Blog de Notas: El niño rabioso del Valle Feliz

Normalmente las personas que se dedican a crear historias (escribiendo novelas, teatro o guiones) se inspiran en la realidad. Pero a veces la ficción, si está muy bien hecha, puede servir para iluminar algún aspecto de la realidad. Es un placer cuando te topas con una ficción de este tipo. Las vacaciones, por aquello de no madrugar, son un buen momento para “maratones de series”. Y en las mías, que ya terminan, me he encontrado con dos series así.

Resultado de imagen de happy valley

Llevaba tres años queriendo ver Happy Valley, una serie británica, con pocos capítulos y  buenas críticas. Sabía de antemano que aunque es del género policíaco era distinta puesto que en todo momento se sabe quien es “el malo”. Pero esto no ha sido impedimento para mantenerme atrapado por la trama, no sólo criminal sino humana. Creo que podría servir de ejemplo de como un niño puede quedar atrapado en la ambiguedad que provoca en su entorno su propia existencia.

Es cierto que la situación que se plantea en la ficción es muy dura, haciendo que no todos los miembros de su familia puedan aceptarle o que incluso que los que lo hacen, no lo puedan hacer en todo momento. Pero se me ocurren muchas otra situaciones familiares (embarazos no deseados, matrimonios y separaciones, etc) donde el niño o la niña que crece no puede dejar de ser el reflejo de un dolor.

No cabe duda de que hay situaciones de la infancia en la que, una vez corregida o modificada, la terapia puede ayudar muchísimo a los niños y niñas a “superar o elaborar el pasado”. Pero dejar atrás el pasado es relativamente fácil si lo comparas con tener que “dejar atrás el presente”.

También me parece muy inteligente que el, la o los guionistas hayan planteado que el niño, que no tiene consciencia clara de sus circunstancias, tenga “curiosamente” esporádicas explosiones de agresividad en el colegio y contra su abuela.

Y no menos real… como el fantasma de lo hereditario está presente en muchas paternidades “no biológicas” aunque a veces no se expliciten, quizá por vergüenza, los miedos o las dudas.

Seis capítulos, en su primera temporada, que, en mi modesta opinión, no tienen desperdicio.

Y en un tono totalmente distinto- navegando en el limite del drama y la comedia- y con un cierto edulcoramiento “yankie” – drama de “buen rollito” diría yo – me encuentro con “This is us” (Esto somos nosotros). Temporadas muy largas alrededor de las peripecias – con constantes saltos en el tiempo – de una familia formada por un matrimonio y sus tres hijos nacidos el mismo día- 2 chicos y una chica. Pero con la peculiaridad de que uno de ellos es adoptado y de raza negra.

Resultado de imagen de This is us

Una ficción interesante que aborda, no exclusivamente pero si de forma relevante, el contraste de paternidad y filiación biológica y adoptiva, la búsqueda de orígenes, la paternidad multi-racial, la relación fraterna… Llevo pocos capítulos para pronunciarme en una valoración global de la serie pero de momento sigo adelante con ella.

Esperemos que mi inminente obligación de madrugar no me lo impida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s