnik, en su bibliografía, resalta la importancia que adquiere el significado que tienen los acontecimientos para nosotros más que los acontecimientos en sí mismos. Por tanto, una mirada, un gesto, una sonrisa puede adquirir, en un momento dado, un fuerte significado de aceptación, comprensión o apoyo emocional para nosotros, incluso aunque el otro no se haya dado cuenta realmente de como nos ha ayudado este pequeño gesto. Es así como muchas veces las personas se convierten en tutores de resiliencia para otras.
La vida esta llena de pequeñas cosas que hacen que, en ocasiones, seamos capaces de cambiar la mirada de nosotros mismos y de los demás. Fijarse en estas pequeñas cosas, reconocerlas y verbalizarlas al otro (incluso aun de forma anónima) puede generar un sentimiento de bienestar mutuo y por supuesto un cambio de mirada.
Favorecer tutores de resiliencia es uno de los objetivos que nos marcamos. En este sentido muchos de los usuarios han tenido una historia difícil donde la tónica general en su vida ha sido el desprecio y la humillación, teniendo un concepto de sí mismos negativo ya que las personas significativas para ellos le han podido marcar a fuego su poca valía. Recibir el reconocimiento del otro puede favorecer cambiar la mirada hacia sí mismo ya que se sienten significativas para alguien. 
La bibliografía sobre resiliencia hace hincapié en como la aceptación incondicional del otro se ha convertido en muchos casos en un pilar importante para que se inicie el proceso de resiliencia en muchas personas que han sufrido situaciones de adversidad en su vida, en este sentido el recibir agradecimiento del otro puede generar un primer paso para sentirse aceptado y reconocido por el otro y por tanto iniciar este proceso. Ninguna relación de ayuda es unidireccional por tanto este mismo proceso se puede favorecer también con esta técnica en las personas que reconocen la ayuda recibida del otro.

5.-OTROS FUNDAMENTOS:
En el libro “La Ciencia de la Felicidad” (Ed.Urano) de Sonja Lyubomirsky, profesora de psicología de la Universidad de Harvard y doctora de psicología social por la Universidad de Standford se recogen distintas investigaciones que avalan que la expresión de la gratitud tiene distintos efectos positivos como reforzar la autoestima y el amor propio; estimular el comportamiento moral; ayudar a establecer vínculos sociales; inhibir las envidias, la rabia, la codicia y la amargura y, específicamente señala que ayuda a afrontar el estrés y el trauma.
En su libro “59 segundos” (Ed. Integral) el psicólogo Richard Wisseman señala el ejercicio de la gratitud como una manera de romper el fenómeno de la habituación a las experiencias agradables y positivas de la vida.
También son conocidas la investigaciones de Robert Emmons y  Michael McCullough sobre psicología de la gratitud.

6.- AMBITO DE APLICACIÓN:
No se detectan aspectos diferenciales en función de edad, tipo de problemática, etc. Por tanto, no se ciñe exclusivamente a un contexto sino que puede ser utilizado fácilmente en diversos ámbitos donde queramos favorecer el proceso de resiliencia, ya sea en un contexto educativo (restringiéndolo al aula o al espacio reservado para las tutorías), bien en un contexto más de intervención (centro de menores, ancianos…) o incluso utilizado como técnica terapéutica en el ámbito clínico.

 
7.- VARIACIONES:
 Por algún motivo especial podría optarse por excluir al personal del centro o contexto donde se instaura. No obstante se considera que repartir los sobres a los profesionales no les obliga, como tampoco a los/las usuarios/as, a utilizarlos. Por tanto se considera que la estrategia tiene mucha más potencia en la forma que se plantea y que es mucho más coherente con la idea expuesta  anteriormente de propiciar la aparición de tutores de resiliencia.

 Puede usarse en contextos de servicios de ayuda (no centros) simplemente pidiéndole (prescribiéndole) a la persona que sufre la adversidad o que necesita la ayuda que cubra un cupo determinado de agradecimientos en determinado tiempo. En la literatura sobre el tema se recogen experimentos controlados en este sentido. En este caso los sobres pueden usarse como un simple recordatorio visual y como soporte físico para registrar a quien se le agradecería algo (se le exprese de verdad o no).

 Se puede optar por dejar que las personas pidan por si mismos más sobres cuando los necesiten o establecer un procedimiento por el cual se les pregunté cuántos han usado desde la última vez y se les reponga igual número. Dependiendo de una opción u otra la estrategia será más o menos directiva (con las ventajas e inconvenientes que cada opción implica). Una situación intermedia (pero complicada de gestionar) es que se opte por ser directivo solamente con los usuarios/as que se considere que lo necesitan (prescripción especifica de la estrategia para algunos usuarios).

 Esta estrategia se ajusta a la expresión de gratitud a otras personas. La expresión de gratitud impersonal (por la salud, por la familia…) -como antídoto de la “desgracia de la desgracia”- probablemente requiera de una estrategia específica.

8.- FUENTE/S:
La estrategia ha sido propuesta y redactada por el Grupo de Trabajo sobre Resiliencia de Valencia.

Puedes descargar la ficha en formato pdf

Read Full Post »