Construyendo puentes levadizos (2): Acompañamiento que no seguimiento.

Cuando ofrecí iniciar una serie de posts para recoger testimonios de buenas prácticas en acogimiento familiar de menores no pensé que mi mujer y yo pudiéramos contribuir a ella. La realidad del acogimiento es compleja y no es fácil separar lo dulce de lo amargo, las luces de las sombras, …

Pero al acercarse la fecha en que se cumple un año de la muerte de Belén he pensado que nuestra relación con ella sí podemos catalogarla rotundamente como ejemplo de  buena práctica profesional por su parte. Lo que sigue está escrito por Pilar y por mí.

Belén Traval Badenes fue la fundadora y directora de la Asociación “Nueva Infancia”  y quien llevó, hasta que su salud se lo permitió, el seguimiento de nuestros acogimientos. Fue la persona que se encargó directamente de acompañarnos en los mismos.

belen

Y cuando hemos cambiado “seguimiento” por “acompañamiento” es porque este segundo concepto define mucho mejor la relación que Belén estableció con nosotros. Seguir significa ir detrás. Acompañar significa estar al lado.

Y además fue un acompañamiento oportuno. Que te acompañen cuando lo necesitas es un alivio. Que te acompañen cuando no lo necesitas puede ser un engorro o una molestia.

Esa es la sensación que nos dejó Belén durante muchos años. Siempre que la necesitamos estuvo ahí y, cuando las cosas estaban más tranquilas, ella nos dejaba estar. Nunca nos sentimos invadidos. Su silencio no era abandono. Lo vivíamos como confianza en nosotros.

Tampoco antepuso nunca un protocolo  a nuestra relación y cuando no había más remedio que cumplirlo siempre encontramos formas de hacerlo de la manera menos gravosa para ambas partes. Y esta prioridad en la relación y no en los procedimientos también se manifestaba en su valentía para actuar sin pedir permiso para todo.

En un tiempo y un modelo en que las entidades de seguimiento no intervenían en casi ningún caso con las familias biológicas, Belén nunca se escondió. Varias veces nos hizo de escudo protector en ese sentido. Nunca nos dijo “Esperad, pregunto si puedo y ya os digo…” Lo que pensó que tenía que hacer, lo hizo.

Y luego si tuvo que dar explicaciones las dio asumiendo su responsabilidad. Belén tenía un parar y un estar bondadoso pero cuando tenía algo claro no dudaba en defenderlo o apechugar con lo que hiciera falta.

Por eso, si tuviéramos que definir nuestra relación, podríamos resumirla en dos palabras: respeto y confianza. Por desgracia Belén ya no está con nosotros para pronunciarse pero queremos pensar que ella estaría de acuerdo.

Somos conscientes de que nuestra relación con Belén fue así y no es extrapolable a otras personas. Nosotros percibimos a Belén de esta manera pero seguramente habrá otras personas que no podrían decir lo mismo, ni de ella ni de nosotros. No queremos que estas palabras sean una elegía a ella, y menos a nosotros.  Ni queremos sacar conclusiones teóricas sobre la relación familia acogedora y la persona o personas que hacen el seguimiento de acogimiento. Sólo queremos poner por escrito algo que sucedió y de lo que estamos muy agradecidos.

Hay circunstancias que podríamos valorar para entender porque la relación con Belén funcionó. Algunas nos parecen anecdóticas, otras quizá no tanto. Se nos ocurren tres quizá significativas:

Una. Belén (junto con su marido, Àngel) y nosotros teníamos una manera de mirar la vida muy parecida. Pero además, aquello en lo que nos diferenciábamos, solíamos usarlo para “echarnos unas risas”. Humor constructivo le llaman. Bendito sea.

Dos. Belén tenía experiencia. La experiencia como profesional y la experiencia como familia acogedora. Cuando vomitabas todas tus limitaciones en ella veías en su cara como las comprendía sin juzgarlas.

Tres. Cuando compartíamos con ella nuestras angustias o incertidumbres nunca nos dijo lo que teníamos que hacer. Muchas veces quien te dice lo que tienes que hacer es porque no soporta seguir escuchando el dolor ajeno. Y cuando te dan el consejo o la receta lo primero que sientes es que no te están escuchando o que no te entienden. Belén aguantaba el tirón como la primera.

La metáfora principal de esta serie es la de los puentes levadizos. Una construcción que sirve tanto para comunicar como para aislar. El acogimiento familiar es un complicado conglomerado de relaciones por las que no sólo circula información sino muchas emociones. Es bueno que las emociones positivas pasen de unos a otros y es bueno protegerse de las emociones corrosivas y destructivas.

Cada vez que nosotros bajamos nuestro lado del puente que nos unía a ella inmediatamente bajaba su lado y permitía que le transmitiéramos nuestras inquietudes, nuestras preocupaciones, nuestras emociones… Nunca se precipitó en levantar su lado ni nunca lo bajó antes de tiempo. Por su parte era un mecanismo estupendamente engrasado y sincronizado.

Parece sencillo pero todos los que estamos, de un modo u otro, en esto del acogimiento sabemos que es difícil de narices. No creo que Belén lo aprendiera en la Facultad de Trabajo Social porque sabemos de sobra que estas cosas no se aprenden en la Universidad. Y no sabemos si esta capacidad venía de serie en Belén o si la construyó a base de sufrimiento, humildad y prudencia.

Por eso en este día que la recordamos es importante para nosotros poner el recuerdo de nuestra relación con Belén en palabras para que queden, aunque sea en este blog tan personal, y en esta serie abierta a que cualquiera que lo desee, exponga ejemplos de relaciones humanas constructivas, satisfactorias en el acogimiento familiar.

La nuestra con Belén desde luego lo fue.

 

Pilar y Javier. Familia acogedora. Comunidad Valenciana.

 

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s