BLOG DE NOTAS: Aviso para navegantes de biblioteca

Aunque me costa desde hace unas semanas un comentario de Reyes Adorna a la anterior entrada me empuja a comunicaros que la editorial Paidos anuncia la inminente publicación de un nuevo libro de Nassim N. Taleb el autor de “El cisne negro”. Se llama “Antifrágil. Las cosas que se benefician del desorden”.

Os dejo el enlace a la web de la editorial, la foto del libro y os copio el extracto del mismo.

Aparentemente no tiene mucho que ver con la resiliencia. Pero ya lo he dicho… aparentemente.

En El cisne negro, Taleb planteó un problema (el de las repercusiones que causan las cosas que nadie puede prever…) y en Antifrágil nos ofrece una solución definitiva: cómo obtener beneficios del desorden y el caos, al tiempo que nos protegemos de las fragilidades y de los acontecimientos adversos. Lo que Taleb denomina “lo antifrágil” va más allá de lo robusto, puesto que se beneficia de los shocks, las incertidumbres y del estrés, del mismo modo que los huesos humanos se robustecen cuando están sometidos al estrés y a la tensión. Lo “antifrágil” necesita el desorden para sobrevivir y florecer.

Taleb se centra en la incertidumbre como algo deseable, incluso necesario, y propone que las cosas se construyan de una forma antifrágil. Lo antifrágil es inmune a los errores de predicción.

Sumamente ambicioso y multidisciplinario, nos ofrece un programa sobre cómo comportarnos –y prosperar- en un mundo que no comprendemos, y que es demasiado incierto como para que intentemos comprenderlo y predecirlo. El mensaje de Taleb, documentado e ingenioso, es revolucionario: Lo que no es antifrágil perecerá con toda seguridad.

1 Comment

  1. Hay, hay, hay, hay… yo no quiero ser ANTIFRAGIL.
    Leeré el libro de Taleb, seguramente, porque hay cosas de su predecesor que me gustaron mucho, pero lo haré luego de vencer este título.
    La resiliencia como resistencia es la versión neoliberal de la resiliencia, aquella que quieren inculcarnos: la idea de que para ser lo correcto hay que hacer que nada de toque, que aprendamos a vivir en el reino de lo no seguro, a nadar en un mar revuelto que ellos revuelven… Lo escribo, y me indigno. Y como rectificar es de sabios… NO, NO VOY A LEER UN LIBRO QUE NIEGA MI CONDICIÓN HUMANA, LA DE SER FRÁGIL.
    Lo siento por Taleb.
    Hasta otra, guapo!
    Gabriela Rodriguez Fernandez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s